Terres dels Alforins tiene vinos ecológicos de parcela que cuentan con el sello Demeter y certifican el enorme potencial de la casa

Terres dels Alforins tiene vinos ecológicos de parcela que cuentan con el sello Demeter y certifican el enorme potencial de la casa. Estos se han hecho famosos por su excelente relación calidad-precio. Otra novedad es que a partir de la añada 2019 sus vinos cuentan con el sello Demeter que certifica los estándares biodinámicos de las vinificaciones. La denominación Terres dels Alforins enmarca «un territorio histórico que ha practicado una agricultura mediterránea de secano desde tiempos inmemoriales en un lugar aislado, en la parte occidental de las comarcas de La Costera y La Vall d’Albaida».

Terres dels Alforins

Terres dels Alforins enmarca un territorio histórico que ha practicado una agricultura mediterránea de secano.

Este territorio sigue manteniendo un gran valor agropecuario y de riqueza medioambiental. La viticultura se ha practicado aquí desde los primeros asentamientos poblacionales establecidos en la Península Ibérica. La geomorfología de Terres dels Alforins se caracteriza por la belleza de los paisajes culturales resultantes de la combinación de viñas, olivos, almendros, frutales, cultivos de cereales y pinares intercalados, con sus históricas masías diseminadas sobre un medio rústico.

Terres dels Alforins: vinos ecológicos de parcela 1

Sus vinos cuentan con el sello Demeter que certifica los estándares biodinámicos de las vinificaciones.

Sedimentos modernos recubren una zona geológica antigua y configura un extenso territorio muy apto para las actividades agropecuarias. Su fisonomía se caracteriza por los rasgos paisajísticos del Mediterráneo agrario, resultado de la combinación del mosaico de tableos sobre un territorio agreste y poco transformado.

La Societat de Viticultors i Productors de Terres dels Alforin

El actual nombre de Terres dels Alforins obedece a la iniciativa de la Societat de Viticultors i Productors de Terres dels Alforins, que ha querido recuperar este legado histórico para convertirlo en un paisaje cultural, donde la agricultura tradicional y ecológica, a partir de las variedades históricas de la viticultura, es el eje principal para rehabilitar costumbres y usanzas del pasado con la ayuda de la transferencia de conocimiento y tecnologías contemporáneas.

La zona de Els Alforins

La zona de Els Alforins tiene una larga presencia de los cultivos clásicos mediterráneos en el decurso de las diferentes civilizaciones.

La iniciativa cuenta, como no podía ser de otro modo, con el apoyo de las administraciones públicas, dado que se trata de la rehabilitación y puesta en marcha de un paisaje histórico, con unas peculiaridades propias en el marco de la riqueza cultural del Mediterráneo. Por lo tanto, Terres dels Alforins es un proyecto que pone en práctica una evidencia histórica, geográfica, económica y social, como un hecho cultural inherente al territorio de secano valenciano de interior.

Terres dels Alforins goza:

  • De un clima mediterráneo.
  • Con un gradiente suave de continentalización.
  • Transición entre el mediterráneo más húmedo de la costa
  • Los veranos son calurosos y secos
  • Los inviernos aportan el frío propio de la meseta castellana con alguna nevada esporádica y la humedad propia del Mediterráneo.

La zona de Els Alforins tiene una larga presencia de los cultivos clásicos mediterráneos en el decurso de las diferentes civilizaciones. La investigación arqueológica enumera varios asentamientos en la zona desde el Neolítico hasta la Edad del Bronce.

Sin improvisación

La iniciativa agropecuaria de Terres dels Alforins no es producto de la improvisación, sino el efecto de la conciencia de una larga tradición de viticultores arraigados a su entorno, transmitida generacionalmente.

Poco después del impulso de la viticultura española de los años ochenta del siglo pasado, Daniel Belda, desde la bodega familiar de su padre (fundada en 1931), la explotación de viticultura ecológica de Cals Pins (Bodega Los Pinos, 1990) y Vicent Lluís Montés desde la incipiente experiencia societaria de Torrevellisca (1991), iniciarán un camino sin retorno, de rehabilitación de la viticultura histórica, marcado por el Informe Petrucci.

El profesor Vincent Petrucci (Universidad de Fresno, California) fijó las bases para la puesta en funcionamiento de una viticultura moderna, a partir de un análisis edafológico y de la propuesta de incorporar nuevas variedades y la valorización de las autóctonas.

Mientras tanto, en La Font de la Figuera, la Cooperativa la Viña (1945) estaba también en proceso de modernización, y la Bodega Arráez (1950) continuaba después del cambio generacional familiar. También en esta época, la Cooperativa de Moixent (1958), hoy conocida como Clos de la Vall, inicia la experiencia vitícola, después de años dedicados a la producción de aceite. Y más tarde, ya en el cambio de siglo, se incorporarán a la iniciativa el Celler del Roure (1997), Heretat de Taverners (1998), la Bodega los Frailes (1999), Bodegas Enguera (1999), Rafa Cambra (2001) y Clos Cor Vi (2014).

En definitiva, Terres dels Alforins es una marca que da nombre propio a un territorio enológico secular a partir de las referencias de una viticultura tradicional como forma de vida para las nuevas generaciones en el marco de la rehabilitación de los paisajes culturales del Mediterráneo.