Dos Tercos, denominada «la cerveza anticorrupción», denuncia en la etiqueta de 1 100 botellas los casos de elefantes blancos en Colombia

Dos Tercos ha sido denominada «la cerveza anticorrupción», porque denuncia en la etiqueta de 1 100 botellas los casos de elefantes blancos en Colombia. Esta nueva cervecería artesanal salió al mercado y nadie se esperaba tener una cerveza en la mano y leer en su etiqueta la noticia de los elefantes blancos. Fredy Suárez y Catalina Figueredo, dos emprendedores colombianos, estamparon en las etiquetas el resumen de lo ocurrido.

Dos Tercos 1100_botellas_

Dos Tercos denuncia en la etiqueta de 1 100 botellas el caso de los elefantes blancos en Colombia.

“Precisamente eso es lo que queremos. Estos elefantes blancos de nuestro país son un crimen que trae atraso, subdesarrollo e incluso la muerte”, comenta Fredy Suárez. A esta indignación hecha bebida se le suma el concepto de Tercos, formado por dos caras, como explica Suárez: “A uno de dicen que ser terco es malo, pero otras veces nos damos cuenta de que es algo bueno porque se trata de alcanzar un sueño al que muchos nos dicen que no podemos”.

Las coloridas etiquetas llevan, además del nombre y la descripción de cada uno de sus cuatro estilos de cerveza artesanal de la empresa. En ellas se cuentan historias como la de Aerocafé, un aeropuerto que se pensó para el Eje Cafetero en Palestina, Caldas, cuya construcción comenzó en el 2005, se escribió: “Hoy, más de 15 años después, las obras no avanzan y para terminarlo hacen falta más de $ 800.000 millones”.

Además, en otras botellas hablan de las casas fiscales para la Policía de San Luis, Tolima; la Ciudadela del Saber, de Puerto Lleras, Meta; el Centro de Atención Especializada para el Menor Infractor de Arauca, o el proyecto de acueducto y alcantarillado de Camarones, La Guajira.

Características de la cerveza Dos Tercos

  • Dos Tercos emana un aroma de frutos rojos y el inconfundible olor del café.
  • Al servirla me sorprendo por su color dorado y su suave sabor al paladar.
  • En la botella de Dos Tercos, escrita en letras rojas, se puede leer las palabras Dos Tercos, el esqueleto de un elefante de fondo y una letra cursiva que dice: “En el 2009 se comprometieron más de $2.000 millones para los avances de la obra Pasaje Comercial Ced Centenario, con un plazo de 12 meses. Pasado el tiempo y una serie de contratistas, jamás cumplieron (…)”.

Estudio y rigurosidad en las recetas de Dos Tercos

La marca lleva además un hashtag: #unacervezaparanoolvidar. Todo esto refuerza el concepto derivado del nombre de la marca, que surgió no solo de una estrategia basada en la historia de terquedad alrededor de la empresa, sino de una vivencia personal de su fundador.

Desde el 2006, Suárez soñaba con su propia cervecería. Mientras ejercía su carrera en gastronomía hizo muchos viajes, en cada uno probaba cervezas y estudiaba sobre el tema. Cuando conoció a Catalina Figueredo, el plan como amigos era salir a catar estas bebidas. Solo en el 2018 pudieron comprar un equipo de producción pequeño y empezaron con una marca que se llamó 23 Cervecería. En esa primera experiencia probaron muchas recetas y estilos.

“Se requieren mucho estudio y mucha rigurosidad en las recetas –subraya– en la calidad de los ingredientes, hasta en la misma química del agua”. Dice Suárez que en el 2020, Catalina, que era su mejor amiga, se convirtió en el amor de su vida. Con el noviazgo, la cervecería se volvió más seria. Definió sus recetas y cambió de nombre. Cuando definían la estrategia de lanzamiento vieron que el elemento común en la cervecería era la terquedad, presente incluso en la forma como fueron dándole forma a las recetas de sus cuatro estilos de cerveza.

Dos Tercos cerveza colombiana

Dos Tercos: entre sus fórmulas principales hay algunas con elaboraciones muy tercas, como la de fermentación a tanque abierto, para algunos es una locura.

Entre sus fórmulas principales hay algunas con elaboraciones muy tercas, como la de fermentación a tanque abierto, que para algunos es una locura, o la de café que busca incentivar la producción de la que sería la cerveza artesanal insignia del país, con café en sus ingredientes. Para la imagen eligieron el elefante, según Suárez, porque es el animal más terco que existe y las etiquetas invitan a “no olvidar cuánto se ha perdido”.

“Es triste saber que aunque en Colombia hay mucho campo para tener estos productos, nos toca exportarlos porque lo que existe a nivel nacional es para cervecería industrial. Lo bueno es que podemos trabajar con insumos de excelente calidad que al final nos dan un producto con características únicas, así como sabores y aromas diferentes”, explica Suárez.

Agrega que la gente espera otros mensajes en productos de placer, “pero hay que entender que, históricamente, en Colombia la cerveza entró al público de manera violenta: los grandes cerveceros impulsaron que no se tomara chicha porque embrutecía y nos hicieron perder un patrimonio lindo, el de las bebidas fermentadas”.

Te puede interesar: