La agricultura orgánica: «Uvas sanas y de alta calidad para un vino fino y expresivo»

por Dunia Torres González
La agricultura orgánica

«La agricultura orgánica te enseña dónde debes y dónde no debes cultivar uvas», dijo el consultor de vinos Alberto Antonini

Tras el lanzamiento de la última marca de Antonini —un conjunto de vinos de Barossa llamados Alkina, que él describió como «los más auténticos posibles»—, habló de forma abierta y extensa sobre agricultura orgánica y los pasos necesarios para producir uvas sanas y de alta calidad para un vino fino y expresivo.

Para Antonini, un aspecto clave de esta empresa es el paso a una viticultura aplicando la agricultura orgánica, sin fertilizantes químicos o herbicidas y pesticidas.

Puntualizó, además, que no todo el mundo puede hacerlo. El viticultor italiano, a sus sesenta y pocos años, corre con regularidad y recorre largas distancias en bicicleta entre sus asesoramientos a empresas vinícolas de todo el mundo.

La «infraestructura y el equipo» adecuados

Declara que es «duro» con las bodegas a las que asesora con el objetivo de prepararlas para dar el paso a los métodos de la agricultura orgánica aplicada al cultivo de la uva, que no siempre es aconsejable pues depende de la «infraestructura y el equipo» adecuados, refiriéndose a los regímenes de emparrado y las herramientas de gestión del suelo.

agricultura orgánica

Para Antonini, un aspecto clave de esta empresa es el paso a una viticultura aplicando la agricultura orgánica, sin fertilizantes químicos o herbicidas y pesticidas.

En términos más generales, dijo que «algunas zonas no eran adecuadas para ser gestionadas sin insumos sintéticos, y no deberían utilizarse para la viticultura, comentando que la agricultura ecológica te enseña dónde debes y dónde no debes cultivar uvas».

Continuó diciendo: «Uno de los principales desastres de la agricultura industrial es la promesa de que se puede hacer de todo, en todas partes, empleando todos los productos que se venden, y entonces se empieza a forzar, y puede que se produzca una cosecha, pero al cabo de 20 años, estás muerto, y el viñedo está muerto».

Luego dijo, refiriéndose a la ubicación de los viñedos: «El principal problema para los agricultores ecológicos es el mildiú, y si estás tratando de ser sostenible, y realmente luchas, entonces probablemente deberías estar en otro lugar».

«Si no se puede aplicar la agricultura orgánica en el lugar en el que se encuentra, entonces el lugar no es adecuado para el cultivo de uvas, y se debe cambiar el uso de la tierra», según Antonini.

Retos que supone pasar a las prácticas de la agricultura orgániza

Antonini advirtió sobre los retos que supone pasar de las prácticas agrícolas convencionales a la agricultura orgánica, y describió a la planta como «un adicto a la heroína: cuando dejas de alimentarla [con insumos sintéticos] es cuando tienes el problema».

No obstante, expuso los «principios para regenerar» los suelos de los viñedos, que dijo son «muy sencillos», señalando que la clave es «garantizar una buena porosidad», que describió como «lo contrario de la compactación, que es lo que se consigue con la agricultura convencional».

agricultura orgánica

Antonini advirtió sobre los retos que supone pasar a la agricultura orgánica, y describió a la planta como «un adicto a la heroína: cuando dejas de alimentarla [con insumos sintéticos] es cuando tienes el problema».

Y la razón por la que restaurar un buen nivel de porosidad en los suelos es tan importante tiene que ver con el hecho de que permite que el agua se adentre en la tierra, donde puede almacenarse, al tiempo que permite que penetre también el oxígeno y la materia orgánica, que alimentarán a los microbios del suelo, «que necesitan agua para beber, oxígeno para respirar y alimentos para crecer», dijo Antonini.

A su vez, estos microbios «permiten a las finísimas raíces de la vid absorber los minerales del suelo, lo que significa que la tierra tendrá una fertilidad mucho mayor».

Así que, en lugar de someterse a la mentalidad predominante de añadir nutrientes a los suelos, Antonini dijo que los agricultores deberían preguntarse «qué tengo ya y cómo puedo sacarlo», señalando que «un suelo compacto con raíces superficiales tiene un 1/3 de la fertilidad [en comparación con un suelo poroso con un sistema radicular extenso]».

Y añadió: «Las raíces superficiales [en suelos compactados] no funcionan bien, y comen mal: el suelo superior es como un Big Mac, mientras que el profundo es la comida gourmet».

Esas vides de raíces superficiales «también se ven más afectadas por la sequía, así que acabas con una situación muy mala: riego por goteo y abono artificial, es horrible, y lo contrario de lo que deberías desarrollar», dijo.

Principios básicos de la fertilidad para el desarrollo de la agricultura orgánica

Antonini recordó que «los principios básicos de la fertilidad» no se enseñan a los agricultores, ni siquiera en la actualidad. Comentó: «He estudiado en Florencia, Burdeos y California, y siempre me han enseñado grandes hojas de cálculo de Excel que mostraban la cantidad de fertilizante que debía añadir, y esto sigue siendo igual, trato con jóvenes cultivadores, y sus mentes han quedado devastadas».

Para Antonini, el mejor ejemplo de ecosistema productivo existe de forma natural con un bosque, que, según él, «produce una muy buena cosecha todos los años, nunca se abona y vive para siempre».

En cuanto a los viñedos, que se gestionan de manera más intensiva, dijo que es vital deshacer el daño que causan los tractores y otras máquinas en los suelos, aireando la tierra cada año después de cosechar las uvas.

agricultura orgánica

Este enfoque de agricultura orgánica también favorece el arraigo de la vid en el subsuelo, «posicionando las raíces en el suelo de roca madre descompuesto».

Se trata de «arrancar» el suelo y plantar un cultivo de cobertura para aumentar la biomasa del suelo, antes de añadir, si es necesario, abono orgánico procedente de estiércol de vaca envejecido, «que tiene que estar bien fermentado».

Este enfoque de agricultura orgánica también favorece el arraigo de la vid en el subsuelo, «posicionando las raíces en el suelo de roca madre descompuesto».

Por último, existe un método de gestión de viñedos que produce uvas más sanas, no requiere certificación y podría ayudar a salvar el planeta.

Accede a los productos de nuestra tienda online Licorea.com

Related Articles

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad