El vino ha sido una de las bebidas más afectadas en el mercado británico por tarifas arancelarias, con casi 40 por ciento más en la última década

En estos días es noticia que el grupo Wine Drinkers UK (WDUK) ha renovado sus llamamientos para que el gobierno británico de Boris Johnson reconozca el vino como la bebida favorita del Reino Unido mediante la reducción de impuestos cada vez más onerosos.

El grupo, que dice estar ‘harto de que el vino sea gravado injustamente’ ha renovado sus esfuerzos después de que quedó claro que el vino ha sido la bebida alcohólica preferida por los bebedores británicos durante los tres cierres implementados por la COIV-19 el año pasado.

Según una nueva investigación de YouGov, a petición de WDUK, uno de cada cuatro británicos (24%) dice que su gasto en vino para llevar a casa ha aumentado desde el primer cierre en marzo, y el 5% dice que ha aumentado en casi un tercio. Aquellos que viven en Londres (30%) y West Midlands (29%) dijeron que su gasto ha aumentado más.

Esto se suma al hallazgo de que un tercio (32%) de los adultos del Reino Unido que beben alcohol dicen que el vino es su bebida alcohólica favorita, superando a la cerveza (25%) y las bebidas espirituosas (25%) en el segundo y tercer lugar, respectivamente.

“Gran Bretaña es sin duda una nación de amantes del vino”, dijo Helena Nicklin de Wine Drinkers UK. “Es nuestra bebida alcohólica favorita y su popularidad sigue creciendo. El vino es disfrutado por la gente común en todo el país, el viejo estereotipo de que es una bebida solo para la clase media acomodada es cosa del pasado.

“No ha habido un recorte en el impuesto al vino durante casi 40 años y, desde 2010, los impuestos sobre el vino han aumentado significativamente más que sobre la cerveza, la sidra y las bebidas espirituosas. Esto impacta en una industria que es cada vez más importante para la economía británica y en los millones de personas en el Reino Unido que disfrutan del vino”.

El consumo de vino por los briánicos ha crecido mucho

En tiempos de pandemia, los vinos han aumentado su popularidad en el Reino Unido

Los aumentos de impuestos británicos sobre el vino han seguido aumentando durante la última década, totalizando + 39 % durante los últimos diez años, superando a la cerveza (16%) y las bebidas espirituosas (27%).

Solo el 4% de los británicos encuestados por YouGov adivinaron correctamente que el nivel de impuestos sobre una botella de vino de 5 libras esterlinas era del 61% (83 peniques de IVA y 2,23 libras esterlinas de impuestos).

Príncipe británico Carlos bebiendo vino en Australia

El príncipe Carlos degusta una copa de vino durante su visita a Australia

Si bien beber vino en casa no ha recuperado toda la holgura del cierre de los canales comerciales, las ventas de vinos tranquilos fuera del comercio aumentaron un 10% interanual en 2020. Las ventas de vino espumoso fuera del comercio aumentaron un 5% (Informe de mercado WSTA de diciembre de 2020).

Wine Drinkers UK es un grupo integrado por amantes, fabricantes y vendedores del vino. Lanzó la campaña Reducir el impuesto al vino para lograr un trato más justo para los bebedores de vino en todo el país.

Reino Unido ocupa el sexto puesto como consumidor de vino a nivel mundial detrás de países como Estados Unidos, Francia e Italia. Según datos provisionales de la OIV (Organización Internacional de la Viña y el Vino), en 2017, los británicos consumieron 12,7 millones de hectolitros de vino.

En los últimos años, las colinas inglesas se han cubierto de vides. La producción de vino es todavía relativamente pequeña (alrededor de 150.000 hl) pero el crecimiento experimentado en los últimos años ha sido exponencial, especialmente en lo que se refiere a la producción de vinos espumosos (alrededor de 120.000 hl), beneficiándose de un aumento de las temperaturas por el cambio climático y un terruño calcáreo.

Más información aquí