El ron Rivers Royale de Granada es tan inflamable en su versión original (75-80 por ciento) que las aerolíneas no permiten que se embarque

Desde la Isla de las Especias, Granada, en el Mar Caribe, nos llega un ron increíblemente fuerte, el Rivers Royale, confeccionado a partir del jugo de la caña, no de melaza.

La versión que encuentras en la isla viene directo de los alambiques de cobre, con un por ciento de alcohol que ronda los 75-80, con la desventaja que solo podrás consumirlo en su lugar de origen, o conformarte con la versión comercial, de solo 69 por ciento.

Este ron overproof, de color blanco, se produce desde el lejano 1785, cuando Granada era una de las colonias inglesas en el Caribe. Para los amantes de rones especialmente fuertes, en la isla hay una feroz competencia entre el Rivers Royale y el Clarke´s Court, por el título del overproof más fuerte y de mayor calidad.

A la versión exportable se le adiciona agua de los manantiales que salen de las montañas granadinas, pero el ron como tal proviene directo del alambique, sin añejamiento alguno.

Rivers Royale

El ron Rivers Royale en sus dos presentaciones

La presentación de la botella es simple: una etiqueta muy clásica, con un dibujo básico, casi como hecho por un niño, rematado por un tapón de rosca negro. Pareciera que los productores buscan clientes solo por la calidad de su producto, y no por la estética.

El origen del Rivers Royale

La destilería River Antoine funciona con uno de los molinos de agua más antiguos de todo el Caribe, o tal vez del mundo, cuyas aspas se mueven con el agua en forma de cascada que brota de las entrañas de las montañas de piedra basáltica. Su producción es tan limitada que no cubre tan siquiera la demanda local, pero aun así exporta unas cajas a Europa cada año.

Rivers Royale

Rueda de agua de la destilería Rivers Antoine en la isla de Granada.

Cuando visitas la destilería parece que has retrocedido en el tiempo, a la época colonial.  Aunque Whitfield Lyons, guía turístico de Rivers Antoine, la describe como un museo que trabaja, la realidad es que es una destilería funcional que emplea a 80 personas. La rueda de agua data de 1840 y genera toda la energía mecánica que consume el lugar.

El ron Rivers Royale

El ron Rivers Royale es transparente, casi tanto como el envase que lo contiene, pero un poco aceitoso al tacto. Al olfato no es tan llamativo como sus similares jamaicanos, pero si se distingue su origen tropical. Al paladar te llegan, luego del ardor inicial, sabores a piña, plátano y algún toque de grosella negra.

Si buscas mejor, podrás sentir cierta acidez y sabor ligeramente salado, parecido a los rones provenientes del Pacífico. Aunque viene de la isla mundialmente famosa por sus especias, no resaltan este tipo de sabores, tal vez solo un poco picante, pero si estridencias.

Ron Rivers Royale de Granada

Este ron overproof, de color blanco, se produce desde el lejano 1785, cuando Granada era una de las colonias inglesas en el Caribe.

No se recomienda beberlo directo para aquellos que no están acostumbrados a bebidas tan fuertes. Pero sí es muy agradable en cócteles y ponches, aunque solo debes adicionar lo justo para no comprometer los sabores. Si aún decides tomarlo solo, la recomendación es clara, adiciona suficiente agua hasta buscar un punto de equilibrio.

Los isleños se vanaglorian de tomarlo directamente de la botella, pero lo enjuagan con un vaso de agua muy fría que siempre tienen al alcance de la mano. Si viajas por toda la isla (lo puedes hacer en un solo día, pues solo mide 11 millas de largo por 21 de ancho) podrás ver pequeñas tiendas muy coloridas donde se expende este ron.

La versión del Rivers Royale 69% puedes encontrarla en mercados del Reino Unido, por unas 37 libras esterlinas, pero en ocasiones, se hace bastante difícil de encontrar.

Te puede interesar: