Los vinos naturales están siendo con más frecuencia cuestión de debate entre los amantes del buen vino, hablemos del movimiento y sus intereses

A finales del recién concluido año, la OIV desarrolló un seminario cuyo tema central era “Vinos naturales: más allá de la filosofía”, que como en otras ocasiones conllevó un extenso debate no solo con respecto a la terminología que debe usarse, sino también con respecto a la comparación con otros tipos de vinos.

Vinos naturales

El concepto de vino natural implica la mínima intervención, tanto en lo que se refiere al viñedo como al procesos de elaboración en la bodega.

«Que el vino es un producto natural nadie lo discute. ¿Por qué, entonces, calificar a un grupo determinado de vinos con ese adjetivo, dando pie a que se interprete que los demás no lo son?», es una de las cuestiones que se han puesto sobre el tapete. Lo cierto es que más allá de lo poco acertado del término, la corriente natural fluye con fuerza creciente y va empapando, en forma de sublevación pausada, a un sector empresarial que en España, está perdiendo aficionados por falta de ilusión e interés.

Mucho más que un concepto

El concepto de vino natural implica la mínima intervención, tanto en lo que se refiere al viñedo como al procesos de elaboración en la bodega. Jacques Dupont reconoce que las personas “buscan la pureza y la naturaleza, así como volver a sus raíces”, pero señaló cierto tipo de confusión para el consumidor a la hora de distinguir entre vinos naturales y vinos ecológicos.

Un artículo especializado explica un poco más la cuestión: «La atención hacia lo ecológico, lo biodinámico, lo auténtico aunque se salga de los cánones de perfección, se ha colado por la puerta que ha dejado entreabierta la depresión económica (y social) y ha encontrado la forma de instalarse en nuestra sociedad. Los vinos naturales, que defienden la mínima intervención en el viñedo y en la bodega y reivindican los sabores diferentes, originales y verdaderos (sí, sus defensores dicen sin miedo que son vinos “que saben a vino”, sin más), han descubierto en esta coyuntura un caldo de cultivo para convertirse en una opción de consumo sólida».

Vinos naturales

El viticultor de Mota del Cuervo, Samuel Cano, dice que se trata de “uva fermentada y punto».

El viticultor de Mota del Cuervo, Samuel Cano, dice que se trata de “uva fermentada y punto. Parece un grupo de productos bastante heterogéneo, que tiene pocas cosas más en común que el hecho de comulgar con unas prácticas y unas intenciones del mayor respeto al producto y a su origen (terroir)”. El  enólogo Tao Platón,  por su parte, duda de que los productores de vino natural tengan demasiado claro “el límite para decidir qué es natural y qué no lo es”.

¿Qué pasa con el sabor?

“La noción de vivacidad en los vinos naturales deriva de que no se bloquean los aspectos vivos durante la elaboración del vino y hasta el embotellado”, de igual  forma, de acuerdo con Luigi Moio, «los vinos naturales se oxidan con frecuencia, algo que cree que se debería evitar».

Natalie Christensen, vinicultora con vasta experiencia, señaló las ventajas y desventajas de no incorporar sulfitos durante la vinificación. En su opinión, sin el SO2, obtenemos sabores que habrían desaparecido si hubiéramos incorporado el SO2 e indicó que “producir sin SO2 es arriesgado, pero hay quienes dicen que quien no arriesga, no gana”.

Los vinos naturales

Los vinos naturales proponen una agricultura respetuosa con el entorno y, sobre todo, demandan respetar el ciclo de la vid y de la vida que hay alrededor del viñedo.

Los vinos naturales proponen una agricultura respetuosa con el entorno y, sobre todo, demandan respetar el ciclo de la vid y de la vida que hay alrededor del viñedo, sin utilizar herbicidas, plaguicidas o insecticidas de laboratorio. Samuel Cano explica que es necesario “un control obsesivo de la uva en el viñedo, unos suelos poco intervenidos por elementos exógenos y que propicien viñas resistentes, capaces de aguantar el proceso de fermentación sin perder estabilidad, lo cual obligaría a recurrir a levaduras seleccionadas y a la ayuda del anhídrido sulfuroso (SO2 en su símbolo químico)».

Vinos naturales para iniciarse

  • Samuel Cano | Patio. Ejemplo claro de calidad y vino sin intervención. En movimiento, vivo, un syrah con personalidad marcada.
  • Alfredo Maestro | Viña Almate. Perfecto para conocer un vino diferente en la Ribera del Duero. Sincero, sin complejos.
  • Barranco Oscuro | El canto del mirlo. Manuel Valenzuela reivindica el entorno en Granada con sus productos. Vinos de un pionero en la defensa de la mínima intervención sobre la elaboración.
  • Joan Ramon Escoda | Les paradetes. La familia Escoda Sanahúja comenzó en los 90 con vino ecológico que fue avanzando hacia el natural.
  • Ton Rimbau | Porcellanic Dulce Natural. Primer vino dulce natural del Penedès, un blanco de macabeo y xarel·lo de uvas pasificadas.