La economía circular en la industria escocesa del whisky contribuye a la búsqueda nuevas soluciones que promueven el uso de la biotecnología

Los escoceses quieren dar un paso más hacia la economía circular. Han demostrado su disposición para el estudio del diseño de los bienes y productos para reutilizarlos, repararlos y reacondicionarlos. Primero se concentraron en el reciclaje de los residuos y la toma de medidas para utilizar menos energía y reducir las emisiones y hoy se cocina un nuevo proyecto que reúne a la industria de exportación más exitosa de Escocia y a los principales innovadores en biotecnología.

economía circular

El Proyecto Whisky tiene como objetivo «hacer uso de la economía circular para encontrar nuevas soluciones sostenibles a partir de los coproductos y residuos de la industria escocesa de whisky».

El Proyecto Whisky tiene como objetivo «hacer uso de la economía circular para encontrar nuevas soluciones sostenibles a partir de los coproductos y residuos de la industria escocesa de whisky. Estará dirigido por el Centro de Innovación en Biotecnología Industrial (IBioIC), cofinanciado por Zero Waste Scotland, y con el apoyo adicional del Scotch Whisky Research Institute (SWRI), la organización de investigación líder en la industria».

Tres empresas miembro de IBioIC trabajan juntas:

En el proyecto se impulsará la sostenibilidad con IBioIC para explorar nuevas formas de extraer el máximo valor de los coproductos del whisky como el orujo, el residuo que se forma luego de la fermentación y el pot-ale, un líquido residual que se obtiene luego de la primera destilación.

Escocia a la cabeza en el uso de la economía circular

En Escocia ya constituía una prioridad convertir los subproductos del whisky en una fuente de alimentos destinada a la industria de la piscicultura, con un potencial de ahorro estimado en 140 millones de £ (casi 200 millones de euros), además de la reutilización del acero de las instalaciones de plataformas de petróleo y gas que estén fuera de servicio. Estas no solo generan un retorno económico, sino que podría reducir las emisiones de carbono asociadas en más del 80 por ciento.

Según las declaraciones del secretario de Medio Ambiente, Richard Lochhead, en Escocia están acostumbrados a «reciclar nuestros residuos y a tomar medidas para utilizar menos energía y reducir las emisiones. Pero ahora tenemos que ir más allá y, basándonos en el diseño de los bienes y productos, decidir cuáles pueden ser reutilizados, reparados y reacondicionados».

El proyecto

El proyecto tiene un gran potencial para crear productos de base biológica de alto valor a partir de un coproducto de bajo valor.

Refiriéndose al nuevo proyecto en gestación, Mark Bustard, director ejecutivo de IBioIC, explicó: «Este es un proyecto con un gran potencial para crear productos de base biológica de alto valor a partir de un coproducto de bajo valor. Estamos impulsando el apoyo al crecimiento de la bioeconomía, y este es un gran ejemplo de cómo podemos agregar un beneficio significativo con un enfoque circular para los coproductos».

«El proyecto de valorización de coproductos del whisky demostrará cómo la innovación a través de la colaboración puede conducir a un resultado de alto valor comercial y ambiental. Mediante la integración del bioprocesamiento con los procesos operativos comerciales, podemos crear productos sostenibles y reducir el desperdicio general a medida que trabajamos para lograr la ambición ecológica de Escocia de ser cero neto para 2045″, agregó.

Encontrar un mayor valor de los materiales y subproductos

«Es fantástico que podamos utilizar un producto escocés tan icónico para liderar el camino en el desarrollo de una forma de trabajo que podría servir de inspiración para las industrias de todo el mundo. El mayor impacto que podemos tener en la reducción de nuestra huella de carbono es reducir el volumen de material que consumimos, y los productos de base biológica podrían desempeñar un papel importante para lograrlo», dijo Ian Gulland, director ejecutivo de Zero Waste Scotland.

El proyecto requiere que cada empresa miembro de IBioIC lleve a cabo una investigación exhaustiva sobre usos alternativos para los coproductos del proceso de fabricación del whisky.

economía circular

Al transformar pot ale, residuo líquido que queda del proceso de elaboración del whisky, Horizon Proteins está a la vanguardia en la economía circular de Escocia.

MiAlgae, Horizon Proteins y BioPower Technologies «tendrán acceso a las instalaciones del laboratorio FlexBio de IBioIC en la Universidad Heriot Watt para integrar, probar, refinar y evaluar los procesos comerciales de extracción de proteínas y carbohidratos para maximizar el valor de usar la misma materia prima para cada uno. Los científicos de FlexBio también apoyarán a las empresas con su trabajo y SWRI proporcionará muestras anónimas de coproductos de whisky de destilerías para respaldar los procesos y ensayos».

«Este proyecto ayudará a la industria del whisky escocés a lograr sus objetivos de sostenibilidad al proporcionar usos finales prácticos y económicamente viables para los coproductos. Nos gusta especialmente cómo el proyecto reúne a Horizon Proteins, MiAlgae y Biopower, quienes individualmente ya han demostrado el potencial de sus respectivas tecnologías para el sector del whisky, para trabajar juntos para encontrar soluciones integradas y mutuamente beneficiosas para lograr una economía circular», comentó James Brosnan, Director de SWRI.

Acerca de la economía circular

Una economía circular es aquella libre de residuos y resistente por diseño. Se trata de un nuevo modelo económico ambicioso y práctico que se basa en diseñar la economía de una manera restauradora de los ecosistemas, innovadora e impactante para la sociedad: es un reto audaz, pero que se puede lograr cuando se guía por los siguientes principios.

economía circular

Una economía circular es aquella libre de residuos y resistente por diseño.

  • Materiales: todos los materiales pueden y deben reciclarse de manera infinita.
  • Energía: toda la energía debe proceder de fuentes renovables o de otra manera sostenible.
  • Ecosistemas: todas las actividades humanas deben respetar los ecosistemas y tender a reconstruir el capital natural.
  • Valor: los recursos se utilizan para generar valor económico y otras formas de ganancias.
  • Salud: las actividades humanas deben tender hacia la salud y la felicidad de sus congéneres.
  • Sociedad: las actividades deben animar a la cohesión social y la cultura.

Escocia explorará las prioridades orientadas a crear una economía circular en toda regla para el país, con el fin de que los productos y los materiales se pueden mantener en uso durante el mayor tiempo posible. Ambiciona mejorar su Plan de Residuos Cero lanzado en 2010, potenciando las áreas que considera claves para ello: diseño, reutilización, reparación, refabricación, reciclado, recuperación de valor, comunicaciones, desarrollo de habilidades y control del progreso.