Emiliano Sosa es un Técnico en Enología de Junín que nos habla de su pasión por el vino y reflexiona sobre la importancia de unir tradición y modernidad en el sector

Emiliano Sosa es un joven argentino totalmente apasionado por el mundo del vino. A los 9 años de edad ya acompañaba a su padre Walter por los viñedos y de manera natural comenzó a aprender sobre procedimientos para elaborar un vino de calidad.

Generalmente está en la Bodega Lancellotti, en San Martín, Argentina. Allí comenzaron con ideas innovadoras que resultaron en excelentes vinos caseros a través del proyecto familiar “Maestry”; sin embargo, Emiliano Sosa se hizo Técnico en Enología de Junín y ahora se especializa en producir Vermut y otros aperitivos.

Desde el año 2020, se ha dedicado a asesorar emprendimientos en Argentina, España, Colombia y México, tarea que ha sabido balancear con la labor didáctica. Su trabajo está relacionado con el asesoramiento de los productos, ya sean vinos, licores y sangrías.

Emiliano Sosa

Emiliano Sosa recopiló información y testimonios de la zona, sobre todo, de los antepasados de distintas bebidas en la región.

«Mi papá es enólogo y mi familia ha vivido siempre esa pasión por la vitivinicultura. La vida del viñatero no es fácil, es una vida llena de desafíos, a veces no tenemos noción sobre la magnitud de una copa, hay un proceso inmenso de fondo».

Cursó, en el Iest 9-001 General José de San Martín, la carrera de Técnico Superior en enología e industria frutihortícola. La práctica no le era suficiente, y de este proceso comprendió la necesidad de buscar en la tradición de la viticultura, esa que nace de los campesinos y de la interacción el terroir.

La importancia de la tradición

Emiliano Sosa recopiló información y testimonios de la zona, sobre todo, de los antepasados de distintas bebidas en la región. Su investigación lo llevó a conocer historias de inmigrantes y vecinos que poseían un preciado tesoro: recetas heredadas de forma oral, y que podrían perderse con el tiempo.

Emiliano Sosa

Para Emiliano Sosa, ha resultado una tarea de vida investigar sobre las bebidas tradicionales y conocerlas en profundidad, apreciar los sabores, colores y olores.

 

«El conocimiento ha pasado de generación en generación de una manera natural. En mi investigación he intentado recuperar la historia sobre vinos, aperitivos, licores y sus derivados. Pude percibir el peligro que representaba para la vicultura que se dejara en el olvido los conocimientos de nuestros abuelos. Ellos preparaban bebidas como vermut, licores, sangría y vinos caseros de muy buena calidad».

Para Emiliano Sosa, ha resultado una tarea de vida investigar sobre las bebidas tradicionales y conocerlas en profundidad, apreciar los sabores, colores y olores. «En lo personal me gusta utilizar en mis proyectos esencias de extractos o hierbas, enriquecen mucho a bebidas como el vermut, bitter o fernet».

Los proyectos perdidos en Mendoza

«Hay productos que se han perdido en Mendoza y nuestro deber es recuperarlos, porque son parte de nuestros antepasados. En mi recorrido he conocido a profesores como Roberto Castro, Andrés Guienés, quienes me han inspirado en mi trabajo.

«Esta recopilación de información me ha permitido dar conferencias, seminarios, charlas y asesoramiento virtuales a nuevos emprendimientos sobre el fascinante mundo de las bebidas, no solo en Argentina, sino también en países como México, Perú, Bolivia, Ecuador, El Salvador y Chile», explicó Emiliano Sosa.

Emiliano Sosa conferencias

Esta recopilación de información le ha permitido dar conferencias, seminarios, charlas y asesoramiento virtuales sobre el fascinante mundo de las bebidas

En la actualidad, los Wine Lovers pueden aprender con él todo lo que ha estudiado a lo largo de su vida, porque es muy accesible. Emiliano Sosa brinda cursos online enseñando también a producir Fernet y diferentes licores.

Estas experiencias lo han llevado a dos conclusiones estratégicas. Por un lado, el enólogo argentino insiste en la necesidad de estar en búsqueda constante de nuevas alternativas; por el otro, habla de aprovechar los nuevos mercados para generar trabajo genuino.

