Parlamento Europeo: «El consumo moderado de alcohol es beneficioso para la salud»

Relación entre consumo de Vino y dieta mediterránea

por Dunia Torres González
Se insta a los políticos del Parlamento Europeo

Se insta a los políticos del Parlamento Europeo a reconocer los beneficios del consumo moderado de alcohol para la salud

Los estudios científicos demuestran que el consumo moderado de alcohol forma parte de un estilo de vida saludable, así que no se entiende el porqué el Parlamento Europeo se aferra a un estudio «defectuoso» que sugiere que no hay un nivel «seguro» de consumo de alcohol.

El consumo moderado de vino, especialmente como parte de la dieta mediterránea, se asocia a una mayor longevidad y a la prevención de enfermedades.

Parlamento Europeo

Los estudios científicos demuestran que el consumo moderado de alcohol forma parte de un estilo de vida saludable, así que no se entiende el porqué el Parlamento Europeo se aferra a un estudio «defectuoso».

El Comité Europeo de Empresas Vinícolas (CEEV), que representa al comercio del vino en la Unión Europea, pide al Parlamento Europeo que «ponga una ciencia sólida en el centro de la elaboración de políticas».

¿No existe un nivel seguro de consumo de alcohol?

En concreto, la asociación europea del vino insta al Parlamento Europeo a que reconsideren la afirmación de que «no existe un nivel seguro de consumo de alcohol», procedente de un informe de la UE en el Comité Especial para la Lucha contra el Cáncer (BECA), y una afirmación que se basaba en un estudio «defectuoso».

Este informe de la UE recientemente fue aprobado por el Parlamento Europeo con 29 votos a favor, 1 en contra y 4 abstenciones.

Al Parlamento Europeo

El consumo moderado de vino, especialmente como parte de la dieta mediterránea, se asocia a una mayor longevidad y a la prevención de enfermedades.

El CEEV afirma que la suposición de que «no hay un nivel seguro» es «engañosa y simplista», ya que no tiene en cuenta los patrones de consumo y otros factores del estilo de vida.

También es un peligro para el comercio europeo del vino, ya que esa retórica puede utilizarse para justificar más impuestos, restricciones de comercialización y advertencias sanitarias que podrían tener efectos perjudiciales para la industria del alcohol.

El grupo también señala que el mensaje de «no hay nivel seguro» es «contraproducente», ya que «el consumo moderado de vino, en particular como parte de la dieta mediterránea y como parte de un estilo de vida saludable, se asocia con una mayor longevidad y la prevención de enfermedades«.

La suposición de que «no hay un nivel seguro» del Parlamento Europeo se basa en un único estudio —el Global Burden of Diseases (GBD), publicado por The Lancet en 2018— que «ha sido severamente criticado por la comunidad científica por sus fallos de análisis«.

El consumo moderado de alcohol «sigue siendo una opción de estilo de vida saludable»

El 26 de octubre, en una mesa redonda virtual organizada por Alcohol in Moderation (AIM), se abordó el tema de «si el consumo moderado de alcohol «sigue siendo una opción de estilo de vida saludable».

Con presentaciones del profesor Curtis Ellison (EE. UU.), el Dr. Erik Skovenborg (Dinamarca) y la Dra. Creina Stockley (Australia), el evento concluyó que «los datos científicos actuales indican que los adultos que consumen vino o cualquier otra bebida alcohólica de forma moderada y regular con la comida, y sin atracones, tienen un menor riesgo de padecer la mayoría de las enfermedades del envejecimiento y tienden a vivir más tiempo que si no consumen bebidas alcohólicas».

Al Parlamento Europeo

Los datos científicos actuales indican que los adultos que consumen vino de forma moderada y regular con la comida, y sin atracones, tienen un menor riesgo de padecer la mayoría de las enfermedades del envejecimiento.

En resumen, el acto se basó en pruebas científicas para demostrar que el consumo de bebidas alcohólicas de ligero a moderado puede ser una opción de estilo de vida saludable.

Además, un estudio llamado PREDIMED (Prevención con Dieta Mediterránea) demuestra que los bebedores de vino, en particular los que tomaban entre 7 y 14 unidades a la semana, tenían un menor número de factores de riesgo cardiovascular en comparación con los no bebedores.

Esto se midió observando la tolerancia a la glucosa y los niveles de triglicéridos entre los 7.500 participantes aleatorios.

Te puede interesar:

Related Articles

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad