Los vinos Linaje Garsea son envolventes, intensos, potentes y afrutados, tienen el sabor de los paseos por los viñedos al amanecer

Los vinos Linaje Garsea son envolventes, intensos, potentes y afrutados, tienen el sabor de los paseos por los viñedos al amanecer. «Hay algo que se nota en un vino especial. Algo que va más allá de las sensaciones que se puede traducir en una cata de vinos o en cualquier concurso de vinos, con cabezas frías, de uno a diez… Ese algo, que no tiene nombre, es lo que queda en el vino de todos estos momentos que alguien ha disfrutado haciendo», con tal pasión surgen en el viñedo cada uno de sus productos.

«Cada vino es como mirar el único rayo de sol del invierno de la Ribera del Duero, este ilumina lo que aún es la promesa de una excelente uva. Tienen el aroma de las horas, de los días, pensando y saboreando. Y el silencio lleno de matices de una tarde», ese es el esplendor con el que respiran las barricas de roble en la bodega.

LINAJE GARSEA

«Cada vino de Linaje Garsea es como mirar el único rayo de sol del invierno de la Ribera del Duero».

Siete hermanos que viven el vino sin compromiso

Lo que caracteriza a los productos que salen de la bodega es el cariño de siete hermanos que viven el vino sin compromiso: «Recibimos un legado y tratamos de convertirlo en una expresión de respeto, pasión y destreza. Y lo disfrutamos todos los días. Entonces si ese algo tuviera el nombre que no tiene ese nombre sería Linaje Garsea. Valdecobos, provisto de arcilla y piedra caliza y rico en hierro, potasio y otros minerales, se produce en uno de los valles internos más preciosos de la Ribera del Duero sufriendo menos rigor de las heladas primaverales y otoñales y consigue un sol que madura la fruta a la perfección, sin requiriendo fertilizantes orgánicos o tratamientos en los viñedos».

Linaje Garsea es una tierra más húmeda y rica en materia orgánica, pero también más expuesta a la dureza del clima, «tiene viñedos que hay que cuidar mucho, darles un trato especial, estar más pendiente de ellos, ya que el agua sale con facilidad y hay que bajarla por una franja de drenaje para que las raíces la busquen con mimo, dando como resultado menos uvas pero de excelente calidad».

Características de la producción en Linaje Garsea

  • 51 hectáreas entre propias y familiares en Linaje Garsea, con cepas de hasta 45 años, no más de 3.000 cepas por hectárea, muy por debajo de las 4.000 permitidas por la Junta Reguladora de la Denominación de Origen que avala los vinos, a fin de para asegurar una mejor distribución del viñedo y un mayor control de la producción.
  • En invierno, en Linaje Garsea la vid descansa. Se podan dejando solo 3 tallos para el futuro y más allá del período de heladas. Resistir las heladas es bueno para el suelo, pero peligroso para la planta, habrá sido una prueba exitosa.
  • En primavera, los primeros rastros de vida se encuentran en el campo, volviendo a podar las ramas para distribuir la sacarosa por las ramas y hojas dejadas, enriqueciendo así cada uva que nace.
  • Durante el verano permiten que el crecimiento sea lo más natural posible, eliminando las hierbas con los cultivadores para evitar el uso de herbicidas.
  • En otoño, con la fruta gana en volumen, y se realizan dos podas de uva.
  • Sin dejar el otoño llega la vendimia. Todo el trabajo del año se ve recompensado con más trabajo: «Se seleccionan qué uvas se convierten en vino: «Se cosechan siempre a mano, sintiendo el latido del corazón, solo para aquellas que han alcanzado la madurez óptima, a veces de noche para el calor no inicia la fermentación de forma prematura, y limpiándolos y apilándolos cuidadosamente en Bodega en cajas de 12-20 kilos como máximo, para poder monitorizarlos y prevenir su deterioro. Al llegar las uvas a la bodega, se vuelven a seleccionar y despalillar y reposar unos días en depósitos de acero de no más de 15.000 litros macerando en pequeñas cantidades para extraer lo mejor de cada fruto».
  • A las dos horas, la uva 100% roja, habrá extraído el mosto ya anunciado convertido en un excelente rosado. El hollejo restante enriquecerá los vinos tintos seleccionados para Crianza y Reserva.
Linaje Garsea es una tierra más húmeda y rica

Linaje Garsea es una tierra más húmeda y rica en materia orgánica, pero también más expuesta a la dureza del clima.

Para los tintos, en esta primera fase de la uva macerar 5-7 días para los vinos de entrada y unos 9 días para los vinos premium. En este momento la propia uva se liberará de lo que necesitamos para empezar a fermentar con levaduras naturales que adquiere su propio hollejo.

«De pie en todo momento de lo que ocurre dentro de los depósitos, se suelen retirar manualmente para refrescar la piel, que queda en la parte superior, y se unta hasta 4 veces al día con el jugo fermentador que ocupa el fondo. De esta forma estamos mejorando la homogeneidad del vino, permitiendo un equilibrado que explota toda la riqueza de la fermentación de la uva», explican desde la bodega.
Tras la fermentación alcohólica y prensado manual, fermentación maloláctica activada por los elementos de la propia uva, redondeará el carácter natural y saludable de los vinos. Una vez que el vino esté limpio de impurezas, siempre sin filtrar, reposará en barricas de roble americano de Kentuky y Missouri, francés de Vosge y Alier y también húngaro y español: «De 3-5 meses nuestra Barrica. De 6-8 Vendimia Seleccionada y unos meses en botella. Los vinos de crianza serán 12 meses requeridos por nuestro Consejo Regulador y un extra de 2, y 12 o 14 acabados en botella. Los vinos Reserva pasarán 16 meses en barrica y 20 en botella».
linaje garsea

Linaje Garsea: «Hay algo que se nota en un vino especial. Algo que va más allá de las sensaciones que se puede traducir en una cata de vinos o en cualquier concurso de vinos».

Productos de Linaje Garsea

Linaje Garsea: «Siempre hemos creído principalmente en el terruño y los métodos tradicionales en pequeños depósitos», así describen desde la bodega. Estos vinos proceden de viñedos propios distribuidos en 85 hectáreas en diferentes pagos, principalmente con Tempranillo-Tinta del País en espaldera y en copa. 250.000 botellas al año.

Linaje 1888: «Elaboramos todos nuestros vinos principalmente con Tempranillo», describen. La uva Tempranillo es muy apreciada porque ofrece un cuerpo completo; piel gruesa con tendencia a madurar temprano; un sabor afrutado natural y profundo.

Señorío de Caleruega: define perfectamente la descripción de vino de autor. Un vino que necesita oxígeno para mostrar su identidad. Rendimientos de 1 kg por cepa, y de viñedos de más de 70 años.

Marco Aurelio: Un vino con muchas tonalidades de juventud, limpio y brillante, con algo de potencia y juventud, fruta negra y roja. Tonos afrutados, moras, algo de grosella negra.