Las ventas de vino espumoso por parte de las bodegas adscritas a la Denominación de Origen de Rueda creció en 2005 el 83,33 por ciento respecto al ejercicio anterior, con 222.000 botellas facturadas y con ‘serias dificultades para poder servir todos los pedidos de la campaña de Navidad’.

Como consecuencia de este resultado, el Consejo Regulador de la D.O. Rueda prevé que en la próxima campaña se producirá ‘un aumento de la producción de este tipo de vino, así como la incorporación de nuevas bodegas en la elaboración de este producto, ya que hasta ahora sólo siete bodegas lo elaboran’, según informaron hoy a través de un comunicado.

En su conjunto, las ventas de vino de la Denominación de Origen crecieron el 14,41 por ciento, con casi 32 millones de botellas vendidas, a pesar del ‘contexto de menor consumo de vino en el mercado nacional’, subraya el Consejo Regulador que responsabiliza del incremento a los caldos elaborados con la variedad de uva verdejo, cuyas ventas aumentaron el 17,34 por ciento.

El crecimiento en los caldos tinto y blanco son ‘similares’ aunque la Denominación de Origen de Rueda mantiene la alta representación de los vinos blancos, ya que suponen el 96,31 por ciento de sus ventas totales.

En cuanto a la cosecha de uva, en las viñas pertenecientes a la Denominación de Rueda se recogieron 33.628 toneladas de blanca, el 15 por ciento menos que en 2004, de las que 21.850 fueron de la variedad de verdejo.

Actualmente son 43 las bodegas que forman la D.O. Rueda y entre las últimas incorporaciones figuran Bodegas Val de Vid, Naia, Arco Iris y Ossian Vides y Vinos.