El famoso autor de la guía Whisky Bible ha sido acusado de utilizar lenguaje sexista en su famosa guía.

Diageo, Bacardí y otras empresas relacionadas con el sector de las bebidas alcohólicas le han dado la espada al escritor Jim Murray y su autopublicada guía anual «The Whisky Bible» por el uso de terminología sexista en sus catas de whiskies.

Whisky Bible 2021
Whisky Bible 2021

Bacardí, dueño de marcas como Aberfeldy o Dewars, dijo que «no hay lugar para el sexismo y el lenguaje objetivador» en la indústria de whisky, tras la publicación de la Whisky Bible 2021, que recoge docenas de descripciones como «sexy» o «femenina», o que podría «hacer amar» si el whisky fuera una mujer.

Jim Murray publica cada año la famosa guía «The Whisky Bible», donde recoge cientos de notas de cata de gran parte de los whiskies del mundo.

Una conversación iniciada entre los escritores Filipe Schreiberg y Becky Paskin sobre el lenguaje excluyente, ha puesto la guía en el foco de atención. Una referencia de la guía

Beam Suntory, propietaria del whisy de centeno Alberta Premium Cask Strenght que ganó el premio a «Mejor Whisky del Año» que otorga Murray, se ha distanciado de la guía y asegura que ha paralizado cualquier campaña de marketing para promocionar el premio.

Paskin localizó 34 descripciones que utilizan la palabra «sexy» para describir un whisky. Por ejemplo este análisis de un whisky de Glenmorangie: «Si el whisky pudiera sexualizarse, sería una mujer. Cada vez que encuentro Morangie Artisan, aparece con una nueva apariencia, con un perfume diferente. Y el estado de ánimo. Parece que no puede decidirse. Pero, ¿sabe cómo hacer pucheros, seducir y ganar tu corazón…?»

En defensa de su trabajo, Murray afirmó al diario «The Times» esta semana que «El Whisky se ocupa de la sensualidad, asi que, para algunos whiskies puedo referirme al sexo, porque es lógico que el whisky me lo recuerde. Si es así, debo decirlo.»

«Si la gente no puede aguantarlo, esta bién. Que no compre la Whisky Bible».

Para finalizar declaró: «Si molesto a los despiertos, a los intolerantes, a los que carecen de humor, a los pomposos y a los snobs del whisky, no perderé el sueño por eso».

Según pasan los días, más representantes del mundo del whisky rechazan este lenguaje, los últimos la SWA (Whisky Asociation) rechazando oficialmente como Industria el lenguaje expresado y anunciando que no colaborarán en su divulgación.

¿El fin de un mito de la industria del Whisky?