Ribera del Duero recibe la calificación de Excelente en su añada 2011

La cosecha 2011 de la Denominación de Origen Ribera del Duero ha recibido la calificación de excelente, según el voto unánime del heterogéneo comité que se reunió ayer en la sede del Consejo Regulador en la localidad burgalesa de Roa. Los vinos de este año se caracterizan por un grado alcohólico levemente superior a lo habitual aunque bien equilibrado gracias a la acidez natural de la uva de Ribera del Duero que con la cosecha 2011 celebra su vigésimo novena añada. El presidente de la Denominación de Origen Ribera del Duero, José Trillo, destacó la composición «heterogénea» del comité de calificación que incluye enólogos, técnicos y sumiller pero también periodistas especializados para que su conclusión sea «objetiva».

El presidente del Consejo Regulador brinda por la añada de 2011 con el comité de expertos
El presidente del Consejo Regulador brinda por la añada de 2011 con el comité de expertos

Entre los miembros del comité se encontraban Tomás Postigo, enólogo invitado como catador externo; Ciro Carro, sumiller del restaurante Akelarre de Pedro Subijana; Frederik Kreutzer, jefe de importación de la mayor cadena de distribución de vinos de Dinamarca, o Doreen Colondres, cocinera de Puerto Rico y creadora de la web «La cocina no muerde». Ella fue una de los portavoces del comité de calificación y en su intervención destacó que los vinos de Ribera del Duero son «equilibrados», «hablan por sí solos» y, en su opinión, tienen «muchas oportunidades» en Latinoamérica y EE.UU. donde cada vez son más conocidos.

Todos los miembros del comité coincidieron en calificar como excelentes los vinos del 2011 que, según explicó José Trillo, son el resultado de una cosecha «notablemente condicionada» por la climatología que fue muy cambiante en primavera con elevadas temperaturas que adelantaron el ciclo de maduración de las uvas pero después, la ausencia de lluvias o heladas, permitió una vendimia escalonada en función de la perfecta maduración de cada viñedo.

Esta cosecha ha derivado en unos vinos tintos con abundancia de color y un buen equilibrio entre alcohol, acidez y taninos, así como un gran potencial tánico de alta calidad. Por tanto, esta cosecha ofrece ya vinos jóvenes y jóvenes barrica de alta calidad, lo que apunta a la consecución de grandes vinos de guarda. El presidente del Consejo Regulador consideró que los vinos de esta cosecha demuestran que Ribera del Duero posee un «intangible especial» que sabe aprovechar una «climatología sorpresiva» y transformar las dificultades en calidad siguiendo rigurosos controles impuestos por la denominación de origen a todas las bodegas.

En este sentido, la calificación otorgada ayer por el comité reunido en Roa se completa con 850 muestras de vino, que suponen 62 millones y medio de litros sometidos a examen analítico y organoléptico y que representan más del 90% de la producción de Ribera del Duero en 2011. José Trillo destacó la importancia de que este año, por primera vez y a punto de cumplir la Denomianción de Origen tres décadas de historia, las conclusiones del comité de calificación se presentaran directamente a los medios de comunicación que, en su opinión, son «cómplices y testigos» de la evolución de la Ribera del Duero.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar