El Pack Barón de Ley Reserva 2015 incluye cuatro botellas de un reserva clásico riojano y cuatro copas de regalo, una propuesta irresistible

El Pack Barón de Ley Reserva 2015 resulta irresistible para los amantes del buen vino. Resulta difícil quedarte solo con uno de los productor que integran el pack, desde el elegante Barón de Ley Gran Reserva 2013 al Semidulce 2019, un blanco muy especial; desde el Barón de Ley Siete Viñas 2012, 92 Suckling, al Barón de Ley Tres Viñas 2017.

Barón de Ley Reserva es la versión contemporánea de un reserva clásico riojano, pleno de fruta y complejidad. En esta ocasión contiene 4 botellas de añada 2015 y 4 copas serigrafiadas de 47 cl. de regalo. Viene presentado en una caja personalizada por la propia bodega, por lo que es una estupenda opción de regalo para los amantes de los tintos de esta denominación de origen.

 bodegas de Barón de Ley

Las bodegas de Barón de Ley.

El Grupo Barón de Ley ha implantado un sistema de gestión que abarca calidad, la seguridad alimentaria y el medio ambiente en todas las actividades relacionadas con la elaboración del vino: desde el viñedo hasta su servicio y entrega, pasando por la cuidada elaboración y envejecimiento en las bodegas.

Sus vinos cumplen las especificaciones y requerimientos de los clientes, con la intención de que estos perciban lo que hay detrás: la planificación de los procesos, su control y la mejora continua enfocada a garantizar su satisfacción y asegurar que ponemos producto seguro en el mercado.

Notas de cata

Vista: Color rojo rubí.
Nariz: Sorprende por su poderoso carácter frutal mezclado con recuerdos de su noble crianza, trazas de coco, tofe y sugerentes matices a monte bajo.
Boca: Entrada potente, voluminosa y untuosa, con un largo final. En el retrogusto vuelven los recuerdos a frutos rojos con notas de monte bajo.

Viñedo y elaboración

  • Temperatura de servicio: 16 °C.
  • Consumo: Óptimo hasta 2030 aproximadamente si se conserva en buenas condiciones.
  • Nombre: Finca de Imas
  • Descripción: Viñedos localizados en el término municipal navarro de Mendavia plantados en 1985 con Tempranillo, Graciano y Maturana. Ubicado a 400 metros de altitud.
  • Clima: Influencia mediterránea. Ideal para obtener vinos de mayor concentración y fruta.
  • Cosecha: Vendimia realizada de forma manual.
  • Vinificación: Despalillado total de las uvas antes de la vinificación. Fermentación a temperatura controlada de entre 29 y 30 °C.
  • Envejecimiento: Crianza de 20 meses en barricas nuevas de roble americano.
  • Embotellado: El vino permanece durante 24 meses en el botellero de la bodega antes de su salida al mercado.
Pocos minutos después de haber sido vendimiadas manualmente, las uvas de Barón de Ley son recibidas en las bodegas de elaboración. Todas las mañanas sus enólogos catan los tanques en fermentación para tomar la decisión oportuna para cada depósito específico, definen así temperaturas de fermentación, tipo de remontados, maceraciones…
Uno de los mejores símbolos de la forma de entender la calidad y la enología, abierta, atrevida y dinámica, se refleja en su nave de depósitos experimentales: seis depósitos de 10 a 14.000 litros, diseñados especialmente por su equipo de enólogos buscando diversos efectos de elaboración.
La vendimia se realiza manualmente no solo con el fin de mimar al máximo cada racimo de uva, sino también para exaltar el valor del viñedo. Como es lógico, el hecho de contar con la uva “a pie de bodega” contribuye muy especialmente a la calidad de los vinos, al reducir al máximo los tiempos de entrada de la uva a la bodega durante la vendimia, evitándose así fermentaciones indeseadas durante el transporte.

Actualmente en Barón de Ley se seleccionan manualmente más de 850.000 kilos de uva en cada vendimia, hecho sin precedentes en el país, descartando porcentajes de uva que por lo general fluctúan entre el 10 % y 20 % en función de la añada y procedencia.

Sobre Barón de Ley

Barón de Ley

Barón de Ley es un proyecto que nació en 1985 con la compra de 90 hectáreas de viñedos.

  • Barón de Ley es un proyecto que nació en 1985 con la compra de 90 hectáreas de viñedos. Las instalaciones de la bodega, tal y como están hoy en día, se ampliaron en 1997.  La actual empresa española de viñedos y vino pertenece a la comunidad autónoma de Navarra, en la zona de esta comunidad perteneciente a la DOC de Vino de Rioja.
  • El edificio fue inicialmente construido por el conde de Eguía como un castillo-fortaleza en 1548. En aquellos tiempos, el conde de Eguía poseía una finca de 1.000 hectáreas en la ribera del Ebro, enclavada de lleno en lo que hasta 36 años antes había sido frontera entre los reinos de Castilla y Navarra. Dado lo reciente de la anexión del Reino de Navarra por parte de la corona de Castilla y Aragón, seguía existiendo notable hostilidad entre los nobles navarros y castellanos, y Eguía era frecuentemente hostigado por fuerzas militares que cruzaban el río Ebro por el vado de Alcanadre.
  • Al cabo de los años siguientes, estas intrigas se fueron calmando, al tiempo que la situación interna en Navarra se enrarecía progresivamente. La fortaleza de Imas va, pues, perdiendo parte de su importancia y Eguía se interesa por el Castillo de Monjardín, propiedad de la orden benedictina que sobre una colina dominaba la villa de Estella, enclave estratégico en la época.
  • En aquel momento, la orden benedictina se encuentra con una finca de Imas interesante por su gran tamaño, ubicación y proximidad al río Ebro, y con que puede prescindir de Monjardín, pues ya contaba con el Monasterio de Irache cerca del lugar.
  • Por lo tanto, en virtud de una permuta, la fortaleza y finca de Imas se convierten en propiedad benedictina. Imas no fue en tiempos benedictinos un monasterio particularmente intelectual o religioso, sino más bien un activo logístico. La orden benedictina poseía en aquel entonces un 80 % del ganado lanar de Navarra, que mayormente permanecía en los montes de Urbasa e Idiazábal y a partir de entonces se estableció en Imas, con un clima más favorable y agua en abundancia.
  • Es por este motivo que aún hoy los caminos de entrada a Barón de Ley están atravesados por Cañadas Reales, los antiguos pasos para el ganado. En aquellos tiempos los monjes benedictinos eran también grandes especialistas en la elaboración de vinos y licores. Así las uvas procedentes de los viñedos que plantaran en Imas, eran encubadas en lagos en el patio del Monasterio, de manera que tras su pisado el mosto era llevado al interior de la bodega subterránea, donde fermentaba en tinas de roble.