Bar sostenible y cócteles de circuito cerrado

por Dunia Torres González
Bar sostenible

Nuevas fuerzas ha alcanzado la idea de bar sostenible, movimiento para promover el cuidado medioambiental con cócteles de circuito cerrado

Cuando se trata del cuidado del medio ambiente, cualquier esfuerzo es poco. Hoy les traemos como ejemplo el cóctel del bar Penicillin de Hong Kong, pues se plantó un árbol por cada servicio vendido. Un reciente movimiento, no tan nuevo, pero sí necesario, promueve la creación de un bar sostenible.

No ha pasado mucho tiempo desde que la idea de sustituir las pajitas de plástico por otras de papel, metal o bambú pareció una idea revolucionaria en el sector de la hostelería, ahora estas ideas van mucho más allá.

La idea de bar sostenible propone adoptar un enfoque más generalizado e innovador en materia de sostenibilidad, respondiendo a las demandas de unos consumidores cada vez más informados y con una mentalidad más ética.

En 2013, la apertura del bar sostenible White Lyan de Ryan Chetiyawardana en Londres marcó un hito en la hostelería. El local promovía una ética de bajo/ningún desperdicio, con su abstención de hielo e ingredientes perecederos.

 bar sostenible

La idea de bar sostenible propone adoptar un enfoque más generalizado e innovador en materia de sostenibilidad, respondiendo a las demandas de unos consumidores cada vez más informados y con una mentalidad más ética.

«Al principio queríamos poner de relieve el desperdicio de material que supone el sector, pero también destacar que la sostenibilidad no estaba reñida con el lujo», dice Chetiyawardana, alias Mr Lyan.

«A medida que esto se fue convirtiendo en una noción más aceptada -tanto en el comercio como en el público-, nos ha permitido ampliar nuestro pensamiento», agrega.

Chetiyawardana añade que la sostenibilidad es uno de los principios fundamentales del grupo de bares Lyan, que ahora cuenta con establecimientos en Ámsterdam y Washington DC, además de Londres.

Prácticas sostenibles

La observación de Chetiyawardana de que las prácticas sostenibles no excluyen el lujo queda patente en el número de bares de alta gama que están adoptando los cócteles de circuito cerrado, especialmente en Londres. Locales como Callooh Callay, en Shoreditch y Chelsea, Tayēr + Elementary, en Old Street, y Duck and Waffle, en el distrito financiero de la ciudad.

Estos son solo algunos ejemplos de los bares más importantes que han adoptado la sostenibilidad como filosofía fundamental en los últimos años, bar sostenible.

«Hace cinco años puede que hubiera algunos bares o restaurantes que utilizaran la palabra ‘sostenible’, pero nadie trabajaba realmente así», dice Richard Wynne, director de Callooh Callay.

«Ahora, si no tienes una perspectiva sostenible, especialmente en Londres, estás realmente atrasado», añade.

Puede que Londres haya encendido la chispa  con la aplicación de concepto de bar sostenible en el sector hostelero, sin embargo el movimiento se está extendiendo por todo el mundo. En Hong Kong, el equipo que está detrás del aclamado bar Old Man ha abierto recientemente Penicillin, el primer bar de cócteles de circuito cerrado de la región que emplea ingredientes de origen local o «reciclados».

Al igual que algunos de sus predecesores internacionales, el local usa métodos científicos para incorporar los residuos de alimentos a sus cócteles. El espacio consta de un bar, una cocina, un laboratorio y una cámara de fermentación, que produce bebidas elaboradas con ingredientes como restos de chocolate blanco de las pastelerías cercanas, fresas locales encurtidas y huesos de aguacate congelados, que se utilizan para enfriar las bebidas.

El coctel del bar Penicillin de Hong Kong

El coctel del bar Penicillin de Hong Kong, pues se plantó un árbol por cada servicio vendido.

Penicillin, por ejemplo, usa papel viejo y residuos de ingredientes para crear las etiquetas de sus botellas, restos de cítricos para crear desinfectantes de manos y árboles caídos o dañados para construir sus mesas.

Los asientos se fabrican con hojas de piña, las lámparas con micelio de hongos, los taburetes con compuestos de madera y plástico barridos del suelo de las fábricas, y las obras de arte con carbón vegetal recogido tras los devastadores incendios forestales de Australia.

Accede a nuestros productos, te sugerimos Absolut Grapefruit.

Te puede interesar:

Related Articles

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad