Hotel Skansen, ubicado en la isla sueca de Öland, ofrece a sus huéspedes la opción de elegir entre sus 1.179 variedades de whisky

Hoy te proponemos conocer un templo del whisky. Se encuentra en la isla sueca de Öland, frente a la costa de Småland, en el mar Báltico. Los aficionados a esta bebida espiritosa peregrinan por la gran variedad de marcas que alberga el Hotel Skansen.

En la localidad de Färjestaden, el Hotel Skansen  ofrece a los huéspedes la asombrosa cantidad de 1.179 botellas de whisky diferentes para elegir, de acuerdo con lo certificado el pasado 11 de junio por la organización del Libro Guinness de los Récords.

Hotel Skansen

En la localidad de Färjestaden, el Hotel Skansen  ofrece a los huéspedes la asombrosa cantidad de 1.179 botellas de whisky diferentes para elegir.

Según Fredrik Norén, director general del hotel, todo empezó gracias a su padre, quien era un ferviente amante de esta bebida.  Durante 20 años, su padre viajó a “todos los confines del planeta degustando las variedades locales más singulares de whisky y todas sus variantes, como el Scotch escocés, el whisky irlandés, el Rye Whisky canadiense, el bourbon americano…”.

El amor por el whisky le viene por herencia a Norén. Él continuó la tarea de su padre y siguió coleccionando botellas traídas de sus viajes. Un día se dio cuenta de que poco a poco había empezado a construir algo singular: “un bar donde el amante de este destilado pudiera experimentar nuevos sabores en un entorno sibarita de sillones de piel y paredes tapizadas de botellas enclavado en el sótano de su Hotel Skansen“.

La colección del Hotel Skansen

Recorrieron desde Escocia e Irlanda hasta Japón, Francia y Sudáfrica: “El objetivo de la larga aventura siempre estuvo claro: aprender sobre las distintas variedades de whisky del mundo; por supuesto, no sin antes degustarlas”.

Hotel Skansen

En 2001, en el Hotel Skansen, estaban reunidas “la mayoría de las marcas de whisky comercializadas en Suecia, más de 500 variedades, pero no se pararon ahí.

En 2001, en el Hotel Skansen, estaban reunidas “la mayoría de las marcas de whisky comercializadas en Suecia, más de 500 variedades, pero no se pararon ahí y siguieron ampliando su selección hasta que en junio de este año decidieron postularse para que se les reconociera el récord mundial por la colección de whisky más grande del mundo”.

Bar temático para disfrutar de buen whisky

Ahora, la instalación no es únicamente un museo del whisky, sino un bar temático donde el fin esencial es disfrutar de la bebida. Quizá sea esa la razón por la que la publicación Whisky Magazine, que otorga la mención Great Whisky Bars of the World, una especie de estrella Michelin de este sector, considere al Hotel Skansen “entre los lugares imprescindibles que conocer y visitar”.

 museo del whisky

Ahora, la instalación no es únicamente un museo del whisky, sino un bar temático donde el fin esencial es disfrutar de la bebida.

Norén se muestra especialmente orgulloso de un rara avis, el nuevo whisky Dachi, del que afirma “solo hay 16 botellas en todo el mundo, realizado con mezcla de destilados escoceses y japoneses, y almacenado en barrica de roble húngaro durante cinco años”.

La denominación más cara de la que disponen es un Diaoyutai, un whisky chino, cuya botella cuesta alrededor de los 94.500 euros. “El Hotel Skansen ha hecho del whisky su base temática y por eso lo incorpora con frecuencia en la elaboración de los platos de la carta de su restaurante a través de las mantequillas, salsas y marinados”.