Finca Doña Lore, una bodega licorera en San Joaquín, mientras se prepara una cata para probar sus principales licores frutos de una historia de amor

De San Joaquín son famosos sus productos hechos a base de manzana, pero hay un sitio mágico donde se puede descubrir el mejor licor de manzana: la Finca Doña Lore, donde se guarda una historia de amor que trajo como consecuencia una excelente bebida de Querétaro.

Al llegar al lugar se puede ver un letrero que anuncia “Finca Doña Lore, Bodegas Casa Loreto” y más adelante descubres el anuncio que promociona sus licores, la mermelada de manzana y dulces típicos, además de otro “Mirador, entrada libre».
Finca Doña Lore

Al llegar al lugar se puede ver un letrero que anuncia “Finca Doña Lore, Bodegas Casa Loreto” y más adelante descubres el anuncio que promociona sus licores.

El dueño de la Finca recibe a los visitantes. Es siempre muy amable quien muy amable. Generalmente, todo está prácticamente listo para que se disfrute de una pequeña cata para probar sus principales licores.

Desde el mirador se puede ver la Sierra Gorda, «un ambiente de paz, rodeado de naturaleza, sin sonido, de tranquilidad, se pueden ver todos los manzanos y la finca es preciosa, después de contemplar un buen rato el paisaje volvimos a entrar».

La sala de catas y la historia de la Finca

“Todo comenzó con una historia de amor. Doña Lore, quien era una cálida viejita de aquel poblado minero de la Sierra Gorda Queretana, hoy nombrado San Joaquín, guardaba una de las recetas más envidiables de aquel poblado «la receta del licor de manzana»», explica el  Sr. Agripino.

«Doña Lore fabricaba licor únicamente para eventos familiares o fechas muy importantes que ameritaban una buena copa de licor. Un día, fabricó 40 L y los guardó en el sótano de su casa, 40 L de licor que fueron preparados para brindar en la boda de la persona más importante de su vida, su hijo, sin embargo el licor jamás llegó a su destino», continúa contando Don Agripino Ledesma.

Doña Lore

Doña Lore fabricaba licor únicamente para eventos familiares o fechas muy importantes que ameritaban una buena copa de licor.

Don Agripino preguntó a Doña Loreto sobre el licor que fabricó 14 años después y le causó mucha sorpresa saber que se encontraba en la bodega de la casa. Allí estaba guardado. Inicialmente pensó que el licor estaba en mal estado, pero al destapar aquellos garrafones se envolvió de un aroma amaderado con notas de avellanas.

El olor era bueno y el sabor, mejor. Aquellos garrafones guardaban un elixir fino y cálido. En ese momento Don Agripino Ledesma, junto a su esposa Loreto Meré decidieron crear una bodega licorera misma que hoy lleva el nombre de Casa Loreto, consolidándose como la mejor bodega licorera de la Sierra Gorda Queretana.

Don Agripino Ledesma

Don Agripino Ledesma explica cada uno de los licores que va sirviendo, todos exquisitos, entre los que se incluye un licor de anís y una mermelada de manzana y canela.

Don Agripino Ledesma explica cada uno de los licores que va sirviendo, todos exquisitos, entre los que se incluye un licor de anís y una mermelada de manzana y canela. También cuentan con dulces típicos mexicanos como los rollos de guayaba, las obleas, entre otros.

Te puede interesar este paseo por la Finca Doña Lore: