Te proponemos indagar sobre la clasificación del vino con el objetivo de mejorar la experiencia en el universo vinícola

Podemos tener un conocimiento básico del vino, aunque este nos da mucha tela por donde cortar. Te proponemos abrir la mente para mejorar la experiencia que tenemos con los vinos y hablar sobre las clasificaciones del vino por su color y las uvas que se utilizan en su elaboración. En la medida que probamos más vino, el paladar tiende a evolucionar, pero esto hace que busquemos sus diferencias y le demos categorías.

Antes de cada cosecha, los productores de vino deciden qué dirección van a tomar para producir la bebida. Los estilos de vino son el resultado de diferentes técnicas de producción. Sobre el color te comentaremos en este post.

Clasificación del vino por el color

La mayoría de las uvas que se utilizan en la elaboración del vino poseen el mismo color en su pulpa, ya sean uvas tintas o blancas; tienen un color ligeramente amarillento. Los pigmentos que caracterizan a las uvas tintas se encuentran en su piel. Por eso en la elaboración de los vinos tintos se deja macerar el mosto con la piel de la uva durante la fermentación hasta alcanzar el color rojo deseado por el enólogo.

Las propiedades de pigmentación del vino aportan información sobre el cuerpo, la edad y el estado del vino. Además de poder identificar qué tipo de uva se utiliza para la elaboración del vino a través del color, también es posible detectar el tipo de prensado y su fermentación, envejecimiento y embotellado.

Si el color es fuerte y concentrado estamos ante un producto recio y rico en sustancias tánicas por lo que los vinos tintos pierden intensidad con el paso del tiempo y pasan de tener tonos violáceos o morados a matices ocres, teja o castaño. Por esa razón, cuanto más claro y amarillento sea el vino, mayor habrá sido su crianza al contrario que con los vinos blancos.

Clasificación del vino

Clasificación del vino por el color: los blancos se elaboran a partir de mosto de uvas blancas o tintas, siempre y cuando estas últimas no presenten pulpa coloreada y no se someta a maceración con sus hollejos.

a) Clasificación del vino por el color: los blancos 

El vino blanco se elabora a partir de mosto de uvas blancas o tintas, siempre y cuando estas últimas no presenten pulpa coloreada y no se someta a maceración con sus hollejos.

Un vino blanco se caracteriza por lo tanto, por su elaboración «en virgen», término con el que se define en enología la fermentación del mosto en ausencia de partes sólidas, a diferencia de un vino tinto o clarete donde la fermentación se realiza en presencia total o parcial de sus hollejos.

La definición legal de estos vinos impide la maceración en la fase fermentativa, pero no necesariamente ha de evitarse en el periodo prefermentativo, donde los hollejos y otros componentes de la vendimia, pueden intercambiar sustancias con el mosto en mayor o menor grado y según la técnica de elaboración adoptada por el enólogo de la bodega.

Ejemplos de uvas blancas: Chardonnay, Sauvignon Blanc o Riesling

Clasificación del vino por el color

Clasificación del vino por el color: los tintos se elaboran con mostos de uvas tintas y en su elaboración se consigue la difusión de la materia colorante que contienen los hollejos de la uva.

b) Clasificación del vino por el color: los tintos

El vino tinto está realizado con mostos de uvas tintas y en su elaboración se consigue la difusión de la materia colorante que contienen los hollejos de la uva. En función del tiempo de envejecimiento que se realice en la barrica y en la botella, pueden obtenerse vinos jóvenes, crianzas, reservas o grandes reservas.

  1. Vino joven o vino del año: se trata de vinos elaborados para su consumo inmediatoen un año a partir de su elaboración. ¿Y cómo se reconoce? En España, los vinos jóvenes blancos y rosados suelen salir al mercado sobre noviembre o diciembre tras cada vendimia; mientras que los tintos suelen llegar a primeros del siguiente año pues tardan algo más en elaborarse.
  1. Crianza: son aquellos vinos tintos cuyo proceso de envejecimiento es de al menos 24 meses, de los cuales es requisito indispensable que al menos 6 sean en barrica completándose su crianza con tiempo en botella.
  1. Reserva: el periodo mínimo de envejecimiento en este caso debe ser al menos de 36 meses, de los cuales 12 meses debe envejecer en barricas de madera de roble, mientras que el resto lo hace en botella.
  1. Gran reserva: estos vinos tienen un periodo total de envejecimiento de 5 años de los cuales al menos 18 meses han de ser en barrica de roble.

Ejemplos de uvas tintas: Malbec, Pinot Noir, Cabernet Sauvignon o Tempranillo

Clasificación del vino por el colo

Clasificación del vino por el color: los rosados obtienen su color por medio del contacto con la piel con las uvas “negras”, pero durante un tiempo mucho más corto que en el caso de los vinos tintos, de ahí su color rosa más pálido.

c) Clasificación del vino por el color: los rosados 

Los vinos rosados también obtienen su color por medio del contacto con la piel con las uvas “negras”, pero durante un tiempo mucho más corto que en el caso de los vinos tintos, de ahí su color rosa más pálido. Los vinos rosados se disfrutan mejor si los servimos a la temperatura y en una copa adecuadas para un vino blanco.

Hay un punto medio entre el vino rojo y el blanco, y es el rosado  —el perfecto vino para el verano. El rosado va de la mano con comidas picantes, como la tailandesa o la mexicana. Mejor servirlo frío para experimentar el gusto a fruta. Hay diferentes gustos desde el sabor a melón o de gusto cítrico dependiendo de la región que lo produce.

El rosado se produce luego de macerarlo por un periodo de tiempo corto. Esto se hace dejando al vino sentarse con la piel de las uvas rojas por unas horas hasta que obtenga un color rosado. Si se deja el vino con la piel más tiempo, el resultado sería un vino tinto. Es producido también usando el jugo de la uva durante el proceso de producción del vino tinto.

Este proceso se llama el método Saignee y es típicamente de la zona de Napa y Sonoma en California. A veces también se produce combinando el vino blanco y el tinto. Este es el caso mayormente de los roses de la región de Champagna.