La nueva añada de Granja Remelluri es un ejemplo de cómo se logra la máxima expresión de la excelencia riojana, uno de los grandes crus de la región

Solo los grandes viñedos, los que aportan un sello de genuina identidad, son capaces de afrontar grandes desafíos. La nueva añada de Granja Remelluri es ejemplo de ello, un mito que cambia de paradigma y que está llamado a hacer historia.

Una necrópolis en el centro de la finca indica la existencia de un poblado ya en el siglo X. Los monjes abandonaron Remelluri en el siglo XV; el santuario se mantiene con ermitaños que dan culto hasta muy entrado el siglo XIX. El libro de cuentas más antiguo conservado en el Ayuntamiento de Labastida, fechado en 1596, reseña ya todos los años y hasta el siglo pasado la aportación de vino en cántaras de la Granja Nuestra Señora de Remelluri.

Remelluri 

Una necrópolis en el centro de la finca indica la existencia de un poblado ya en el siglo X. Los monjes abandonaron Remelluri en el siglo XV; el santuario se mantiene con ermitaños que dan culto hasta muy entrado el siglo XIX.

Un hacendado de Labastida adquiere el núcleo principal de Remelluri, manteniendo el viñedo. Esta propiedad, de aproximadamente 20 hectáreas, llega intacta hasta 1967, siendo en este año adquirido por el industrial guipuzcoano Jaime Rodríguez Salis. Desde entonces y a lo largo de cuatro decenios, la Granja Nuestra Señora de Remelluri va recuperando sus antiguas tierras, contando actualmente con 154 hectáreas, 105 de las cuales constituyen un restaurado viñedo; origen de los vinos de Remelluri.

Hoy día la bodega está dirigida por la segunda generación, representada por Telmo Rodríguez, toda una figura de la enología nacional. La finca, al pie del monte Toloño, goza de un microclima excepcional, protegida de vientos y heladas, y alberga 90 hectáreas de viñas, divididas en pequeñas parcelas y trabajadas de forma ecológica. Granja Remelluri Gran Reserva 2010 es ideal para acompañar un chuletón de buey, quesos fuertes, fabada asturiana y aves de corral.

Con la cosecha 2013, hay un punto de ascenso de Granja Remelluri. En ese año se produce una drástica reducción en la producción, pero este no es un paso negativo, pues se favorece a partir de ese momento la excelencia y la expresión más pura de su terruño, calificado por Tim Atkin como unos de los grandes ‘crus’ de Rioja. Se convierte esa ocasión en única oportunidad para todo amante de los grandes vino riojanos.

 Remelluri 2013

Con la cosecha 2013 hay un punto de ascenso de Granja Remelluri, se favorece a partir de ese momento la excelencia y la expresión más pura de su terruño

El viñedo de Remelluri

Remelluri se encuentra en la parte más septentrional de la Rioja Alavesa, bien protegida de los vientos dominantes y las heladas. 154 hectáreas de tierra arcillo-calcárea, 105 de las cuales constituyen su viñedo. Con un microclima excepcional y una perfecta orientación e inclinación al mediodía.

Este terreno tan peculiar es el que da personalidad a su vino. Son suelos pobres, pedregosos, con capas arcillosas que retienen el frescor y la humedad. Todo esto propicia una madurez del fruto con finura y equilibrio.

El clima de influencia atlántica proporciona abundantes precipitaciones y unas medias de temperatura más bajas que en el resto de la Denominación. La alternancia de noches frescas y días calurosos es la que ofrece las condiciones ideales para una buena maduración fenólica de la uva Tempranillo.

Te puede interesar este recorrido por la Granja Nuestra Señora de Remelluri: