Miguel Ángel Reigosa es fundador del Museo del Whisky de Argentina y cuenta con la colección más grande del planeta, después de Escocia

El Museo del Whisky es uno de los lugares de obligada visita si estás de paso por la ciudad de Buenos Aires, Argentina. La colección de whisky que se exhibe cuenta con más de 3.000 botellas cerradas de todas las marcas y destilerías del mundo.

En esta colección, que se encuentra en el segundo museo de whisky más grande del planeta, se destaca las botella de Royal Salute 62 años que Miguel Ángel Reigosa, el fundador del Museo del Whisky, obtuvo como invitado de honor en el cumpleaños de la reina de Inglaterra.

Museo del Whisky

El Museo del Whisky es uno de los lugares de obligada visita si estás de paso por la ciudad de Buenos Aires, Argentina.

La dirección del mayor Museo del Whisky es Av. Monroe 3982, Ciudad Autónoma de Buenos Aires, en el barrio de Villa Urquiza. El club está constituido por 4.212 socios.

«Estamos solo a 150 botellas del Museo de Whisky de Escocia, y consideramos que para fin de año lo vamos a superar», dijo.  Actualmente tienen 3.285 botellas. Y, según las palabras del fundador, la idea empezó a los 14 años cuando su padre le enseñó a tomar whisky.

Recuerda sus consejos: «Tomar poco, pero bueno». Ya a los 18 años Miguel Ángel Reigosa empezó a coleccionar botellas. «Al tiempo compré el Viejo Café de Los Incas, que fue un lugar emblemático en la ciudad de Buenos Aires y decidí armar una barra toda de whisky. Yo tenía la posibilidad de viajar y adquirir botellas. Llegué a tener un frente de barra en ese momento de 300 marcas distintas de whisky y era muchísimo», precisó.

 Museo del Whisky

«Continué con todo eso hasta llegar un promedio de 1.500 o 1.400 botellas y ahí fue donde le planteé a mi socio dejarle el café», dijo el coleccionista fundador del Museo del Whisky.

«Continué con todo eso hasta llegar un promedio de 1.500 o 1.400 botellas y ahí fue donde le planteé a mi socio dejarle el café, que lo siga trabajando él, y cumplir con el sueño de mi vida que era abrir el Museo Nacional de Whisky en el país«, dijo el coleccionista.

El whisky es placer

«Es como un fumador de puros que fuma por placer. El que fuma cigarrillos fuma por vicio. El que toma un whisky bueno lo toma por placer y no lo toma para agredirse, no está buscando el efecto, sino el placer», explica Reigosa.

«Desde la Whisky Malta Argentina le vamos enseñando a la gente cómo se toma un whisky. A veces están los preconceptos de la gente que dice de qué forma, de qué manera se toma un whisky. Yo llegué hasta elaborar un agua en Venado Tuerto con un socio que se llama William Wallace y es exclusiva para whisky», continuó.

Museo del Whisky

La dirección del mayor Museo del Whisky es Av. Monroe 3982, Ciudad Autónoma de Buenos Aires, en el barrio de Villa Urquiza.

Sobre la tradición whiskera en Argentina comentó que lamentablemente no es tan fuerte como él quisiera, pues en «Argentina constantemente siguen cortando los ingresos a las importaciones. Recién hemos logrado en 1999 armar un club y comenzar a enseñar. Yo tengo la suerte de viajar dos o tres veces por año a Escocia y ahora lamentablemente no puedo ir a retirar un premio que gané el año pasado por el tema de la pandemia, voy a viajar en el mes de abril, pero Argentina consumiendo whisky no existe en el mundo».

Del consumo y producción del whisky

A la pregunta si era Uruguay es el mayor consumidor, respondió: «Uruguay es el mayor consumidor per cápita, pero ellos consumen whiskys muy baratos, entonces se contabiliza eso. Imagínate que también otro país es India. En India el whisky sale un dólar. Toda la población toma y son 1.500, 1.900 millones de habitantes, pero en cuanto a calidad desde la Whisky Malta Argentina te puedo asegurar que es muy baja.

«Yo estoy importando las mejores etiquetas de Escocia, de Irlanda, de India, de Francia, de Japón. Con el trabajo que hemos hecho en 20 años somos el país que más variedad de whisky debe tener en toda Latinoamérica».

Museo de Whisky en Argentina

La colección del Museo del Whisky cuenta con más de 3.000 botellas cerradas de todas las marcas y destilerías del mundo.

Destacó el trabajo realizado por Madoc, la destilería que está en Bariloche, y en El Bolsón. «Después hay otra en la ciudad de Luján que se llama EyMC, que son las tres que tienen los registros correspondientes. Luego, algunos argentinos traen maltas importadas de Brasil, les dan un finish en una barrica de vino y dicen que es un producto nacional, y eso no es un producto nacional.

«Por más que yo sea un terrible defensor de los blends, no son productos nacionales porque las marcas son escocesas, lo que hacemos es agregarle alcoholes argentinos y eso no hace que sea nacional el producto», precisó.

Te puede interesar del Museo del Whisky en Argentina: