Adentrémonos en aspectos esenciales a la hora de seguir el protocolo en la mesa, conozcamos las reglas y la etiqueta

Hoy vamos a hablar de protocolo en la mesa. Es importante conocer las reglas y la etiqueta que rigen a la hora de sentarse a una mesa formal, pues a menudo nos resultan un poco intimidantes. Tememos no recordarlo todo y cometer algún error. Aquí les dejo información de utensilios diferentes y algunas normas básicas a la hora de poner una mesa.

En primer lugar, debemos conocer la mayoría de los elementos que van a ir en la mesa para después saber cómo nos vamos a comportar ya sea en un entorno social o en un entorno ejecutivo. No hay que olvidar que muchas veces hay comidas de negocios y que de repente te puedes sentar a la mesa y encontrarte esta cantidad de cubiertos y no saber por dónde empezar.

Protocolo en la mesa: el mantel

Lo primero que hay que tener en cuenta a la hora de poner una mesa es un mantel. La preferencia tiene que estar en la misma forma de la mesa. Por lo tanto, tiene que tener una caída similar en todos los lados, más o menos la mitad de la distancia entre la mesa y el suelo.

Protocolo en la mesa:

Protocolo en la mesa: Los manteles de las cenas más formales han sido tradicionalmente los de color blanco o de tonos muy claros

Los manteles de las cenas más formales han sido tradicionalmente los de color blanco o de tonos muy claros, aunque eso hoy ha cambiado y podemos utilizar cualquiera que nos inspire. Lo importante es que debe lucir una limpieza perfecta y estar concienzudamente planchado. Aquí no hay negociación. Un mantel arrugado o con manchas arruina cualquier reunión.

Protocolo en la mesa: la losa

A continuación, empezamos con toda la losa. La losa se refiere a todos los platos que vamos a utilizar justo en una mesa. El plato base suele ser el plato más grande y nunca es un plato para consumir alimentos. Es simplemente un plato que nos servirá para decorarlo o darle un toque diferente.

 protocolo en la mesa

Mira la distribución, según el protocolo en la mesa.

Siempre debe haber un plato llano y uno hondo, aunque solo vaya a utilizarse el hondo. Los platos hondos no se colocan jamás solos. Se presenta el bajo plato, el plato llano y el hondo. Hay que asegurarse de tener una vajilla completa. Los platos se colocan separados entre sí unos 45 centímetros y a 2 o 3 centímetros del borde de la mesa. El platillo del pan se coloca en la parte superior izquierda, y se le puede añadir un pequeño cuchillo para untar mantequilla.

La comida se sirve siempre por la izquierda, a no ser que venga ya emplatada. En este caso puede servirse por ambos lados. Los platos vacíos se retiran por la derecha. Las bebidas se sirven sin apoyar la botella en las copas, y las copas nunca se levantan para ser servidas. A veces, tenemos la tentación de levantar la copa cuando nos sirven para ayudar, pero, en realidad, no ayudamos nada.

El plato trinche también sirve como plato base para un plato hondo donde se consumen principalmente sopas de crema o alguna preparación líquida. De esta manera, un plato base siempre tiene que tener un soporte y por el tipo de vajilla que dijimos, es un plato.

El plato trinche te sirve principalmente para servir el plato/comida principal de tu evento. En ocasiones lo usan como plato base para el montaje antes de servir los alimentos. 

Si no existiera el plato hondo, solo colocaríamos el plato para trinchar y posteriormente podemos colocar el plato para la ensalada. El plato para la ensalada nos servirá también para el postre. Como las raciones suelen ser un poco más pequeñas y en un primer montaje, puede estar encima de nuestro plato de trinche. Posteriormente colocamos el plato del pan, que suele ser el más pequeño y está especialmente diseñado para el pan.

Protocolo en la mesa: los cubiertos

Antes de aprender a usar los cubiertos es necesario conocer cuál es el orden de disposición de cada uno de ellos, que estará marcado por el uso que le daremos durante la comida o la cena.

El protocolo en la mesa dice que los cuchillos se colocan siempre en la parte derecha del plato por orden de uso. En el exterior se colocará el cuchillo de pescado, y más cerca del plato el cuchillo de carne, ambos con el filo cortante hacia dentro. Junto con los cuchillos, en la parte más externa, se coloca la cuchara con la concavidad hacia arriba. Este es el cubierto para tomar habitualmente el primer plato como la sopa o una crema. En caso de que el entrante no sea una sopa, procederemos a comer ensalada con cubiertos, prescindiendo de la cuchara en la mesa.

protocolo en la mesa

Protocolo en la mesa: Los cuchillos se colocan siempre en la parte derecha del plato por orden de uso.

