La mujer y el vino tienen varios puntos de contacto, son dos joyas especiales que necesitan cuidado extremo y mucha pasión para llevar al punto exacto

Hoy es el Día de la Mujer. Y en Licorea.ES estamos celebrando a la mujer fuerte, empoderada, esa que no teme salir al campo, bañarse el pelo con sol y disfrutar del nacimiento de la uva, de su cuidado, de los desvelos cuando hay nevada. A esta mujer le gusta la tranquilidad, mirar a lo lejos y tomar una copa de un buen vino como si en ello le fuera la vida, o más bien, porque en ese líquido está su historia, sus raíces.

mujer fuerte

En Licorea.ES estamos celebrando a la mujer fuerte, empoderada, esa que no teme salir al campo, bañarse el pelo con sol y disfrutar del nacimiento de la uva, de su cuidado, de los desvelos cuando hay nevada.

Esa mujer sabe que el vino simboliza una comunión de fe para algunas regiones. Brindar con vino se vuelve, entonces, en un rito que ha estado unido a la cultura milenaria. Más allá de cualquier especulación, está consciente de que cuando se le pone a una mujer como ella un vino sobre la mesa no solo es “un fermentado”, sino un elemento que transforma una sencilla comida en un banquete.

vino y mujer

Por mucho tiempo, el vino constituía una cuestión “tan trascendental”, que las decisiones en torno a él se reservaron durante mucho tiempo casi exclusivamente a los hombres.

Ya en esta historia de mujer el guion ha cambiado. Por mucho tiempo, el vino constituía una cuestión “tan trascendental”, que las decisiones en torno a él se reservaron durante mucho tiempo casi exclusivamente a los hombres. En el siglo XXI sigue siendo transcendental, pero con ojo previsor de sexo femenino, porque ella tiene instinto de águila y sensibilidad especial cuando se conjuga arte con los negocios, porque el vino es un arte y ella lo sabe.

Hoy las mujeres han irrumpido en el mundo del vino, con su visión holística, la que aporta un renovado carácter de ingenio e intuición que transforma y enriquece la industria en los viñedos, en la producción y el consumo. Encontramos los frutos de la mujer como enóloga, en viñedos y bodegas; como sommelier sirviendo de puente entre el comensal y la carta de vinos, y finalmente como protagonista pujante en el mercado del vino: hoy las mujeres compran más vino que nunca y experimentan el placer de consumirlo con mayor conocimiento, variedad y frecuencia.

Una historia de vino y mujer

Las victorias actuales e, indudablemente, las futuras han sido el resultado de mujeres valerosas que dejaron de ser parte de las multitudes e hicieron de lo suyo. Ese es el caso de Nicole Barbe Ponsardin (Siglo XVIII), más conocida como Madame Viuda de Clicquot, quien tras la muerte de su marido y con solo 27 años se dio a la tarea de edificar una de las bodegas de champaña más famosas del mundo e innovar algunas técnicas para la vinificación, que han resultado aportaciones fundamentales para la industria. La bodega “Veuve Clicquot” continúa siendo una de las más prestigiadas en el mundo.

La participación de las mujeres en la historia de la producción de vino fue palpable desde el momento en que los seres humanos descubrieron la característica especial de esa bebida. Madame Jeanne Alexandrine Pommery, que en 1858 se inició en la producción de champaña, es otra de las valientes. Entre sus innovaciones se encuentran el champaña extra sec o brut nature.

mundo del vino

Hoy las mujeres han irrumpido en el mundo del vino, con su visión holística, la que aporta un renovado carácter de ingenio e intuición que transforma y enriquece la industria en los viñedos, en la producción y el consumo.

La época en la que se creía en la superstición de que si las “mujeres dentro de las bodegas, seguro que se agria el vino” se ha ido, y esto ha sido demostrado por la cantidad de mujeres que han roto ese tabú.

Ya en este milenio, ellas han avanzando a lugares de liderazgo, realzando una nueva generación de vinos. Así encontramos a la Baronesa Philippine de Rothschild, como presidenta de las bodegas Mouton Rothschild; Corinne Mentzelopoulos, propietaria de la casa Chateau Margaux, considerada por conocedores como una de las mejores del mundo y Gina Gallo, talento de las bodegas Ernest & Julio Gallo, la mayor productora en California. En América Latina en Río Negro, Argentina, Emilce Notaro, se ha convertido en la primera mujer que encabeza una bodega en la región.

 nueva generación de vinos

Ya en este milenio, ellas han avanzando a lugares de liderazgo, realzando una nueva generación de vinos.

Su rol en el mundo vinícola

«El acierto olfativo de los especialistas, como los sommeliers, apenas es más agudo que el del común de la gente… Lo que sí es sorprendente es que el olfato femenino experimenta los aromas con mayor intensidad y encuentra con mayor naturalidad el nombre del olor que identifica. Estas cualidades naturales convierten a las mujeres en personas idóneas para determinar las características de un vino. Dichas aptitudes femeninas son fundamentales para explicar su creciente presencia en la industria a nivel mundial», mejor no se pudo haber dicho.

La preferencia femenina ha roto la barrera de los vinos blancos:

  • Hoy la mujer selecciona la mejor opción.
  • Amplía su experiencia apreciando los diversos vinos que se ofrecen para todo gusto y bolsillo.
  • Elige el producto que mejor acompañe los platillos.
  • Sabe cuál vino hace la mesa perfecta.
  • Las mujeres reconocen el maridaje y lo reinventan.