Fiesta para los amantes de la Enología

En la reciente propuesta, presentada por la Dirección de Cultura y Turismo, los amantes de la Enología estuvieron de plácemes. El evento tuvo como protagonistas a asistentes de distintos puntos del departamento y de localidades vecinas como La Paz, San Martín y Maipú.

Hubo espacio para todos. Los estudiantes se sumaron a la jornada. En este contexto, Emiliano Sosa fue el encargado de llevar adelante el Curso de Elaboración Artesanal de Aperitivos y licores. En el programa se incluyeron temas como el proceso de elaboración del fernet, bitter, vermut y licores; el cuidado requerido durante su elaboración, y las exigencias del Código Alimentario Argentino, del Instituto Nacional los Alimentos (INAL) y de la Ley Nacional de Alcoholes.

Emiliano Sosa

Realizará a partir del mes de agosto un curso de manera remota, vía Zoom o Google Meet, con grupos muy reducidos para que todos los participantes puedan interactuar de manera efectiva.

 “Los productos como Fernet, Bitter, Vermut, y Licores llevan agregado alcohol vínico, con maceraciones de hierbas, especias, flores, cáscara de cítricos, raíces y cortezas. Cada uno de estos lleva maceraciones diferentes. Este curso incorpora recetas de estos Aperitivos y Licores muy conocidas”, explicó Emiliano Sosa.

Lo mejor de esta experiencia es que no se quedó en los límites del evento en cuestión. El curso se realizará a partir del mes de agosto de manera remota, vía Zoom o Google Meet, con grupos muy reducidos para que todos los participantes puedan interactuar de manera efectiva.

Emiliano Sosa

Emiliano Sosa es un joven argentino totalmente apasionado por el mundo del vino.

La atención de los estudiantes se hará, por lo tanto, de manera personalizada. Tendrán una duración de 2 días, cada clase de 2 horas, en las que se introduce información en Word, PDF o PowerPoint. «Yo los voy guiando y asesorando durante el proceso de elaboración fuera de los horarios de cursado”, sostuvo Emiliano Sosa.

Algunos adelantos…

“El único de los productos que se diferencia de todos es el Vermut, que tiene base vino y se elabora con cáscaras de cítricos, especias y hierbas con diferentes maceraciones y agregados de azúcar, con una maceración de 1 mes o 2 meses y medio, según la receta, y tienen una graduación alcohólica de 18º OL”, explicó.

Emiliano Sosa

Emiliano Sosa comparte con los amantes del vino no solo sus conocimientos sobre el vino, sino la pasión por el terroir.

  • Aperitivos como el Fernet:

“Es una maceración hidroalcohólica a base de yerbas, cortezas, raíces y cítricos. La elaboración es con alcohol vínico con una graduación alcohólica de 40 º Ol. Lo que se extrae en esta maceración son los compuestos activos y aromáticos, se deja estacionar durante tres meses.

«Después se separa el sólido de los líquidos, y se prepara un caramelo que le da ese color caramelo oscuro característico del Fernet, después se deja estacionar durante 6 meses en barricas de roble francés de diferentes tostados, dejándolo estacionado, ya terminado, se filtra y entonces ya se puede consumir”

  • En cuanto a los Bitters:

“Se maceran con cáscaras de cítricos amargas, que contienen aceites esenciales que le dan el sabor característico, con un agregado de hierbas, como ajenjo, y especias como bayas de enebro. Se macera en alcohol vínico y agua durante tres meses.

«Este producto contiene colorantes permitidos por el CAA (Código Alimentario Argentino) y azúcar sacarosa. Este producto contiene una graduación alcohólica de 22 º ol”.

  • Para los licores:

«Se hacen maceraciones con cáscaras de cítricos, con extractos de café, chocolate y dulce de leche y frutos rojos. También tienen agregado de alcohol vínico con maceraciones de uno o dos meses, después terminado esto se le agrega almíbar para endulzar, o si son Licores cremosos van con agregado de crema leche y leche condensada”.

  • Los vermuts:

«Se maceran con vinos blancos o rosados base neutro -que no aporten aromas-, con el agregado de hierbas y especias y cáscaras de cítricos. Una maceración de 2 meses, se adiciona alcohol vínico y mosto concentrado o azúcar sacarosa para endulzar, con el agregado de conservantes y saborizantes”.

Te puede interesar: