La bodega Alonso del Yerro conoce muy bien el arte de esperar, cuando las nuevas cosechas salen al mercado es porque es el momento adecuado

Cuando las nuevas cosechas de Alonso del Yerro salen al mercado es porque es el momento adecuado. La bodega ribereña maneja como pocas el arte de saber esperar. Sus vinos nos llegan con mucho potencial de guarda.

Alonso del Yerro es familiar con una pasión especial por los vinos: «Esta historia es la misma que compartimos cada uno de los miembros de la familia Alonso del Yerro desde que, en el año 2002, decidiéramos dejar Madrid para comprar 26 hectáreas de viñedo de tempranillo plantado hacía 15 años e instalarnos en la Finca Santa Marta en Roa, Burgos. Fue entonces cuando comenzamos nuestro sueño».

familia Alonso del Yerro

«Esta historia es la misma que compartimos cada uno de los miembros de la familia Alonso del Yerro desde que, en el año 2002, decidiéramos dejar Madrid para comprar 26 hectáreas de viñedo de tempranillo».

«La historia de la bodega no es solo la historia de sus fundadores, Javier y María, sino la de muchas otras personas alrededor del matrimonio. Un ejemplo de ello es el nombre de cada una de las parcelas que conforman las fincas Alonso del Yerro, los nombres de sus hijos: Santa Marta, Quinto de Pedro, Pago de los Mayores (Miguel, María, Fátima) y Viña Montserrat, en honor a la madre de Javier», describen así desde la Bodega la herencia familiar, que no deja de extenderse.

«Hoy, Santa Marta no es solo la parcela donde empezó el proyecto. Santa Marta es el lugar donde se construyó la casa familiar; donde compartir grandes momentos entre familia, visitantes y amigos y donde continuar cada día luchando por un proyecto fundamentado en el respeto por el entorno, el valor de la amistad, el amor por la familia y la pasión por la excelencia», agregan quienes están escribiendo la historia familiar.

proyecto fundamentado en el respeto por el entorno

Luchan por un proyecto fundamentado en el respeto por el entorno, el valor de la amistad, el amor por la familia y la pasión por la excelencia.

Para conseguir el mejor vino

El equipo de Alonso del Yerro contó desde el inicio con el asesoramiento de Stéphane Derenoncourt, una persona cercana y enamorada de las viñas. Desde la bodega se le presentó un proyecto a St. Emilion y, cuando vio que la calidad del suelo era la adecuada para elaborar el vino, un gran vino, decidió embarcarse en el proyecto: su primera bodega fuera de Francia. El terroir es uno de los elementos más importantes para la creación de los vinos de  Alonso del Yerro.

 

la marca Alonso del Yerro

El objetivo de la bodega: convertir la marca Alonso del Yerro en una de las mejores de la Ribera del Duero.

Con la ayuda de Claude Bourguignon, una auténtica eminencia en el mundo del vino, quien, durante 4 años, analizaría el suelo de las parcelas en un estudio tan minucioso como meticuloso y completo, se alcanzó el objetivo de la bodega: convertir la marca Alonso del Yerro en una de las mejores de la Ribera del Duero.

María: un tinto elegante

Un tinto elegante que desprende equilibrio. Frutal e intenso pero muy fresco a la vez. Un vino moderno que rescata la frescura de los mejores clásicos. María es el vino estrella de Alonso del Yerro. Únicamente se elabora en las mejores añadas. Nace de la selección de dos parcelas del conjunto de Alonso del Yerro: El Circo, una ladera arcillosa que otorga al vino profundidad y estructura, y Violeta, una de gravas calcáreas que entrega vinos más aromáticos. Pero si algo podemos destacar es que no hacen mucho más que dejar que la viña se exprese, y con esta honestidad consiguen un vino que no se olvida.

 

Alonso del Yerro.

El terroir es uno de los elementos más importantes para la creación de los vinos de  Alonso del Yerro.

