Johnnie walker es una marca icónica en el mundo del whisky mundial

La historia de Johnnie Walker interpretada con maestría por Robert Carlyle y doblada al castellano por el genial AlvaroPoloActor

Desde sus humildes comienzos en Escocia, Johnnie Walker ha viajado hasta dominar el mercado mundial del whisky y convertirse en el whisky escocés más vendido del mundo.

Johnnie Walker es uno de los nombres de whisky más reconocibles del mundo, y la marca es el whisky escocés más vendido del mundo, con una venta al por menor de cerca de 20 millones de cajas al año, y ha sido declarada la marca de bebidas espirituosas premium más valiosa del planeta.

Johnnie Walker

Johnnie Walker

El legendario y original John Walker nació el 25 de julio de 1805 en la granja Todriggs, en Kilmarnock, en el este de Ayrshire, Escocia. La granja no estaba lejos de Glasgow, en el lado oeste de la isla. En 1819, el padre de John murió y la granja familiar, donde el pequeño Johnnie pasó los primeros catorce años de su vida, fue vendida. A pesar de que todavía era un chiquillo de 15 años, el producto de la venta se utilizó para comprar una tienda de comestibles dentro de Kilmarnock. Tras un breve periodo de aprendizaje de su nuevo oficio, John se hizo cargo de la gestión completa de su próspero negocio.

En 1833, John se casó con Elizabeth Purves, quien posteriormente dio a luz a su primer hijo, Alexander. John era conocido localmente como miembro de asociaciones comerciales y de los francmasones. Una gran inundación dañó muchos negocios locales en 1852, y los informes muestran que todo su stock se arruinó. Se tardó casi dos años en reconstruir el negocio, pero después, la popularidad de su mezcla característica siguió creciendo hasta su muerte en 1857.

Tras su muerte, el negocio familiar pasó a manos de Alexander. Gran Bretaña estaba en el centro de la Revolución Industrial, y con la llegada del ferrocarril en 1843 a su lado, Alexander Walker creó una red de distribución que enviaba el whisky de John a todo el mundo. En 1862, las ventas alcanzaban una media de 100.000 galones al año. La primera mezcla con derechos de autor, llamada «Old Highland Whisky», llegó a las estanterías en 1867. Esta receta es un ancestro directo de lo que conocemos como Johnnie Walker Black Label..

Poco después se introdujeron la famosa botella cuadrada y la etiqueta inclinada a 24 grados, creando un aspecto distintivo y reduciendo las roturas en comparación con las botellas redondas utilizadas anteriormente.

Muchos historiadores consideran que Alexander fue la verdadera fuerza motriz que hizo que el whisky escocés Johnnie Walker pasara de ser un éxito de ventas en su ciudad natal a una marca mundialmente reconocida.

Los hijos de Alexander introdujeron las convenciones de denominación de «Etiqueta Roja» y «Etiqueta Negra» en 1909. Por la misma época, se creó el boceto original del sofisticado hombre que camina y se añadió a las botellas. El sitio web de la marca lo explica mejor: «De un plumazo, John Walker, el tendero victoriano, se convirtió en Johnnie Walker, el dandi eduardiano».

La empresa ha seguido creciendo, por supuesto, añadiendo a la línea de Johnnie Walker las marcas Johnnie Walker Blue Label, Double Black, Gold y Platinum. Ahora, entre una cartera de marcas propiedad de una gran empresa internacional, el whisky ya no se destila en Kilmarnock, y la planta original ha sido demolida. Aunque las instalaciones ya no existen, en cada sorbo encontrará el espíritu escocés y resistente del Johnnie Walker original.

Johnnie Walker también cuenta con «Casas» en varias ciudades asiáticas clave, como Shanghái, Pekín, Bombay, Seúl y Taipéi, descritas como «embajadas multisensoriales para el whisky escocés mezclado de lujo».