Subida de impuestos de alcohol en Escocia

Escocia fijará un precio mínimo del alcohol con el objetivo de reducir su consumo en un país donde “demasiados escoceses beben hasta morir”. Con esta medida fijarían en 50 peniques (0,59 euros) la unidad de alcohol que corresponde a un decilitro, por lo que la botella más barata de vino tendría un coste 4,69 libras (5,58 euros) y la de whisky 14 libras (16,66 euros).

De esta forma, el Gobierno escocés ahorraría alrededor de 500 vidas anuales donde el consumo de bebidas alcohólicas es considerado excesivo y causa miles de muertes cada año. Tal y como afirmó su ministra de sanidad, Nicola Sturgeon, “No es una coincidencia que, mientras aumenta la posibilidad de compra, los ingresos en los hospitales por problemas derivados del alcohol se han cuadruplicado”.

Por su parte, John Holmes, médico de la Universidad de Sheffield, considera que este coste mínimo reduciría en un 5,5% el consumo de alcohol entre los ciudadanos escoceses.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar