La Unión Europea sanciona con un 25% de aranceles comerciales a la importación de Vodka y Ron procedente de Estados Unidos.

La Comisión Europea decidió imponer aranceles comerciales por valor de 4 billones de Euros a las importaciones procedentes de Estados Unidos, incluyendo al brandy, vermouth vodka y ron, como parte de la disputa de ayudas públicas a empresas privadas de aviación.

Nuevo choque en la guerra comercial que enfrenta a EE. UU. y Europa por el caso ‘Airbus-Boeing’. La Organización Mundial del Comercio (OMC) ha dado luz verde a la UE para imponer un golpe arancelario a EE. UU. por importe de 3.993 millones de dólares (unos 2.890 millones de euros) por las ayudas «ilegales» concedidas al fabricante aeronáutico Boeing.

Ya en 2019 la administración Trump impuso aranceles comerciales a los productos europeos por este mismo motivo, lo que ha afectado gravemente al aceite y vino español y el Whisky escocés entre otros.

El mes pasado la Organización Mundial del Comercio (OMC) autorizó a la UE a imponer los aranceles comerciales. Sin embargo, dijo que estaba dispuesta a trabajar con los EE. UU. para resolver la disputa de una vez por todas.

Aranceles Comerciales provocados por las Ayudas a Boeing y Airbus

Aranceles Comerciales provocados por las Ayudas a Boeing y Airbus

El Comisario de Comercio, Valdis Dombrovskis, dijo: «Hemos dejado claro desde el principio que queremos resolver este asunto de larga data. Lamentablemente, debido a la falta de progreso con los EE. UU., no tuvimos otra opción que imponer estas contramedidas. Por consiguiente, la UE está ejerciendo sus derechos legales en virtud de la reciente decisión de la OMC».

«Pedimos a los Estados Unidos que acepten que ambas partes abandonen las contramedidas existentes con efecto inmediato, para que podamos dejar esto rápidamente atrás. La eliminación de estos aranceles comerciales es beneficiosa para ambas partes, especialmente con la pandemia que está causando estragos en nuestras economías. Ahora tenemos la oportunidad de reiniciar nuestra cooperación transatlántica y trabajar juntos hacia nuestros objetivos comunes».

La disputa de 16 años, que se centra en los subsidios otorgados a Boeing y Airbus, es ahora la disputa corporativa más larga de la OMC.

En reacción a la noticia, el representante de comercio de los Estados Unidos, Robert E. Lighthizer, dijo que los Estados Unidos estaban «decepcionados».

«El supuesto subsidio a Boeing fue revocado hace siete meses. La UE ha proclamado desde hace tiempo su compromiso de seguir las normas de la OMC, pero el anuncio de hoy demuestra que solo lo hacen cuando les conviene», dijo.

Valdis Dombrovskis hablando sobre los aranceles comerciales

Valdis Dombrovskis hablando sobre los aranceles comerciales

En su último anuncio arancelario, la UE ha impuesto aranceles adicionales del 15% a las aeronaves y del 25% a una serie de productos agrícolas e industriales, entre los que se encuentran varias bebidas espirituosas como el vodka y el ron, tractores, ketchup y zumo de naranja de los Estados Unidos.

El whisky de EE. UU. ya está sujeto a los aranceles de la UE después de que la organización impusiera gravámenes del 25% como represalia a los aranceles de EE. UU. sobre el acero en junio de 2018 y que ya te contábamos en Licorea.es

Mientras tanto, los EE. UU. impuso aranceles comerciales del 25% a las bebidas, incluyendo el whisky escocés, los licores y el vino (no más del 14% de VAB) fabricados en Francia, Alemania, España y el Reino Unido en octubre de 2019.

Una coalición de 20 asociaciones comerciales que representan a los sectores del vino y los licores destilados de los Estados Unidos, la Unión Europea y el Reino Unido ha pedido la eliminación inmediata de los aranceles.