Los tenedores, con la punta hacia arriba van en la parte izquierda, también en orden de uso. El tenedor más pequeño para el pescado va fuera, mientras que más pegado al plato se coloca el de la carne. Según el servicio de cada plato, comenzamos a usar los cubiertos de pescado, para después pasar al segundo plato de carne. los cubiertos de postre estarán en la parte superior del plato, o bien se colocan en el momento de servirlo. Todos se deben colocar con una separación del plato de 3 cm aproximadamente para facilitar su uso. 

  • La cuchara: Siempre se utiliza con la mano derecha para tomar alimentos líquidos como sopa, cremas, purés y platos caldosos. Se coge con el dedo pulgar e índice, colocando el dedo corazón como guía. La concavidad siempre estará hacia arriba para poder coger el alimento y llevarlo a la boca.
  • El tenedor:  Se puede coger con la mano derecha. En este caso, las púas deben mirar hacia arriba y nos facilita el llevar los alimentos hacia la boca con el mismo movimiento que hacemos con una cuchara. También se puede usar para cortar alimentos blandos con la mano derecha, como verduras cocidas o una tortilla.
  • El cuchillo: Siempre se maneja con la mano derecha. El filo va hacia abajo para poder cortar e incluso ayudarnos a pinchar los alimentos con el tenedor. Para facilitar su uso se puede hacer una pequeña presión con el índice en la parte opuesta al filo.
  • Cubiertos de postre: son más pequeños que los habituales, y como ya hemos visto, se colocan frente al plato. Podemos encontrar una cucharilla, un tenedor, o bien el conjunto de tenedor y cucharilla o tenedor y cuchillo, según el postre que se degustará.

Una vez que hemos tomado los cubiertos para empezar a comer, nunca se deben volver a dejar sobre la mesa, sino que se mantienen en el plato hasta el momento de retirar el servicio de mesa, en la posición adecuada para cada uno.

Protocolo en la mesa: el salero

El salero tiene dos lugares según el protocolo en la mesa. Principalmente puede estar en el centro de la mesa, donde los comensales tendrán que interactuar entre sí para solicitarlo o si tiene la posibilidad de colocarlo siempre delante de cada montaje.

Protocolo en la mesa: las servilletas

Ni siquiera los expertos en protocolo se ponen de acuerdo sobre dónde debemos colocar la servilleta. Lo que sí sabemos es dónde no hay que ponerla. No se deben colocar las servilletas dentro de las copas, ni entre los platos y las copas. Por lo demás, podemos situar las servilletas encima del plato, o bien a la izquierda o a la derecha del mismo, indistintamente. El gusto de colocarla a la derecha nació del dato de que casi todos somos diestros, y es con la mano derecha con la que vamos a tomar la servilleta.

Montaje de una mesa

Montaje de una mesa como rige el protocolo en la mesa.

Hay que procurar no dejar manchas de pintalabios en las servilletas, es decir, deberíamos retirar el maquillaje de labios antes de sentarnos a cenar, o tener mucho cuidado de no dejarlo impreso en la servilleta. Según el protocolo en la mesa, las servilletas se desdoblan y se mantienen en el regazo durante la comida, y una vez terminada se dejan a la derecha del plato sin doblarla.

La servilleta estaría encima de toda nuestra losa o incluso en el lado izquierdo, pero a un lado de los tenedores en este caso, teniendo un buen espacio, vamos a hacer un montaje con la servilleta del lado izquierdo.

Protocolo en la mesa: la cristalería

En el tema de la cristalería, los vasos más grandes siempre serán las copas de agua, y estos se van a colocar mucho más hacia el centro del comensal, como ya habíamos acordado que el lado izquierdo iba al plato al pan en el lado derecho, tenemos que equilibrar colocando las copas.

La cristalería siempre nos ayudará a darle elegancia para darle movimiento y que nuestra mezcla se vea mucho más entonces, el agua que quedaría colocada hacia el centro y el vino puede estar a su derecha. En este caso, tenemos dos tamaños de copas de vino, lo que indicaría que una es de vino tinto, y la otra para vino blanco. Sin embargo, en una comida puede ser que no tengamos los dos vinos.

Algunos tips importantes del protocolo en la mesa:

  1. Por favor, nunca uses la servilleta solo al final, pues envía un mensaje que no saben cómo comer.
  2.  La postura generalmente tiene que ser erguida. Nunca te puedes recargar en el asiento. La intención es que siempre esté en posición vertical y en lo que encuentras tu distancia. Lo ideal es que siempre haya una palma entre la mesa y tu cuerpo y una palma entre el respaldo y su cuerpo.

Te puede interesar el protocolo en la mesa: