La Mejorada elabora vinos de «Terroir» caracterizados por una combinación de factores naturales y humanos que hacen únicos sus vinos

La Mejorada elabora vinos de «Terroir» caracterizados por una combinación de factores naturales y humanos que hacen únicos sus vinos. Es una finca espléndida, en Olmedo. Fuera de cualquier Denominación de Origen, sus vinos están construidos con solidez. La bodega pertenece a Rafael Moneo. Después de haber construido él mismo algunas de las bodegas más emblemáticas de los últimos años, quedó atrapado por la magia del vino. Lo hizo con humildad y con ganas de aprender.

Primero rehabilitó el monasterio. Con una historia grandiosa, por aquí pasaron los Reyes Católicos y Carlos V, pero tras ser saqueado en la Guerra de la Independencia, poco quedaba cuando Rafael llegó al lugar: «Con el mismo buen arte con el que edifica sus construcciones modernas en cualquier lugar del mundo, llevó a cabo la restauración del antiguo convento para convertirlo en una bodega con instalaciones modernas. El resultado es sencillamente magnífico».

bodega-y-viñedos-la-mejorada

La bodega se asienta sobre un lugar que antes fue capilla mudéjar, monasterio, colegio y hospedería de ilustres personalidades.

Hace unos 15 años se plantaron Malbec, Cabernet Sauvignon, Merlot y Syrah principalmente. Y por supuesto también, Tempranillo.

La restauración del convento y la calidad de los vinos

La restauración del convento es grandiosa.  Y los vinos están en el mismo nivel que todo lo demás: «Son de esos  vinos a los que no les falta ni les sobra nada. Esos, en los que el buen gusto se impone y no hay nada excesivo que los haga vulgares. Al contrario: mucha clase».

La bodega se asienta sobre un lugar que antes fue capilla mudéjar, monasterio, colegio y hospedería de ilustres personalidades. El legado histórico se suma a otro aspecto muy destacable: crear tintos únicos a partir de Tempranillo, Syrah, Merlot, Malbec o Cabernet Sauvignon en una tierra donde esencialmente se elaboran vinos blancos de Verdejo.

El proceso de elaboración se realiza a través de una selección de solo las mejores uvas procedentes de vendimia manual,  por parcelas y variedades, tras una rigurosa elaboración y posterior crianza en barricas de roble francés. Los vinos: Villalar, Las Norias, Las Cercas y Tiento, tintos elaborados bajo la IGP Vino de la Tierra de Castilla y León.

El nombre de La Mejorada

El nombre de la Mejorada tiene su origen en el siglo XIV, cuando María Pérez, vecina de Olmedo, recibe una mejora en la herencia de sus padres que incluía las tierras donde hoy se emplazan las Bodegas y Viñedos de La Mejorada.

Devota de la Virgen, María Pérez, “la mejorada”, levantó una humilde ermita, pero no fue hasta avanzado el siglo XV cuando una pequeña comunidad de monjes jerónimos construyó allí un monasterio que siempre contó con el patrocinio del Infante Fernando de Antequera, que pasaría más tarde, tras el Compromiso de Caspe, a ser Fernando I de Aragón.

Cruce de caminos en la Castilla de los siglos XV y XVI, la Hospedería del Monasterio de La Mejorada pronto se convirtió en un lugar de encuentro obligado, visitándolo con frecuencia personalidades importantes de la época como los Reyes Católicos, Carlos V y Felipe II.

  • Durante los siglos XVII y XVIII continuó siendo un próspero monasterio, manteniendo los Jerónimos una activa comunidad, interesada tanto en la cultura como en las labores agrícolas. Los lagares existentes dan testimonio de la importancia que tenía la viticultura y la elaboración de vino, en la vida del monasterio.
  • La vida del monasterio quedó interrumpida con la Guerra de la Independencia, en la que fue completamente desmantelado. Tan solo la capilla mudéjar quedó en pie. En 1999 la sociedad Bodegas y Viñedos La Mejorada compró los restos del monasterio y, con ellos, las 140 hectáreas adscritas al mismo, comenzándose la plantación de las viñas y las tareas de restauración.
  • En el año 2004 la bodega quedó instalada en los restos del Monasterio en torno al claustro. A finales de 2007, La Mejorada pasó a ser propiedad de la sociedad familiar de Rafael Moneo.

