El gobierno sudafricano reiteró la prohibición de vender vino de mesa tomando como excusa la COVID-19

Haciendo eco de las estrictas regulaciones que impuso el año pasado, el gobierno de Sudáfrica ha vuelto a prohibir la venta de vino de mesa en todo el país, esta vez hasta al menos el 15 de febrero. Con la vendimia de 2021 en el hemisferio sur a la vuelta de la esquina, y sin acceso a canales de venta regulares para sus vinos de mesa, los productores se quedan con cantidades significativas de inventario disponible que pueden desperdiciarse debido a problemas de almacenamiento.

Esas preocupaciones, además de la pérdida de ventas directas a los consumidores que también han sido restringidas, exacerban una situación económica ya desafiante para los productores de vino en el Cabo Occidental y las empresas afiliadas al vino en Sudáfrica.

Parece absurdo prohibir repetidamente la venta de alcohol en todo el país y vincularla, al menos retóricamente, a preocupaciones en torno a COVID sin tener en cuenta el impacto financiero de gran alcance que repercute en toda la industria de bebidas alcohólicas.

La publicación de esta medida este 20 de enero profundiza en tres preguntas fundamentales para tratar de llegar a una mejor comprensión:

¿Cuál es la razón detrás de las prohibiciones? ¿Cómo está reaccionando la industria del vino en su conjunto? ¿Y cómo ha afectado la situación a las bodegas sudafricanas, tanto grandes como pequeñas?

Las demandas sobre el personal médico y el sistema de salud a nivel nacional es una razón citada con frecuencia. Sin la venta de alcohol, según el razonamiento, habrá menos pacientes en los hospitales y las unidades de trauma debido a un número reducido de accidentes de tráfico y delitos violentos.

Vinos sudafricanos sufrirán con nueva prohibición

La industria vinícola sudafricana será una de la más afectadas con la nueva prohibición

Si hay menos pacientes con trauma urgente, entonces se puede redirigir más personal médico y camas de hospital al tratamiento de pacientes con COVID. Ya se están realizando investigaciones para estudiar si esto realmente está sucediendo.

¿Cómo está reaccionando la industria del vino de mesa?

La semana pasada, el 15 de enero, varias organizaciones de la industria del vino enviaron una carta abierta al presidente de Sudáfrica, Cyril Ramaphosa. La carta captura con franqueza estos momentos tensos de desesperación que las organizaciones y sus electores en todo el país están viviendo actualmente. Varias conclusiones notables incluyen:

“… la restricción actual en la venta de vino de mesa está teniendo un impacto devastador en nuestra industria y en todos los muchos accesorios relacionados, iniciativas de transformación, proyectos de mejora de la comunidad y trabajos.

Si bien reconocemos las angustiosas consecuencias de esta creciente ola de la pandemia COVID-19 y la disponibilidad crítica de camas hospitalarias, le imploramos que trabaje con nosotros para explorar mecanismos alternativos, para los cuales existen precedentes, para revitalizar nuestra industria”

Esta pandemia ha destacado el papel que podemos desempeñar para educar aún más al público sudafricano para que se conviertan en consumidores responsables de vino y, por la presente, ofrecemos nuestros servicios para ser embajadores comprometidos de nuestro amado país»

«Señor. Presidente, la industria del vino de Sudáfrica desempeña un papel vital como empleador en los sectores agrícola y alimentario, pero también a lo largo de la cadena de valor creando más de 265000 puestos de trabajo: afectando a los sommeliers, representantes de granjas de vino, proveedores, restaurante, minoristas y personal de salas de catas , educadores del vino, garagistas, periodistas del vino y trabajadores de los medios, y todas sus familias y dependientes.

Contribuimos con más de R55 mil millones o 1,1% al PIB de Sudáfrica y aseguramos un efecto positivo en la balanza de pagos a través de exportaciones significativas. En varias economías rurales, el sector del vino es la columna vertebral de las comunidades y pueblos”

La carta fue firmada por el director y los presidentes de las siguientes organizaciones: Instituto de Maestros del Vino del Cabo, Academia del Vino del Cabo, Gremio de Enólogos del Cabo y Fideicomiso de Subasta de Vino del Cabo.

Los viñedos sudafricanos se alistan para la vendimia

Ya con la vendimia muy cerca, los productores de vino se alarman ante la nueva prohibición de ventas

¿Qué pasa con los productores individuales de vino de mesa? ¿Cómo ha impactado esto a bodegas de diversos tamaños?

El homónimo de Bruce Jack Wines escribió una extensa narrativa para TheBuyer.net, con sede en el Reino Unido, sobre los costos humanos y de la industria de COVID-19 desde su perspectiva en Sudáfrica y como marca global.

Rico Basson, director gerente de Vinpro (una organización sin fines de lucro que representa y aboga por 2500 empresas vinícolas sudafricanas), actualiza con frecuencia su cuenta personal de Twitter con información útil y precisa; la cuenta Vinpro también es un recurso útil para actualizaciones.

En menor escala, Carolyn Martin de Creation Wines en la región de Walker Bay ofrece regularmente su perspectiva a nivel del suelo a través de boletines informativos y publicaciones de blog en el sitio web de la bodega.

Martin escribió recientemente que, bajo la última prohibición del gobierno que dura hasta el 15 de febrero, Creation no habrá podido vender sus vinos localmente durante 22 semanas del año financiero actual. El turismo es una fuente importante de ingresos para el negocio (y para la industria sudafricana en general), pero Creation ha tenido que cerrar su sala de degustación, lo que crea dificultades tanto para la bodega como para sus empleados directos.

Mientras miran hacia adelante para cosechar en solo unas pocas semanas, y las presiones propias que trae ese momento, Martin y otros productores de la región trabajan para impulsar las ventas internacionales a través de una red global de seguidores sudafricanos en el comercio minorista y, cuando sea posible, niveles de restaurante también.

Más información aquí