¿Terapia hormonal puede frenar las ansias de beber?

por Dunia Torres González
Terapia hormonal

Un estudio de Investigadores de la Universidad de Iowa con monos sugiere que la terapia hormonal puede frenar las ansias de beber de los alcohólicos

Investigadores de la Universidad de Iowa dieron a monos con una fuerte preferencia por el alcohol una versión sintética de la hormona durante 16 días. Los monos alcohólicos que recibieron el tratamiento hormonal bebieron un 50% menos de etanol, según las conclusiones del estudio.

La hormona, FGF21, suprimió la necesidad de beber a través de la química cerebral. Los científicos esperan que algún día pueda conducir a un tratamiento para el alcoholismo en humanos, por lo que consideran que una terapia hormonal podría reducir el volumen de alcohol consumido por los alcohólicos.

terapia hormonal

Se demostró con la terapia hormonal que el factor de crecimiento de fibroblastos 21 (FGF21) —producido en el hígado de personas y animales— reduce la ingesta de etanol hasta en un 50 por ciento.

Se demostró con la terapia hormonal que el factor de crecimiento de fibroblastos 21 (FGF21) —producido en el hígado de personas y animales— reduce la ingesta de etanol hasta en un 50 por ciento.

Se sabe que la FGF21 interviene en la regulación del metabolismo y el apetito, en particular reduciendo el consumo de azúcar.

Desactivación de las señales de placer al cerebro con la terapia hormonal

Los investigadores sugirieron que el procedimiento de regular los antojos mediante la desactivación de las señales de placer al cerebro a través de una terapia hormonal algún día se convertirá en una posible opción de tratamiento para los alcohólicos humanos, cuyas opciones de tratamiento son limitadas.

Científicos estadounidenses han conseguido reducir a la mitad la ingesta de alcohol en monos adictos al etanol administrándoles una hormona que ayuda a suprimir el impulso de consumir alcohol.

terapia hormonal

Los científicos publicaron sus resultados de la terapia hormonal en la revista Cell Metabolism.

Los científicos, que publicaron sus resultados de la terapia hormonal en la revista Cell Metabolism llevaron a cabo el estudio después de que investigaciones anteriores relacionaran el FGF21 con el consumo de alcohol en roedores.

Estudios anteriores sobre el alcohol y los primates han demostrado que sus patrones de consumo se asemejan más a los de los humanos, como beber hasta el punto de intoxicación.

El coautor del estudio de la terapia hormonal, el Dr. Kyle Flippo, afirmó que, aunque se necesita más investigación, el FGF21 podría representar un futuro tratamiento para el alcoholismo.

Algunos resultados

«Nuestros resultados de la terapia hormonal proporcionan un mecanismo de retroalimentación endocrina entre el hígado y el cerebro que presumiblemente funciona para proteger el hígado de los daños», afirmó uno de los investigadores.

El FGF21 también interviene en la regulación del consumo de azúcar, pero en otras pruebas con ratones los científicos del último estudio descubrieron que el efecto supresor de la hormona sobre el alcohol se producía en partes ligeramente distintas del cerebro.

Terapia hormonal

Los científicos del último estudio descubrieron que el efecto supresor de la hormona sobre el alcohol se producía en partes ligeramente distintas del cerebro.

El alcoholismo es una de las mayores fuentes de enfermedades prevenibles en las sociedades occidentales. Se ha relacionado con varios tipos de cáncer, insuficiencia hepática, presión arterial y algunos trastornos mentales como la depresión.

La Oficina de Estadísticas Nacionales informó de que en 2020 se produjeron en el Reino Unido 8.974 muertes relacionadas con el alcohol, la mayoría de las cuales se atribuyeron a enfermedades hepáticas.

En EE. UU., el consumo excesivo de alcohol es la principal causa de muerte evitable en adultos, provocando 95.000 muertes, es decir, una de cada 10 muertes entre adultos.

Las recomendaciones del NHS consideran que:

  • Los hombres y las mujeres no beban más de 14 unidades a la semana de forma habitual.
  • El NHS recomienda que los adultos no beban más de 14 unidades a la semana, es decir, 14 chupitos de alcohol o seis pintas de cerveza o una botella y media de vino.
  • El NHS recomienda que los adultos no beban más de 14 unidades a la semana, es decir, 14 chupitos de alcohol o seis pintas de cerveza o una botella y media de vino.

Accede a los productos de nuestra tienda online Licorea.com

Related Articles

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad