El vino en lata muestra una tendencia al alza, aunque aún muy minoritaria; sin embargo, no es una ocurrencia nueva, existe desde la Primera Guerra Mundial

El vino en lata no es una novedad. A los soldados franceses se les proporcionaban raciones de vino en grandes latas de metal desde la Primera Guerra Mundial: “Ahora vuelve a estar de moda tras la irrupción, hace años, del vino australiano en lata en el mercado español (el pionero fue Barokes), sin que entonces tuviera mucho éxito”.

Barokes es el inventor del patentado sistema de embalaje de vinos Vinsafe, que permite enlatar vino de primera calidad con estabilidad y longevidad. Este invento australiano ha abierto nuevos mercados para el vino, tanto geográfica como demográficamente”, indica La Vanguardia.

Proyectos españoles de vino en latas en la actualidad

Vino en lata de aluminio 100% reciclado y reciclable, protegidas por una película interna para asegurar la calidad, se ha vuelto una tendencia en la actualidad. Los emprendedores cada día le tienen más fe al vino en lata, pues, como ellos mismos dicen, “mantienen inalterado el sabor”.

Castelo de Pedregos

Castelo de Pedregosa y sus cuatro vinos ecológicos en lata propios, inicialmente destinados a los mercados nórdicos.

La comercial Cecovica es una de las que se dedica a la distribución y comercialización de productos y materiales para la industria del vino y el cava. En la actualidad, se ha aliado con Castelo de Pedregosa para “montar, en su nueva bodega de Sant Sadurní d’Anoia (Barcelona), una planta isobárica para enlatar vinos amparados por la DO Catalunya con bajas dosis de sulfuroso”. Para el mes de mayo, se planificaron para producir 2.500 latas/hora.

“La lata es un formato muy interesante para envasar vino de calidad”, dice el director de operaciones de estas cavas familiares, Ruben Pedregosa, y lamenta que la DO Penedès no permita este formato.

Podemos destacar estos proyectos:

  1.  Castelo de Pedregosa y sus cuatro vinos ecológicos en lata propios, inicialmente destinados a los mercados nórdicos.
  2. Zeena vende, por 2,5 euros la unidad, latas de 20 y 25 cl. con vinos ecológicos y aptos para veganos de la Terra Alta (Tarragona). Desde esta marca, que es propiedad de la ‘startup’ española Mindful Drinkers, manifiestan que “la lata es el futuro”.
  3. Sana Khouja, fundadora y CEO de Zeena, hace una valoración muy positiva de un proyecto que se estrenó en el mercado el pasado mes de agosto, en plena pandemia. Vieron una oportunidad de negocio con el ‘food delivery’, ya que “las botellas de vino pesan, se rompen y requieren sacacorchos y copas”.
    Sus vinos también han sido concebidos para abastecer ‘food trucks’, minibares de hoteles e incluso para aerolíneas. Han tenido éxito especialmente en los mercados europeos y en Latinoamérica y exportan un 80% de su producción.

Los beneficio para los elaboradores de vino en lata

La mayoría habla de su comodidad: “Dicen que es menos molesto abrir una lata que descorchar una botella. Y, además, recuerdan que las latas de fino aluminio se refrigeran antes que las botellas de vidrio. La lata implica porciones de tamaño individual, por lo que los consumidores no necesitan abrir una botella llena de vino para disfrutar de una o dos copas, ya sea en casa o fuera”.

vino en lata

La mayoría habla de su comodidad, dicen que es menos molesto abrir una lata que descorchar una botella.

“Otra razón por la que el vino en lata está explotando tan rápidamente es que su conveniencia y portabilidad permiten que se sirva en lugares donde el vino tradicional en botella o copa resulta incómodo”, explican desde Zeena.

Ellos utilizan aluminio para las latas que es 100% reciclable. “El envasado de vino en latas da como resultado una huella medioambiental muy pequeña. Una lata se puede reciclar infinitas veces. El envasado en latas de aluminio frente a las convencionales botellas de vidrio también genera ahorros de aproximadamente entre un 15 y un 20%, y algunos productores afirman que se puede ahorrar hasta un 40%”, explican.

Glass Canned Wines, por su parte, es del emprendedor Joan Anton Romero. Ofrecen latas de 25 cl., tres vinos tranquilos y dos espumosos jóvenes del Penedès, a un precio que oscilará en el punto final de venta entre los 2,25 y los 2,50 euros.

vino en lata

“El vino en lata está explotando tan rápidamente es que su conveniencia y portabilidad permiten que se sirva en lugares donde el vino tradicional en botella o copa resulta incómodo”, explican desde Zeena.

El director general de la Federación Española del Vino, José Luis Benítez, afirma que apoyan cualquier nuevo formato “que permita hacer el vino más accesible a algunos consumidores y que, sin duda, supone un exponente de la capacidad de innovación del sector”.

Te puede interesar: