Si hablamos de vinos corpulentos y potentes es necesario citar a los Pittacum, aquí tienes cuatro mencías finísimas y una garnacha tintorera

Alfredo Marqués, director técnico de ala bodega, cuenta que se siente especialmente orgulloso de ver cómo cada año salen al mercado 150.000 nuevas botellas de Pittacum. Se trata de un vino carnoso y estructurado, un ensamblaje de vinificaciones por separado de mencías de distintas zonas nacidas en el cordón montañoso del Bierzo. Del equilibrio entre todas ellas, la bodega ha hecho su buque insignia.

El embrión de Pittacum hay que buscarlo en el Valle de O Rosal, en Rías Baixas, en la Bodega Terras Gauda. La filosofía de la Bodega se concreta en la elaboración de unos vinos singulares, con identidad propia, dentro de la obligada máxima calidad.

 Pittacum

El embrión de Pittacum hay que buscarlo en el Valle de O Rosal, en Rías Baixas, en la Bodega Terras Gauda.

¿Cuál ha sido el secreto de sus vinos? Pues el continuo cuidado y control del viñedo durante su ciclo vegetativo, la vinificación por separado de todas las variedades y la fermentación con las levaduras autóctonas, aisladas y seleccionadas de su viñedo.

Tradición y tecnología moderna

«Cuando alcanzan el punto óptimo de maduración, las distintas variedades se vendimian, manualmente y por separado, y se transportan a la bodega en cajas que no superan los 20 Kg de capacidad, para evitar la rotura prematura de los granos de uva», cuentan desde la bodega.

Ya en la bodega, el proceso de transformación comienza con el estrujado-despalillado, operación en la que los racimos de uva son aplastados suavemente, al tiempo que se extrae el raspón o escobajo para evitar que el vino adquiera un sabor herbáceo.

 Pittacum

Alfredo Marqués, director técnico de ala bodega, cuenta que se siente especialmente orgulloso de ver cómo cada año salen al mercado 150.000 nuevas botellas de Pittacum.

La vendimia, por su parte, se conduce a los maceradores, donde a una temperatura entre 10º C y 12º C el mosto permanece en contacto con los hollejos de la uva durante un tiempo predeterminado, con objeto de extraer los delicados aromas de la variedad y los componentes que definirán la estructura de los vinos.

Más tarde, «las prensas neumáticas de membrana, que trabajan a baja presión, extraen lentamente el mosto que después del desfangado, donde se han eliminado los sólidos en suspensión, fermenta a temperatura controlada entre 15º C y 17º C hasta transformase en vino».

Pittacum

La vendimia, por su parte, se conduce a los maceradores, donde a una temperatura entre 10º C y 12º C el mosto permanece en contacto con los hollejos de la uva durante un tiempo predeterminado.

«No utilizamos levaduras foráneas. Hemos aislado, seleccionado y patentado el uso de nuestra propia levadura ecotípica, procedente de nuestras parcelas de viñedo, y con ella conducimos la fermentación alcohólica de los mostos. Determinamos cada año el «coupage», la mezcla idónea de los vinos de las diferentes variedades vinificadas, a fin de responder en cada nueva cosecha al perfil de los de añadas anteriores», explican.

Pittacum 2018

Mencía 100%. La uva llega a la bodega en pequeñas cajas de 12 Kg de capacidad. Racimo a racimo es escogida en la mesa de selección. La vinificación se realiza en depósitos de acero inoxidable con bazuqueos y ligeros remontados durante la fermentación, que tiene una duración de unos quince días a 25º C de temperatura.

Se sangró y estuvo en depósito un mes antes de conducirlo a la crianza en barricas de roble francés y americano, de capacidad 220 litros. Permanece en barrica ocho meses en la cual el vino ha estado en la oscura y fresca bodega sin hacer ni un solo trasiego. Después se embotella y comienza otro largo reposo durante dos años más.

Pittacum

El perfil de Pittacum permite un rico y variado casamiento con platos y alimentos.

Intenso color, con nariz elegante. Frutas rojas vivas y frescas, especias, tinta china y minerales. Boca fluida y jugosa termina con un final largo. El perfil de Pittacum permite un rico y variado casamiento con platos y alimentos: Carnes a la brasa o estofadas, guisos con legumbres, ciertas preparaciones de pescados. También embutidos, quesos, pasta, empanadas, ensaladas correctamente aliñadas.

Petit Pittacum

El 2019 fue muy buen año para la variedad reina del Bierzo, la Mencía. Los centenarios viñedos respondieron bien ante el cálido y seco verano del Bierzo, gracias a las abundantes reservas de agua acumuladas durante el invierno y primavera como suele ser habitual.

Al igual que Pittacum se parte de pequeñas parcelas de viejos viñedos centenarios de Mencía, distribuidos sobre las faldas del cinturón montañoso que compone el Bierzo vitícola.

Petit Pittacum

Petit es un vino fácil de asociar a un gran abanico de ali­mentos y platos.

«Racimo a racimo son escogidos en la mesa de selección. A continuación la vendimia, previo despalillado y sin estrujado, se conduce a los depósitos donde las uvas fermentan durante 15 días a 25º C, en este tiempo se bazuquean y remontan ligeramente con la idea de hacer una extracción selectiva y preservar toda su fruta. A con­tinuación el vino pasa un periodo corto de tres meses en barrica», describen desde la Bodega.

Intenso color, expresivo en nariz, frutos rojos, mineral. Boca fluida, suaves taninos, jugoso y fresco. Petit es un vino fácil de asociar a un gran abanico de ali­mentos y platos. Suculentos guisos tradicionales de legumbres, aves de corral y sus arroces, cefalópodos como el pulpo, pescados azules, chacinas, hongos salteados o guisados, tortillas, empanadas también de pescado.