Con una producción deliberada de 2.000 kg. por hectárea, la Mejorada dispone actualmente de las siguientes variedades: Tempranillo, Syrah, Merlot, Malbec y Cabernet Sauvignon.

Sitios de interés en Bodegas y Viñedos La Mejorada

  • Monasterio de La Mejorada, situado a 5,5 km de Olmedo.
  • Dentro de las cercas que limitan el recinto del mismo, se encuentran la Capilla Mudéjar construida a principios del siglo XV (monumento nacional desde 1931), las ruinas de lo que fueron la Iglesia y la Capilla Fonseca, la Casa del Peregrino, la Pesquera, las Norias, el Palomar, el Claustro Nuevo.
  • El complejo monástico de La Mejorada se encuentra hoy adaptado por el arquitecto Rafael Moneo recuperando el paisaje vitícola y arquitectónico, ubicando la bodega en las antiguas dependencias del monasterio y dispuesto alrededor de estas las nuevas plantaciones comenzadas a finales de los años noventa.
  • La viña es donde comienza todo el proceso; cuarenta hectáreas de variedades tintas (Tempranillo, Syrah, Merlot, Cabernet Sauvignon y Malbec), flanqueadas por pinares y el río Adaja se cultivan prescindiendo del uso de productos químicos.
villalar La Mejorada

Villalar  de la La Mejorada.

Villalar: un auténtico vino de meseta

Rafael Moneo se embarcó en esta aventura que es cultivar viña y hacer vinos hace ya unos años. Con humildad, en su magnífica finca La Mejorada en Valladolid, cultiva y elabora solo vinos tintos. La gama más económica de la bodega tiene gran clase y una elegancia. Un auténtico vino de meseta: con su clima frío en invierno, sus veranos secos y calurosos el día pero de frescas noches. Es recio, como los de la meseta. El nombre hace referencia a la derrota de los Comuneros, en los campos de Villalar. El General Padilla, el cabecilla de los rebeldes, está enterrado aquí, en la Mejorada por orden de Carlos I.

Notas de cata:

  • Fresas y frambuesas, algo de canela y pimienta.
  • En boca: perfecto en estructura con su punto de acidez y su toque de taninos envolviendo. Mucha clase.
  • Probadlo con carnes rojas, quesos, embutidos y también pastas y arroces sabrosos.
Las Norias la Mejorada

Las Norias, de La Mejorada.

Las Norias, vino que se hace del sempiterno Tempranillo

Rafael Moneo compra un antiguo convento en Olmedo y lo restaura para convertirlo en una bodega. El resultado es La Mejorada. Bonito por dentro, bonito por fuera y con unos vinos que están a la altura de la categoría. Las Norias se hace del sempiterno Tempranillo, de Valladolid, pero aquí sin ninguna Denominación de Origen que lo acompañe. Eso sí, el clima seco, frío en invierno, caluroso los días de verano, pero fresco en sus noches. 12 meses de roble francés, el más fino, el más elegante, son exactamente los que pide este vino para resaltar su gracia y es justo lo que le han dado. Pues eso: equilibrio y rigor.

Notas de cata:

  • Con un carácter más austero, es de esos vinos a los que no les sobra ni les falta nada.
  • No busquéis exuberancia sino rigor y equilibrio.
  • Justa medida en la fruta, sin avasallar, y una barrica que solo acompaña.
  • Perfecto para comidas informales, una carne en un buen guiso y un arroz de esos contundentes.
Las cercas, la Mejorada

Las cercas, de La Mejorada.

Las cercas es una mezcla de Tempranillo y Syrah de Valladolid

La Mejorada es la incursión del arquitecto Rafael Moneo en esto del vino. En Valladolid, pero fuera de las DO de la zona, Moneo rehabilita el antiguo convento de jerónimos para convertirlo en bodega y se hace cargo de las 140 hectáreas que lo rodean, incluyendo el viñedo. Las Cercas es una mezcla de Tempranillo y Syrah de Valladolid, pero sin ganas de estar en ninguna D.O. por eso de tocar su propia melodía. La parte más recia del Tempranillo y la cara más amable de la Syrah se unen sin estridencias. El clima riguroso de la meseta contribuye a esa moderación, que es signo de elegancia.

Notas de cata:

  • Notas buenas de fruta negra y roja con algo más como cedro; taninos maduros y potencia.
  • Tan equilibrado y tan bien construido que te reavivan el espíritu. Como una suite clásica.
  • Platos contundentes a base de carne o unas legumbres guisadas con fundamento.