Moscatel y albillo real son las nuevas variedades de uva de Vino de Toro usadas en sus vinos amparados por el Consejo Regulador

«La Denominación de Origen del Vino de Toro ha incorporado la albillo real y la moscatel de grano menudo a las variedades de uva para la elaboración de los vinos blancos y rosados», y la novedad es que ya están amparados por el Consejo Regulador tras recibir el visto bueno de la comisión de agricultura europea. El nuevo pliego de condiciones de la D.O. del Vino de Toro incluye esas dos variedades que antes no se contemplaban.

«Ambas cuentan con tradición en la zona», según ha asegurado el consejo regulador de la Denominación de Origen en un comunicado, ahora son seis las variedades que se pueden utilizar para elaborar los vinos de esta zona vitivinícola a la que pertenecen doce municipios sureste de Zamora y tres del suroeste de Valladolid.

la albillo real y la moscatel

La Denominación de Origen del Vino de Toro ha incorporado la albillo real y la moscatel de grano menudo a las variedades de uva para la elaboración de los vinos.

El consejo regulador ha animado a los viticultores a inscribir viñedos de los nuevos tipos de uva admitidos de cara a la vendimia de este año. A la variedad autóctona principal, la tinta de Toro, se suman:

  • La garnacha tinta
  • Malvasía castellana,
  • Verdejo
  • Albillo real
  • Moscatel de grano menudo.

Otras novedades

  • Acaba de entrar en vigor la posibilidad de calificar y comercializar como vino tinto amparado por la D.O. Vino de Toro los monovarietales de garnacha tinta, siempre que se elaboran con al menos un 85% de uvas de esa variedad y el resto necesariamente con tinta de Toro.
  • Esa calificación afecta a todas las variedades de tintos, tanto jóvenes, como jóvenes roble, crianzas, reservas y grandes reservas, lo que abre «un nuevo abanico de posibilidades» y «actualiza» la D.O. para adaptarla a las tendencias de mercado, donde los monovarietales de garnacha tinta son cada vez más demandados.
  • El rendimiento de uva máximo permitido por hectárea de la variedad tinta de Toro se incrementa hasta los 7.500 kilos por hectárea.
  • Los rendimientos se adaptan a la nueva realidad, en la que los viñedos en espaldera con apoyo de riego son ya más del 25 por ciento del total y logran un mayor rendimiento frente a los tradiciones en vaso que eran los únicos existentes cuando se aprobó la anterior reglamentación hace 34 años.
Vino de Toro

El consejo regulador de la Denominación ha subrayado que los cambios ponen de relieve que el Vino de Toro está «en constante renovación».

El consejo regulador de la Denominación

El consejo regulador de la Denominación ha subrayado que los cambios ponen de relieve que el Vino de Toro está «en constante renovación» y que apuesta «por la innovación y el futuro». También ha destacado que esas modificaciones permiten adaptarse a las tendencias e incorporar nuevas variedades para aumentar la cuota de mercado en otros segmentos y a la vez garantizar la calidad.

«El compromiso con la calidad conlleva al cumplimiento de una rigurosa normativa vigente, que dicta el Reglamento por el que se rige la Denominación de Origen Toro. Este reglamento contempla todo el proceso con normativas específicas que van desde la implantación del viñedo y sus prácticas culturales hasta la comercialización del producto embotellado; detallándose en cada caso normas de calificación de producto amparado, de etiquetado, de vendimia, de producción y de expedición de producto, etc. siendo en su conjunto las que nos garantizan el origen y certificación del producto», explican en su web.

Vino del Toro

Se llenaron con Vino de Toro bodegas reales y navíos que alcanzarían las tierras del nuevo mundo. 

Los vinos tintos se elaboran principalmente con la variedad Tinta de Toro, buscando siempre el grado de madurez necesario para obtener vinos donde el equilibrio de sus componentes redunden en la notable calidad de los vinos.

La uva despalillada se encuba en depósitos donde fermentará en presencia de los hollejos durante un tiempo que dependerá del tipo de vino a obtener. Así los vinos jóvenes tendrán encubados más cortos y los vinos destinados a envejecimiento en barricas de roble bordelesas tendrán maceraciones más largas, extracción que la barrica domesticará con el paso del tiempo potenciando la longevidad de los mismos.

Dadas las excepcionales condiciones climatológicas que se prestan en la zona, la variedad Tinta de Toro madura temprano, esto da la oportunidad para que las bodegas elaboren además, vinos por el sistema de maceración carbónica (encubado de racimos enteros), estos vinos fragantes, frescos y aromáticos se empiezan a comercializar a partir del mes de noviembre, dentro del mismo año de la recolección de la uva.

Sobre la D.O. Vino de Toro

La provincia de Zamora está situada en el extremo occidental de la región de Castilla y León. La zona de producción de los vinos amparados por la D.O. Toro se encuentra situada al sureste de la provincia de Zamora y suroeste de la provincia de Valladolid. Comprende parte de las comarcas naturales de Tierra del Vino, Valle del Guareña y Tierra de Toro y linda con los páramos de Tierra del Pan y Tierra de Campos.

notable calidad de los vinos

Los vinos tintos se elaboran principalmente con la variedad Tinta de Toro, buscando siempre el grado de madurez necesario.

La extensión total de la zona que ampara la D.O. Toro, abarca 62.000 herctáreas de terreno, la superficie dedicada a viñedo es de 8.000 Has., de las cuales 5.376 están registradas en el Consejo Regulador, que pertenecen a 1.019 viticultores inscritos. Los vinos de Toro cuentan con una gran tradición. Sus orígenes son anteriores al asentamiento de los romanos. En la Edad Media fue considerado un bien de gran aprecio, siéndole concedido privilegios reales que permitían su comercialización en ciudades donde la venta de otros vinos estaba prohibida.

Se llenaron con estos vinos bodegas reales y navíos que alcanzarían las tierras del nuevo mundo. Durante el siglo XIX se exporta en grandes cantidades a Francia para suplir la falta de vino provocada por la plaga de la filoxera. En los años 70 del siglo XX se dan los primeros pasos para crear lo que con el paso del tiempo llegaría a ser la Denominación de Origen Vino de Toro, cuya culminación llega en 1987.

En la actualidad el Consejo Regulador de la Denominación de Origen Vino de Toro avala la calidad de 63 bodegas. La evolución que ha experimentado en las últimas décadas les ha llevado a ser protagonistas del magma que arrastra la crítica de vinos tanto a nivel nacional como internacional.