Una de las preguntas más locas es ¿Cuántas burbujas hay en un vaso de cerveza?: Los científicos lo han contestado

¿Alguna vez has mirado de forma pensativa tu vaso de cerveza y en tus divagaciones has llegado a preguntarte sobre las burbujas que de forma divertida ascienden de la base del vaso hasta la brumosa espuma superior?, bueno, alguno algunos científicos que han pasado por ese mismo pensamiento se pusieron manos a la obra en buscar una solución, y la han encontrado.

La cerveza es una de las bebidas más populares y suscita muchos debates a su alrededor: ¿Mejor en verano que otra época del año? ¿Mejor más o menos fría?, ¿Vaso pequeño o jarra grande?, y dentro de esas preguntas está ¿Cuántas burbujas tiene un vaso de cerveza?.

¿Cuantas burbujas hay en un vaso de cerveza? ¿1000? ¿100.000? Ya lo sabemos... 1

Burbujas en un vaso de cerveza

La respuesta es básicamente: montones

La ciencia nos dice que cuando se sirve un vaso de cerveza, las pequeñas burbujas aparecen y suben a la parte superior del vaso, formando la característica espuma.

Las lagers, en concreto, se producen mediante un proceso de fermentación que convierte los azúcares de los granos malteados en alcohol y dióxido de carbono. La carbonatación resultante -que también puede potenciarse durante el envasado comercial- es parte de lo que da a la cerveza su agradable experiencia sensorial, desde los compuestos de sabor y olor hasta incluso el ligero cosquilleo en la nariz del consumidor.

Anteriormente se había determinado que una copa de champán contenía alrededor de un millón de burbujas, pero ¿qué pasa con la cerveza?

Los investigadores, que publicaron sus resultados en ACS Omega, calcularon que en un «vaso de cerveza rubia suavemente servida» hay entre 200.000 y casi 2 millones de burbujas.

El equipo llevó a cabo su investigación vertiendo primero una cerveza comercial en un vaso inclinado.

A partir de ahí, los investigadores, que publicaron sus resultados en ACS Omega, pudieron estimar que en una «cerveza ligeramente vertida» hay entre 200.000 y casi 2 millones de burbujas.

Puedes leer los resultados en su totalidad -y descubrir cómo llevaron a cabo exactamente los investigadores su experimento- en el estudio, aquí.

Los investigadores midieron primero la cantidad de dióxido de carbono disuelto en una cerveza comercial justo después de verterla en un vaso inclinado, como haría un consumidor para reducir su espuma superficial. A continuación, utilizando este valor y una temperatura de degustación estándar, calcularon que el gas disuelto se agregaría espontáneamente para formar corrientes de burbujas en todas las grietas y cavidades del vaso.

A continuación, las fotografías de alta velocidad mostraron que las burbujas crecían en volumen a medida que flotaban en la superficie, capturando y transportando gas disuelto adicional al aire por encima de la bebida. A medida que la concentración de gas restante disminuía, el burbujeo acababa por cesar.

La Sociedad Química Americana (ACS) es una organización sin ánimo de lucro constituida por el Congreso de los Estados Unidos. La misión de la ACS es hacer avanzar la empresa química en general y a sus profesionales en beneficio de la Tierra y de todos sus habitantes. La Sociedad es líder mundial en la promoción de la excelencia en la enseñanza de la ciencia y en el acceso a la información y la investigación relacionadas con la química a través de sus múltiples soluciones de investigación, revistas revisadas por pares, conferencias científicas, libros electrónicos y el periódico semanal Chemical & Engineering News. Las revistas de la ACS se encuentran entre las más citadas, las más fiables y las más leídas dentro de la literatura científica; sin embargo, la propia ACS no realiza investigación química. Como líder en soluciones de información científica, su división CAS se asocia con innovadores de todo el mundo para acelerar los avances curando, conectando y analizando el conocimiento científico mundial. Las oficinas principales de la ACS se encuentran en Washington, D.C., y en Columbus, Ohio.