Los aranceles comerciales, argumentan los grupos, ya han provocado pérdidas sustanciales y causarán más dolor a un sector que se ocupa de los efectos del coronavirus.

Se estima que desde que se impusieron los aranceles comerciales estadounidenses en octubre del año pasado, las exportaciones de whisky escocés a los Estados Unidos han disminuido en un 34%, las de licores y cordiales en un 28% y las de vinos en un enorme 54%.

A cambio, los aranceles de la UE han provocado un descenso del 41% en las exportaciones de whisky estadounidense a la UE.

La coalición de grupos de comercio dijo en un comunicado: «La aplicación de aranceles comerciales excesivos e injustificados tiene que terminar. Las empresas de hostelería y nuestros consumidores, así como los productores, mayoristas e importadores de bebidas espirituosas destiladas, vino y cerveza se están viendo afectados a ambos lados del Atlántico por una disputa aérea que no tiene nada que ver con el negocio de las bebidas. Esto se suma al cierre de restaurantes, bares, destilerías y salas de degustación de bodegas debido a la pandemia del Covid-19».

«Los Estados Unidos y la Unión Europea deben volver a la mesa de negociaciones sin demora. Necesitan suspender inmediatamente los aranceles comerciales actuales mientras negocian un acuerdo para eliminar simultáneamente los aranceles comerciales adicionales sobre las bebidas espirituosas destiladas y el vino en estas disputas no relacionadas con el sector».

Noticia de Euronews:

Una guerra de aranceles comerciales que se remonta a 2004

La OMC falló en marzo de 2019 a favor de la UE y de Airbus en la larga disputa que enfrenta al consorcio europeo con su rival Boeing, al concluir que EEU ha mantenido subsidios al fabricante Boeing contrarios a la normativa internacional.

El órgano de apelación de la OMC revocaba en su dictamen el informe emitido por el grupo especial en 2017, sobre el que la UE presentó alegaciones, por no realizar una evaluación objetiva del asunto, tras constatar que la concesión de ayudas de financiación a Boeing por parte de EE. UU. como «compras de servicios» vulneraban la normativa y las constataciones de «efectos desfavorables persistentes» en el procedimiento inicial.

En 2015, la OMC constituyó unos comités para investigar las ayudas públicas concedidas a los fabricantes aeronáuticos Airbus y Boeing por parte de la UE y EE. UU., respectivamente, en el marco del proceso abierto ante el organismo multilateral, en la mayor disputa en su historia, sobre la guerra comercial aeronáutica que libran los dos gigantes de la aviación comercial.

Ambos bloques firmaron un acuerdo en 1992 según el que Airbus podría recibir ayudas para la financiación de sus programas, mientras que el fabricante estadounidense podría recibir financiación para los costes de producción de aviones comerciales. Sin embargo, este acuerdo se rompió en 2004 y se inició la disputa con la mediación de la OMC.

Hace un año, la misma organización autorizó a EE. UU. a imponer aranceles comerciales por un valor total de 7.500 millones de dólares (unos 6.400 millones de euros) a productos importados de Europa como represalia por las ayudas que la Unión Europea había dado a Airbus.

En ese caso, la OMC determinó en mayo de 2018 que la UE no estaba tomando las medidas necesarias para eliminar las subvenciones y ayudas públicas a Airbus sin las que «no habría podido ofrecer el A380 en el momento en el que lo hizo y con las características que tenía», lo que abría las puertas a que EE. UU. impusiera aranceles a los productos europeos por «dañar los intereses estadounidenses».

Además, subrayó que la comercialización del A350 XWB supuso una «pérdida de ventas» para Boeing, que «no se habría producido» sin las ayudas públicas de la UE y los Estados miembros. Por ello, EE. UU. impuso aranceles a la Unión Europea en un 15% para los productos de aviación civil y un 25% para los demás, entre los que se incluyen el vino o el aceite.

Puedes leer la cronología de la guerra comercial entre Airbus y Boeing en ABC