Petit Pittacum Rosado

La vendimia comenzó el 19 de septiembre y finalizó el 15 de octubre: «Durante estos días de cosecha, El Bierzo gozó de un tiempo perfecto, donde reinaron las noches frescas en contraste con los días secos y templados, garantizándonos así vinos ricos con excelente equilibrio y frescor».

«De viejos viñedos centenarios de mencía y godello, ubicados sobre suelos arcillosos y cultivados sobre empinadas laderas orientadas al norte, se nutre nuestro Petit Pittacum rosado. Suelos fríos, de arcilla y una orientación al norte más fresca, dan como resultado elegantes mencías con gran acidez y estupenda fruta», explican.

Petit Pittacum rosado

De viejos viñedos centenarios de mencía y godello, ubicados sobre suelos arcillosos y cultivados sobre empinadas laderas orientadas al norte, se nutre Petit Pittacum rosado.

La fermentación de este vino se realizó a temperaturas de 18º C durante tres semanas, intentando de esta manera preservar todos sus aromas varietales. Más tarde se sometió a una clarificación natural.

Es un vino limpio, chispeante, delicado y fresco. Es perfecto como aperitivo por su frescura y rica acidez, acompaña muy bien con ensaladas frescas, quesos de cabra y como no con escabeches de pescado y caza. En general platos livianos, poco condimentados y frescos. Arroces, mariscos y pescados e imprescindible para casar con platos difíciles de maridar con tintos como alcachofas y espárragos.

Pittacum Aurea

Mencía 100%. Desde tiempos inmemoriales en el Bierzo se sabía que rincones de tierra producían los mejores vinos. En uno de estos lugares se encuentra ubicada Finca Areixola, un viñedo centenario, formado en vaso y plantado con una alta densidad, tal y como dicta la tradición.

La vinificación de Pittacum Aurea se realiza en depósitos de acero inoxidable con bazuqueos y ligeros remontados durante la fermentación, que tuvo una duración de 15 días a 28º C de temperatura. Maceró durante 20 días más, se sangró y estuvo en depósito dos semanas antes de conducirlo a la crianza en barricas de roble francés nuevo y de capacidad 220 litros.

Pittacum Aurea

La vinificación de Pittacum Aurea se realiza en depósitos de acero inoxidable con bazuqueos y ligeros remontados durante la fermentación, que tuvo una duración de 15 días a 28º C de temperatura.

Es un vino rico en color, elegante y de pura fragancia. Más tarde aparece la parte mineral, tierra y piedra. Armado en la boca, equilibrado y fresco termina con un final largo. Un vino franco, cabal y profundo.

Asados de cordero y cabrito, guisos de buey y caza cocinados en el propio vino, carnes a la brasa, son ejemplos de preparaciones, entre muchas otras, ideales para ser acompañadas con Pittacum Aurea. Por qué no, también pescados en su salsa. Procurar evitar los picantes muy acentuados.

La prohibición

Garnacha Tintorera 100%, ubicadas sobre suelos con auténtica vocación vitícola, cultivadas sobre empinadas laderas son la fuente de La Prohibición.

Viñas formadas en vaso según la tradición y plantadas a alta densidad que requieren una intervención manual. Viñedos en los que cada cepa es un individuo y donde el viticultor cirujano con su conocimiento puede acortar o alargar su vida.

La vinificación se realiza en depósitos abiertos de pequeña capacidad con bazuqueos y ligeros remontados durante la fermentación, que tuvo una duración de 12 días a 24-25 °C de temperatura, intentando de esta manera preservar todos sus aromas varietales. Maceró durante 15 días más, se sangró y estuvo en depósito dos semanas antes de conducirlo a la crianza en barricas de roble francés nuevo.

Pittacum: 4 mencías finísimas y una garnacha tintorera 1

Fragante, la fruta seduce la nariz, cereza guinda también violetas y la barrica escondida detrás. Tinta china, toques a hierba, especias y en boca equilibrado, fresco y vivo. La Prohibición un vino con estilo propio donde la garnacha tintorera se expresa con un marcado carácter atlántico, ofreciéndonos fuertes sensaciones.

Su acidez puede compensar comidas grasas como los tradicionales cocidos. Sus taninos van bien con proteínas, especialmente con carnes rojas sin adornos. También, con pescados como un bonito encebollado con pimientos verdes; y quesos de oveja de leche cruda.

Bodegas Pittacum

  • Desde que Pittacum se fundó en 1998. Ha sido la primera bodega de Galicia en obtener la Certificación de Calidad según la norma ISO 9001 para las actividades de cultivo y recolección de viñedo propio, además de elaboración y comercialización de nuestros vinos, aguardientes y licores.
  • La personalidad, la regularidad y la calidad siguen siendo las tres premisas clave que definen el compromiso de Pittacum en su proyecto del Bierzo, donde las cuarenta hectáreas de viejos viñedos, distribuidas en doscientas parcelas sobres las faldas del cinturón montañoso, son la fuente de la que se nutren sus vinos.
  • La bodega forma parte —desde el año 2002— del Grupo Terras Gauda, un proyecto empresarial mayor que hermana las bodegas Terras Gauda situadas en O Rosal (Pontevedra);  la industria conservera A Rosaleira, también ubicada en dicha localidad; la bodega Quinta Sardonia que se halla en Sardón de Duero(Valladolid), y Heraclio Alfaro, sita en Alfaro, La Rioja.