  • Vista: Rojo profundo, casi negro.
  • Nariz: Aromas a fruta negra madura (cereza negra, mora) y florales (violeta), con distinguidas notas tostadas de la crianza. Madera armoniosa, que aporta marrón glacé, chocolate y garrapiñadas.
  • Boca: Volumen y potencia, notas frescas de la caliza, sobre taninos sedosos que rememoran la mineralidad del origen.
  • EL Terroir: Dos parcelas: un circo de arcilla calcárea que otorga cuerpo y profundidad al María y un llano de gravas calcáreas que le procuran su elegancia y sus aromas florales.
  • La añada: Un invierno lluvioso y temperaturas elevadas en marzo y abril provocan que la viña se adelante, brote temprano y crezca con fuerza. La floración anuncia una cosecha abundante, todo parece indicar una añada precoz, cálida y abundante. En verano regulamos cuidadosamente la carga y afinamos los últimos detalles. Las temperaturas de agosto y septiembre son suaves. La viña se relaja y madura lentamente, produciendo unos magníficos aromas, principalmente debido a las noches frescas de septiembre.
  • Elaboración: Tras catas meticulosas de la uva, vendimiamos la parcela del Circo el día 7 de octubre, y la parcela Violeta el día 14. Se procesa la uva con el máximo cuidado y una selección rigurosa para obtener en la bodega la esencia de nuestro viñedo. La uva procedente de cada una de las dos parcelas se elabora por separado, en depósitos de 60 hl de madera, acompañándola en su transformación, interviniendo con la máxima precisión para que pueda expresar su terroir de origen.
 la bodega la esencia del viñedo

Se procesa la uva con el máximo cuidado y una selección rigurosa para obtener en la bodega la esencia del viñedo.

Alonso Del Yerro: El vino más emblemático

El carácter y la complejidad del tempranillo, con la frescura y concentración propios de la añada. Elaborado a partir de una selección de uvas de la variedad tempranillo en los privilegiados viñedos de la finca Santa Marta, con gran diversidad de suelos. Alonso del Yerro es un vino muy aromático, goloso, fresco y equilibrado.

  • Vista: Intenso color rojo picota, con visos de color violeta, azul y morado en superficie.
  • Nariz: De bouquet intenso, marcado principalmente por frutas rojas maduras que se funden con los torrefactos de la crianza. También se perciben notas especiadas (regaliz).
  • Boca: Fruta roja, madura y fresca a la vez, textura ligeramente áspera, aportada por la crianza en barricas. Taninos redondos y suaves, paso por boca voluminoso, con una agilidad que deriva en un final largo y persistente.
  • Terroir: Suelos calcáreos, de arcilla roja con superficies de gravas arenosas, situados a más de 800 m de altitud. Clima contrastado de influencia continental. Trabajo parcelario preciso en el viñedo para expresar todas las virtudes de nuestros terruños y reflejarla en los vinos.
  • La añada: Un ciclo vegetativo corto. Una maduración acelerada debido a un mes de julio cálido y seco, y un septiembre con noches menos frescas que de costumbre. La uva de 2015 es amable, redonda y aromática. La fruta es madura sin matices de mermelada. Los taninos son elegantes, salvo en algunos bloqueos en suelos muy sueltos cuya evolución hemos tenido en cuenta en la bodega.
  • Elaboración: Vendimiado del 2 al 11 de octubre. Vinificación lenta y suave, para extraer los taninos más sutiles de los tempranillos de 2015. Maceraciones de 21 a 26 días. Crianza de unos 12 meses en barricas de roble francés (10% nuevas).

Paydos: en Toro, la excelencia de Viñedos Alonso Del Yerro

En Toro, la excelencia de Viñedos Alonso Del Yerro se convierte en Paydos. La expresión pura del carácter y la raza de la tinta de Toro en sus viñedos más privilegiados. Nace de una selección de parcelas con suelos arcillo-calcáreos y graníticos, generando un vino redondo, lleno de energía y profundidad. Proviene de vasos de Tinta de Toro de 80 años, de una de las mejores zonas de Morales de Toro. Vendimiado a mano para una producción exclusiva de solo 5.000 botellas.

  • Vista: Color muy profundo, tinto de rojo intenso.
  • Nariz: Aroma intenso a frambuesas y moras recién maduras, afrutados de gran concentración. Se percibe también compota de fresa, cacao puro y toques florales.
  • Boca: La boca afrutada y especiada desarrolla su estructura con mucha densidad. Fluido, enérgico, de sabor profundo. Taninos pulidos y suaves, con poca acidez y notas frutales.
  • EL «Terroir»: Un llano de cascajo arenoso con arcilla roja, situado a 720 m de altitud. La viña de pie franco tiene unos 80 años y está plantada en vaso. La zona es de clima continental con temperaturas extremas, gran amplitud térmica y una pluviometría de unos 400 mm al año.
  • La añada: Año cálido y seco, con un mes de julio especialmente extremo. Pero gracias a un mes de agosto más normal, unas lluvias decisivas y la edad de nuestra viña se evitó el carácter cálido de la uva. Gran concentración de fruta, y taninos elegantes para esta añada.
  • Elaboración: Vendimiado el 28 de septiembre. Elaborado en depósitos de 50 Hl. Extracción suave para respetar la materia prima. Maceraciones de 22 y 24 días; 10% de uva entera. Fermentación maloláctica en barricas de roble francés y crianza de 15 meses sobre lías finas.