Para el almacenamiento del vino, es necesario conocer los que se pueden guardar durante largos periodos y cuáles son condiciones óptimas

No todos los vinos están preparados para largos periodos de almacenamiento (o añejado), solo ciertos vinos de crianza eso ya lo hablamos en un post anterior. Recordemos que los vinos jóvenes se aconseja que se consuma en el propio año. Sin embargo, en esta ocasión te propongo adentrarnos un poco en cuáles son las condiciones óptimas para el almacenamiento del vino en nuestra bodega.

Por regla general los vinos tintos se conservan mejor que los blancos.​ Un primer añejado puede darse en las propias bodegas, los vinos finos suelen ser guardados en toneles de roble, la madera de estos suele conferirles matices especiales a los vinos en ellas guardados. No todos los vinos pueden ser añejados, de hecho tan solo un 1 % de los vinos puede hacerlo. Para ello este necesita una temperatura constante entre 7 y 21 °C, siendo la ideal 14 °C.

Almacenamiento del vino

Almacenamiento del vino: el vino es un producto perecedero natural, el dejarlo expuesto al calor, la luz, las vibraciones o fluctuaciones en la temperatura y la humedad, puede hacer que cualquier tipo de vino pueda estropearse.

Condiciones óptimas de conservación y refrigeración para el almacenamiento del vino

El vino es un producto perecedero natural, el dejarlo expuesto al calor, la luz, las vibraciones o fluctuaciones en la temperatura y la humedad, puede hacer que cualquier tipo de vino pueda estropearse. Cuando el almacenamiento del vino se realiza adecuadamente, no solo los vinos mantienen su calidad, sino que aquellos que disponen de algún tipo de crianza, pueden mejorar en aroma, sabor y complejidad a medida que maduran.

Una bodega

Una bodega es una construcción, edificio o lugar subterráneo cuyo objetivo está destinado a la producción y almacenamiento del vino

Una bodega es una construcción, edificio o lugar subterráneo cuyo objetivo está destinado a la producción y almacenamiento del vino. Las grandes bodegas suelen poseer depósitos de importante tamaño, en donde se almacena y se deja añejar el producto en toneles y barricas.

Las características de estos (materiales de los que está hecho, ventilación, humedad, etc.) incidirán en gran medida en el vino resultante. Suelen disponer de laboratorios encargados de inspeccionar la calidad del vino, y cintas de embotellamiento y etiquetado.

En la actualidad, se construyen con criterios de gravedad, de manera que la uva entre en la bodega en la parte más alta, y el producto de las sucesivas fases de elaboración va descendiendo, hasta la guarda en botella, que se situaría en la parte más baja de la bodega. Existe una enorme riqueza en la arquitectura de bodegas, que son reflejo de diferentes formas orográficas, pero también de modas, formas de entender el vino, o riqueza aplicada a la edificación de las mismas.

Te presentamos tres aspectos a tener en cuenta para el almacenamiento del vino:

1. Temperatura de conservación del vino

El vino puede ser almacenado de forma satisfactoria entre los 7 y 18 °C, la temperatura ideal suele estar entre los 12-13 °C, siempre y cuando las variaciones de temperatura sean graduales, cuanto mayores sean los cambios sufridos en la temperatura de un vino, mayor es el envejecimiento prematuro del vino, al sobrepasar los 24 °C el vino comenzará a oxidarse.

2. Humedad recomendada

Se recomienda que para el almacenamiento del vino exista una alta humedad relativa entre 60 y 90% HR, ya que mantiene el corcho húmedo y la evaporación al mínimo. Asimismo, hay que tener en cuenta que humedades excesivamente altas, pueden estimular el enmohecimiento de las etiquetas, e incluso que se despeguen.

«En el caso de la conservación del vino en barrica, tiene una gran importancia la humedad relativa en el interior de la bodega,  la cual debe estar ajustada para que no se produzca trasvase de vapor de agua entre el ambiente de la bodega y el interior de la barrica, evitando así mermas de vino o absorción de agua por parte del contenido. Por ello cobra gran importancia conocer las condiciones de humedad en la cava o bodega, esto se puede hacer utilizando un higrómetro».

Si ha pensado almacenarlo en casa, se le recomienda guardar los vinos finos en armarios o bodegas acondicionados, las cuales deberían reunir condiciones similares al de las bodegas (oscuridad, ambiente fresco y estable, humedad relativamente alta, ausencia de vibraciones…)​.

3. Posición

Para el almacenamiento del vino, las botellas deben ponerse horizontalmente para que el corcho esté en contacto con el líquido. Esto evita que el corcho se seque y así permite evitar la oxidación del vino. El Coñac y los aguardientes, al contrario, se conservan verticalmente, ya que se puede dañar el corcho con el tiempo.

«Uno de los problemas que puede haber con el vino es la denominada contaminación del corcho, debido a la presencia de 2,4,6-trichloroanisole (Abreviadamente denominado como TCA). Los corchos de botellas afectados suelen presentar un olor enmohecido. Suele presentarse en botellas almacenadas junto a grandes depósitos de madera. Este problema fue de grandes dimensiones en algunos países en la década de los 90, lo que vino a dar en una nueva generación de tapones alternativos al corcho».

Salvo cosechas excepcionales no se necesitan más de cuatro años para alcanzar su punto óptimo. Un vino fino de cosecha puede llegar a «oxidarse» si el añejado supera ciertos años, pero depende mucho de la uva o uvas que lo forman, de su crianza y de su porcentaje de alcohol (mínimo 12 % para un vino de guarda).

Los vinos de crianza donde primen las uvas Cabernet Sauvignon o Tempranillo suelen tener una larga vida, de ahí, que sean las cepas de estas uvas las predominantes de los Burdeos o los Riojas respectivamente.

4. Nivel de luz y tranquilidad

La luz daña el vino y provoca un envejecimiento más rápido. El almacenamiento del vino debe realizarse en la oscuridad. Además, las vibraciones provocan también un envejecimiento más rápido del vino. Lo mejor es conservar el vino en un lugar tranquilo y evitar también lo más posible de mover las botellas.

5. Limpieza

El lugar para el almacenamiento del vino tiene que estar limpio y ventilado, ya que el vino es sensible a los olores del entorno en el que está conservado. La limpieza debe de hacerse con productos inodoros si es posible y se debe evitar conservar a la par de productos con olores fuertes como comida, especias, detergentes, etc.

Te puede interesar este video que habla del almacenamiento del vino en casa: