Félix Azpilicueta Colección Privada es un vino de la D.O. Rioja elaborado por la bodega Azpilicueta. Esta bodega forma parte del grupo Pernod Ricard y se encuentra en LogroñoLa Rioja. Está elaborado a partir de las variedades TempranilloGraciano Mazuelo. En cuanto a su elaboración, primero se estrujan y despalillan las uvas. Después, el mosto fermenta a una temperatura controlada de 25 °C con una maceración posterior que se alarga 15 días. Finalizada la vinificación pasa una crianza de 12 meses en barricas de roble francés nuevo.

Notas de cata:

  • Color: Color rojo picota de magnífica intensidad.
  • Aroma: Nos anticipa una nariz perfumada, en la que predominan los recuerdos de abundante fruta roja, acompañada de suaves notas minerales, madera, especias…
  • Gusto: En boca, potente, fresco, amplio, lleno de matices; arándanos, frambuesa, mora, cacao, café con leche, ahumados… Su longitud, suavidad, elegancia, deja en nosotros un grato recuerdo.
  •  la vinificación

    Finalizada la vinificación pasa una crianza de 12 meses en barricas de roble francés nuevo.

«Esta añada calificada como “Muy Buena”, se caracterizó por la fuerte helada que se produjo cuando el ciclo vegetativo estaba comenzando a mediados de abril y la posterior sequía. Salvo estos dos accidentes meteorológicos la añada transcurrió de una manera normal y con un estado sanitario perfecto en la última fase del ciclo. Los vinos de esta añada se caracterizan por una graduación media algo más elevada con el 2016, con una muy buena capacidad de envejecimiento y con un alto porcentaje de vinos finos y muy identitarios«, explican desde la Bodega.

Sobre la historia de la Bodega:

Félix Azpilicueta Martínez es una de las figuras más relevantes de la historia del vino de Rioja. Hombre dinámico y emprendedor, en 1881 se hizo cargo de un pequeño viñedo de Fuenmayor y fundó las bodegas del Romeral, una de las bodegas pionera de la zona. Don Félix, que así le llamaban sus vecinos, instaló al poco la primera estación de Trasiego de España y participó en las primeras exportaciones de vinos de Rioja. Poco a poco, con mucho esfuerzo y una gran visión comercial, transformó aquella bodega primitiva en una marca conocida y prestigiosa.

La construcción de la bodega bajo tierra, permite conseguir de forma natural las condiciones ideales para la elaboración y crianza del vino al tiempo que se integra con el paisaje. El soterramiento de la mayor parte de la bodega crea espacios donde la oscuridad y serenidad evocan las cualidades espaciales y ambientales de las bodegas más tradicionales y permite a nuestro equipo enológico trabajar como artesanos del vino.