La sangría comúnmente se sirve en bares, restaurantes, chiringuitos y festivales de toda España, es la bebida española con mayor proyección internacional

La sangría es una bebida alcohólica originaria de España y Portugal. En la actualidad existen multitud de recetas, generalmente consiste en vino, trozos de fruta, gaseosa, algún licor y azúcar. Actualmente se considera una bebida con gran proyección internacional.

Se trata de una de las bebidas más populares de la gastronomía en España. Comúnmente se sirve en bares, restaurantes, chiringuitos y festivales de todo el país.​ Aunque no se considera un cóctel, cumple con todos los requisitos para serlo, pues es una mezcla de bebidas alcohólicas y sin alcohol.

Sangría

La dificultad de la sangría reside en que la fruta se debe macerar durante un par de horas para que la bebida resultante sepa efectivamente a fruta fresca.

La IBA no lo tiene en su recetario como cóctel, pues, a diferencia de este, no fue creado por un bartender y no posee una receta específica, sino que nació en los hogares españoles y existen multitud de variantes.

En Asturias suele usarse sidra​ en vez de vino tinto. También hay versiones con vino blanco​ (llamada «sangría blanca»​) e incluso con espumosos como el cava o champán.​ Además del vino, se suele agregar un segundo tipo de bebida alcohólica, que suele ser algún licor como brandy de Jerez, triple sec Cointreau, vermú Martini, licor de manzana, etc.

El reglamento nº 251/2014 de la Unión Europea​ regula que solo los productores de España y Portugal pueden denominar «sangría/sangria» a su producto, mientras que los países ajenos usarán «bebida aromatizada a base de vino» (aunque también podrán usar la denominación «sangría/sangria» como complemento). La sangría, sin embargo, también tiene mucha tradición en Perú, Uruguay​, Venezuela y Ecuador.

En 2014, la Unión Europea aprobó «proteger la denominación «sangría/sangria», y hacerla exclusiva para exportaciones de España y Portugal, por lo que el resto de países miembros de la Unión deberán usar la denominación bebida aromatizada a base de vino».

No se trata de una bebida refinada

El Concise Oxford Dictionary considera palabra sangría de origen español, con los significados de bebida fría de vino rebajado con agua y especiada y de bebida de limonada y vino tinto. Según la revista Muy interesante, la palabra sangría proviene de sangre, aunque parece ser que fueron los ingleses los que pusieron de moda esta bebida a mediados del siglo XIX.

Sangría

El Concise Oxford Dictionary considera palabra sangría de origen español, con los significados de bebida fría de vino rebajado con agua y especiada y de bebida de limonada y vino tinto.

La dificultad de la sangría reside en que la fruta se debe macerar durante un par de horas para que la bebida resultante sepa efectivamente a fruta fresca. En algunos establecimientos es frecuente que la elaboren sobre la marcha.

Resulta en la práctica una mezcla de Fanta con vermut o brandy en la que la fruta solo tiene función ornamental. En aquellos establecimientos en que no han preparado la sangría con antelación se recomienda no tomarla.

Durante la maceración es conveniente que la fruta objeto de maceración no esté en contacto con el aire, para evitar su oxidación. Esa oxidación no estropea el resultado, pero resulta poco agradable a la vista.

Sangría

En aquellos establecimientos en que no han preparado la sangría con antelación se recomienda no tomarla.

Se presenta en jarra transparente que permita ver la fruta con la que la sangría está aderezada. Va acompañada de cubitos de hielo. La jarra debe tener un gollete de esos que permiten que salga la parte líquida reteniendo la parte sólida.

Dentro de la jarra se coloca una paleta larga de palo para que al revolver el contenido no se dañe la fruta. Puede utilizarse, a falta de paleta de madera, cucharilla de metal de cuello alargado de esas que se usan en coctelería.

No se trata de una bebida refinada, sino en el sentido de apta para acompañar almuerzos y cenas. No debe solicitarse en ese tipo de restaurantes en los que los camareros visten de etiqueta. Con su baja graduación alcohólica es muy adecuada para almuerzos y cenas en época estival.

La bebida más refrescante del verano

La sangría se consume sobre todo en las meriendas. No admite la doble versión de bebida en frío o en caliente, solo admite la versión fría. Se comercializa envasada, generalmente en tetrabrik.

Es la bebida más refrescante del verano, gusta a todos los paladares y es fácil de preparar. La calidad de la sangría recae directamente en el vino que vamos a utilizar, para los expertos en esta bebida es un sacrilegio eliminar su sabor o disimularlo, pero la transformación valdrá la pena.

Los romanos no tomaban sangría, pero «mezclaban el vino negro con pimienta y miel y lo llamaban mulsum, en época medieval se hacía con especias y miel, y en Cataluña se llamaba vi piment«, explica la historiadora de la alimentación Nuria Báguena.

Sangría

Se presenta en jarra transparente que permita ver la fruta con la que la sangría está aderezada. Va acompañada de cubitos de hielo. La jarra debe tener un gollete de esos que permiten que salga la parte líquida reteniendo la parte sólida.

Si quieres refrescarte con tu propia sangría, hay errores que no debes cometer como, por ejemplo, mezclar el vino tinto con demasiados alcoholes y no incluir frutas de temporada. De igual forma, no deberías utilizar plátano porque le otorga pastosidad a la sangría, densificándola demasiado.

Asimismo, muchos cometen el sacrilegio de cortar mal la fruta o poner demasiada, mezclar el almíbar todavía caliente o echar azúcar al hielo, dejan más de un día las frutas macerando con el alcohol y ponen poco hielo.

Las mejores recetas de sangría:

  • La blanca: todo un triunfo en el verano. Tiene ese color debido a un cambio en sus ingredientes principales, le pondremos vino blanco en lugar de tinto. Tendrá un sabor ligeramente diferente que se verá potenciado por el vermut blanco.
  • De cava: es perfecta para hacer un brindis especial. Para aquellos que disfruten abriendo una botella de cava cada vez que llegan los langostinos, a los que esperan el dulce para ir en busca de esta bebida, esta receta les apasionará. Cambiaremos el vino por un cava que hará destacar todos los sabores de esta increíble bebida.
  • Frozen: es una de esas bebidas que nos hará disfrutar en primera persona de una combinación de ingredientes maravillosos, gracias a unos frutos rojos congelados. El resultado es una sangría perfecta para servir como cóctel, queda buenísima y es de lo más refrescante.
  • De melocotón: te permitirá disfrutar de una de las frutas del momento. El melocotón es la estrella de esta bebida. Más dulce que una sangría convencional, es la receta de las largas tardes de verano cerca de una piscina o playa.

La receta tradicional

Ingredientes:

  • 1 l de vino tinto,
  • 2 melocotones,
  • 2 naranjas,
  • 1 limón,
  • 2 plátanos,
  • 1 manzana,
  • 60 g de azúcar,
  • 1 rama de canela
  •  330 ml de refresco de naranja.

Elaboración:

Comenzamos disolviendo el azúcar en 75 ml de agua caliente para formar un almíbar y lo que facilitará su disolución en el vino. En un recipiente amplio o un bol grande, ponemos el vino y el almíbar y añadimos el zumo de una naranja removiendo para que se mezcle bien. Pelamos, troceamos la fruta y las incorporamos al bol con el vino.

Añadimos el zumo de un limón y la rama de canela. Dejamos reposar entre dos y tres horas para su maceración. Transcurrido este tiempo volcamos en una jarra y servimos acompañada de cubitos de hielo.

También puedes decantarte por sangría preparada, pero hacerla uno mismo en casa es lo mejor.

Te puede interesar: