Venta de Ron Havana prohibida en USA

Havana Club
Havana Club

La compañía de espirituosos Pernod Ricard y el Gobierno de Cuba han perdido los derechos sobre la marcaHavana Club al vencer su registro en Estados Unidos. Desde ayer sólo los descendientes de la familia fundadora, los Arechabala, podrán renovar la marca o los que cuenten con su autorización, que en este caso es Bacardí con quien la familia ha alcanzado un acuerdo comercial.

Pernod Ricard, que acaba de reorganizar su estructura tras la ompra de Allied Domecq y el reparto de activos con la estadounidense Fortune Brands, se encuentra con un mercado donde distribuir la marca Havana Club que cada vez se hace más pequeño. Y aún así Pernod Ricard, que cuenta con una licencia de distribución del Gobierno cubano de Havana Club, ha designado al presidente de su filial Martell Mumm Perrier-Jöuet, Lionel Breton, responsable sobre Havana Club Holding Internacional.

Además de perder la posibilidad de vender en un futuro el ron Havana Club en los Estados Unidos (hasta ahora no ha podido hacerlo por otros motivos además del embargo), se suma el hecho de que Barcadí ya ha registrado la marca Havana Club en algunas ex repúblicas soviéticas haciendo uso del acuerdo alcanzado con los fundadores. Pernod Ricard, que por su parte ha recurrido estos registros, tampoco ha logrado vender nunca el disputado ron en Cuba, dominio privado del gobierno de Fidel Castro.

Sólo Bacardí intentó vender el ron Havana Club en Estados Unidos tras llegar a un acuerdo con la familia fundadora, pero las botellas nunca llegaron al mercado y tuvieron que ser retiradas. La actual botella de Havana Club que comercializa Pernod no lleva ni el logo ni la fórmula original de la casa Arechavala. Tampoco lo llevaba las botellas que Bacardí intentó introducir en el mercado estadounidense.

Ahora Bacadí pretende registrar la marca en Estados Unidos, para lo que ya ha cursado la preceptiva solicitud de la marca, con el objetivo de vender en un futuro el ron Havana Club, ya bien sea por la caída del régimen de Fidel Castro, o porque se elimine el embargo antes del cambio de régimen.

La historia de Bacardí también es similar a la de la familia Arechabala. A ambos les expropiaron las fábricas cubanas, pero mientras la familia Bacardí trasladó la producción a sus otras fábricas fuera de Cuba, los Arechabala, no contaban más que con los activos situados en la isla caribeña. La similitud de estas circunstancias permitió un acuerdo comercial entre ambas partes por el que la familia Arechabala vendió los derechos de la marca Havana Club y su comercialización a Bacardí a cambio de diferentes royalties.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar