José Ramón Urtasun, propietario de Remírez de Ganuza, prevé batir este año los 2,8 millones de ventas de 2019 de la bodega en Ribera del Duero

José Ramón Urtasun tiene 45 años. En la actualidad es propietario de Remírez de Ganuza, bodega que fundó en 1989 Fernando Remírez de Ganuza en Samaniego. La familia Urtasun cuenta entre sus propiedades, además, los hoteles Akelarre, en San Sebastián, y de Torralbenc, en Menorca.

Mientras que de la calidad de los vinos se ocupa el enólogo Jesús Mendoza, José Ramón Urtasun se ocupa de la gestión y de la actividad comercial de los vinos de su bodega. Es licenciado en Ciencias Ambientales, apasionado de la fotografía y propietario a su vez del 15% de la bodega Tr3smano en Ribera del Duero, que ha encontrado en el vino mucho más que un negocio.

José Ramón Urtasun

Mientras que de la calidad de los vinos se ocupa el enólogo Jesús Mendoza, José Ramón Urtasun se ocupa de la gestión y de la actividad comercial de los vinos de su bodega.

“Fue una decisión de la empresa familiar, pero fue un poco por romanticismo, porque es un mundo atractivo, con valores. Entramos de nuevas, y durante un tiempo estuvimos fuera del foco porque una bodega es algo muy personalista, y estaba Fernando, el fundador, pero poco a poco vas haciendo un acercamiento, viendo cómo puedes ayudar y vas aprendiendo cosas”, dice José Ramón Urtasun de sus inicios en el mundo del vino.

Este artista, empresario y amantes de los buenos vinos, nos acerca a aspectos esenciales del sector vinícola en una entrevista concedida, recientemente, a El País. Entre sus consideraciones, destaca cuánto se parece el mundo de los vinos con el deporte. “Como país, si eres el único tienes el doble de terreno por el que luchar. Si estás solo te cuesta el doble de esfuerzo ser reconocido, pero cuando estás acompañado se trata de remar todos en la misma dirección”, dice.

“Le ocurre a los vinos del Líbano, que son reconocidos por el conjunto, no por uno solo. El mundo del vino es muy competitivo. Nosotros, por un posicionamiento en cuanto a precio y reconocimiento, estamos en la misma línea que Artadi, Roda o Benjamín Romeo, pero para mí lo más importante es lo que va más allá de la competencia, y es lo que conseguimos hacer todos juntos por el vino español. El éxito es beneficioso para todos. Lo importante es que entre todos consigamos una marca fuerte”, explica José Ramón Urtasun.

El vino español en el contexto internacional

Para José Ramón Urtasun, “el vino en España tiene un pequeño lastre, el precio”. Y agrega a esto: “Cuanto más vino haya que se salga del precio medio y sobreviva en ese nicho de mercado es beneficioso para todos. Hay vinos españoles que pueden competir al mismo nivel que los grandes vinos del mundo. Y para lograrlo hay un factor que lo determina, como es la capacidad de envejecer”.

Tanto potencial ve en los vinos españoles que se atreve a asegurar que los grandes vinos viejos de Rioja pueden competir con los grandes vinos de Borgoña y de Burdeos, sin embargo destaca un problema en este camino: “No todas las bodegas tienen la capacidad para guardar vino que luego puedan ofrecer a restaurantes, que no tienen capacidad de almacenarlo, o a las buenas tiendas del mundo”.

José Ramón Urtasun

“No todas las bodegas tienen la capacidad para guardar vino que luego puedan ofrecer a restaurantes, que no tienen capacidad de almacenarlo, o a las buenas tiendas del mundo”, dice José Ramón Urtasun.

Hay mucha diferencia entre lo que espera un cliente y un comerciante. Es por eso que José Ramón Urtasun prefiere detenerse a escuchar a comerciales, importadores y exportadores: “A veces veo que hay cierta disparidad en el discurso para convencer a los críticos, al distribuidor o al cliente. Por ejemplo, un sommelier necesita que le sorprendas y un consumidor necesita confianza en una marca, en una uva o en un vino, en nombres que le hagan sentir cómodo. Y por eso creo que hay que ensalzar la uva tempranillo”.

Asimismo, asegura que España, si lo analizamos desde el punto de vista de que es un país altamente productor de vino, no se encuentra entre los más consumidores. Sin embargo la preocupación no debe radicar en las cifras de consumo. Y lo explica de esta forma: “Lo primero que hay que dar es confianza y mejorar el nivel medio de lo que se sirve en las barras, y dejar de hacer, por parte de los hosteleros, el análisis de lo que deben ganar por porcentaje, cuando lo que tiene es que ayudar a la facturación de los costes fijos del restaurante. Es un error mirar solo la rentabilidad de la botella”.

Remírez de Ganuza en el mundo

“No soy un gran vendedor, pero cuando le veo sentido a lo que vendo, como es el caso, sí lo soy. Nosotros estamos en un segmento alto, en el que muchas veces prima el factor precio, y hay gente a la que no le interesa las bondades del precio, y eso es complicado, sobre todo cuando te hablan de márgenes y precio, y no del vino”, explica José Ramón Urtasun.

José Ramón Urtasun

“Nosotros estamos en un segmento alto, en el que muchas veces prima el factor precio, y hay gente a la que no le interesa las bondades del precio, y eso es complicado, sobre todo cuando te hablan de márgenes y precio, y no del vino”, explica José Ramón Urtasun.

“Ahora mismo, estamos recuperando el ritmo de antes de la pandemia, y creo que 2021, habiendo tenido el peor trimestre de nuestra historia, va a ser el mejor año de Remírez de Ganuza. En el último mes se están disparando los pedidos nacionales y los internacionales van recuperando un ritmo fuerte.

“A la vez, estamos abriendo nuevos mercados, como Nueva York, donde tenemos un distribuidor potente, Reino Unido, donde desde julio del año pasado tenemos un buen distribuidor, Dinamarca, Suecia, Singapur, Brasil, Estonia, Polonia o Nueva Zelanda. México es un pilar importante. También estamos apostando por la venta online y por empresas que buscan vinos que se revalorizan”, agrega.

Acerca de Remírez de Ganuza

  • La bodega está ubicada en el centro de Samaniego, Álava. Formada por una manzana de edificios, antiguos caserones del pueblo, se compone de modernas estructuras de hormigón armado recubiertas con sillería antigua, integrándose así en la arquitectura local tradicional.
  • Tiene un gran patio central atravesado por un canal natural de agua, los diferentes edificios que estructuran la bodega se dedican a las diferentes fases de la elaboración del vino, como la zona de barricas, los botelleros, las cámaras de frío o el área de selección.
  • La arquitectura tradicional de la bodega, en la que destaca la cubierta interior formada por vigas de roble centenarias, contrasta con uno de los métodos de elaboración más vanguardistas e innovadores del momento.

Te puede interesar: