Cierzo Brewing lanza su primera serie de cervezas diseñadas para ser empleadas en coctelería, ingrediente poco frecuente en cócteles clásicos

Cierzo Brewing lanza su primera serie de cervezas diseñadas para ser empleadas en coctelería, ingrediente poco frecuente en cócteles clásicos. Ya sea para preparar Manhattan, margarita, daiquirí, mojito, caipiriña o Tom Collins no se usa la cerveza como uno de sus ingredientes principales. Por ende, un bartender todoterreno profesional, Yeray Monforte, y una cervecera artesana, la aragonesa Cierzo Brewing, han creado la primera serie de cervezas diseñadas para ser empleadas en coctelería.

Cóctel elaborado con cerveza de Cierzo Brewing.

Cóctel elaborado con cerveza de Cierzo Brewing.

Así nos cuenta el reporte. «La unión de dos mundos, aparentemente tan alejados, comenzó por casualidad. Un cliente del local barcelonés donde servía Yeray y que trabajaba con la cervecera les propuso realizar una cerveza para combinar con otras bebidas. Ambos abiertos a la experimentación no lo dudaron y se sentaron en el brewpub que Cierzo tiene en la capital aragonesa para sacar una receta».

Sobre el equipo creador

«Yeray y el equipo de Cierzo, capitaneado por el maestro cervecero Sergio Ruiz, investigaron hasta dar con la primera receta de la gama Beer Cocktail Series, las primeras cervezas pensadas para combinar. El bartender (químico de profesión y autodidacta en la coctelería) tenía claro lo que quería», refiere el reporte.

Coctel con cerveza

Cóctel elaborado con cerveza de Cierzo Brewing: Cubo de cobre. 3 cl gin; 3 cl puré de pasión fruit; 2 cl lima; 15 cl Tropical Garden. Técnica: escanciado. Decoración: hierbabuena.

Según explica Carlos Suárez, de Cierzo, sus peticiones se vieron representadas en el producto: «Una cerveza con amargor, potente, con cuerpo y bastantes grados». Para darle el toque necesario para la coctelería, Monforte, «interesado en el mundo de las cervezas artesanas», le fue proporcionando a la cervecera distintas hierbas aromáticas de las que suele emplear en sus cócteles para conseguir la bebida perfecta para combinar.

«El cuerpo y el alcohol elevado (tiene 8º) eran necesarios para que aguantaran los hielos con los que se elaboran algunos cócteles. De lo contrario la cerveza perdería fuerza y solo conseguiría aguar la mezcla y que la bebida perdiera sabor y cuerpo», explica el creador.

Los resultados en los cócteles

Tras numerosas pruebas, consiguieron Tropical Garden, una doble IPA, amarga, con cuerpo y potente con hierbabuena y albahaca, que «aportan un toque muy fresco», explica Yeray. 

«Al contrario de lo que pueda parecer, las burbujas de la cerveza no juegan en contra de los cócteles que prepara Monforte en Bad Company, el bar inspirado en los locales clandestinos de los años de la ley seca en EE. UU.», argumentan para eliminar cualquier duda con respecto a los resultados de la mezcla.

«Trabajamos a favor del carbónico, las burbujas potencian el sabor del resto de licores», explica mientras prepara uno de los cinco cócteles diseñados con la cerveza. Una de estas bebidas las mezcla en exclusiva en el local. El resto se puede hacer siguiendo la receta que la cervecera y el propio Monforte han colgado en sus redes sociales.

Trabajar con cerveza no es frecuente en la coctelería

Trabajar con cerveza no es frecuente en la coctelería, aunque existen bebidas elaboradas con esta bebida, como la michelada. A pesar de la incredulidad que pueda prevalecer entre los más conservadores, Yeray le tiene mucha fe al producto, además cree que está infrautilizada: «Si tenemos productos de calidad y los respetamos son complementarios, no excluyentes: es como una cocina líquida».

Coctel con cerveza

CoctBeermouth. 3 cl de vermut rojo; 1 cl sirope simple; 16 cl de Tropical Garden. Removido (sin la cerveza). Olivas para decorar.

«La cerveza también sirve para experimentar visualmente al tener distinta densidad que otras bebidas. Los cócteles también entran por el aspecto visual», comenta Yeray, que utiliza cubos de cobre, conchas o un sombrero humeante para servir sus bebidas.

«Los que quieran probarla sola, pueden hacerlo. Es una baza más para experimentar dentro de la cerveza», explica Carlos Suárez. «Pero para aquellos que creían que cuando se salía a tomar una copa había que elegir entre cerveza y cóctel, con esta cerveza esa dicotomía se va a acabar», apunta Yeray.