El vino potosino comenzó hace once años, cuando emprendedores locales decidieron incursionar para el mercado nacional y luego al internacional

El vino potosino está cosechando éxitos en los últimos tiempos. Pozo de Luna y Cava Quintanilla son las dos líneas más reconocidas. Han logrado posicionar al estado junto a diferentes marcas vinícolas de alto prestigio y se le han otorgado premios de talla internacional.

Durante la época del Virreinato San Luis Potosí era una tierra de vino, lo cual se interrumpió durante la independencia. Si bien San Luis Potosí tiene una historia vinícola antigua, hasta hace aproximadamente 10 años algunos empresarios comenzaron a retomar la producción del vino en la entidad.

vino potosino

Especialistas consideran que el vino potosino está en una etapa inicial; no obstante ya es uno de los once estados de México que tiene una producción y gran parte de ella es sustentable.

«Las evidencias señalan que su nacimiento se dio en la Edad de Bronce, tres mil años antes de Jesucristo. Pero a San Luis Potosí llegó aproximadamente en el siglo XVI con las primeras plantaciones de los franciscanos para la evangelización de los pueblos originarios», explicó Alfredo Oria, subdirector comercial y sommelier corporativo de Pozo Luna.

El renacimiento del vino potosino

Por algunos años, en San Luis Potosí se vivió una etapa de prohibición, incluso de erradicación de viñedos, durante la época de la Nueva España.

Especialistas consideran que el vino potosino está en una etapa inicial; no obstante ya es uno de los once estados de México que tiene una producción y gran parte de ella es sustentable, es decir, que las empresas tienen sus propios viñedos junto a plantas de producción.

San Luis Potosí ofrece condiciones únicas para hacer posible la cosecha de viñedos y el ejemplo más claro es la altura:1900 metros sobre el nivel del mar, lo que permite trabajar entre los terruños más altos del mundo.

vinos potosino

Los vinos potosinos han sido acreedores de premios internacionales. Incluso hay un plan para exportar este alimento a Estados Unidos como parte de un acuerdo entre las principales vitivinícolas del estado.

Del mismo modo, los terrenos tienen una buena disponibilidad de agua en climas secos y cálidos, con vasta radiación solar que impide la aparición de plagas sin afectar a las plantaciones. Esta radiación solar y temperaturas nocturnas, generan pieles gruesas en los racimos de uvas que mejoran los compuestos aromáticos, de color y de taninos.

«Los vinos potosinos han sido acreedores de premios internacionales. Incluso hay un plan para exportar este alimento a Estados Unidos como parte de un acuerdo entre las principales vitivinícolas del estado», confirmó Alfredo Oria, de Poza de Luna.

«En municipios como Moctezuma existen suelos franco arenosos, de buena profundidad  y donde la planta tiene una capacidad de desarrollar su raíz, de forma muy libre para acceder fácilmente al agua y a los nutrientes que necesita», explicó, por su parte, Matías Utrero, enólogo de Cava Quintanilla.

El vino potosino en cifras

  • San Luis Potosí fue el octavo productor de uva fruta a nivel nacional con 548 toneladas, igual a incremento de 18.7% de 2018 a 2019, de acuerdo Atlas Agroalimentario 2020 que publicó el Servicio de Información Agroalimentaria y Pesquera.
  • En la producción de uva industrial (para elaborar vinos de mesa) es noveno en el país por una producción de 219 toneladas, un crecimiento de 16.9% de 2018 a 2019.
  • 132 hectáreas de uvas sembradas de acuerdo al Consejo Mexicano Vitivinícola (CMV)

Vino potosino: los más reconocidos

Los vinos de Cava Quintanilla son actualmente los más reconocidos a nivel estatal, ya que su calidad y dedicación hasta en el detalle más pequeño los ha llevado a lo más alto.

Situada en Moctezuma a 45 minutos de San Luis Potosí, representa el descubrimiento y colonización de un nuevo y fascinante terruño mexicano.

Inició con 60 hectáreas y hoy cuenta con 100, donde se cultivan 11 variedades tintas, como Cabernet Sauvignon, Merlot, Tempranillo y Nebbiolo, las que mejor se han adaptado al territorio.

El vino potosino

En la producción de uva industrial (para elaborar vinos de mesa) es noveno en el país por una producción de 219 toneladas, un crecimiento de 16.9% de 2018 a 2019.

Además también tienen Pinot Noir, Grenache y Petit Verdot, entre otras. En blancas son tres las cepas: Sauvignon Blanc, Chardonnay y Gewürztraminer. Cuentan con dos líneas: Cava Quintanilla es Reserva, y Laberinto es para paladares jóvenes.

***

Pozo de luna es otra de las marcas de vino potosino que han sido reconocidas últimamente, tiene siete años y actualmente se encuentra cambiando la relación entre San Luis y el vino.

En el municipio de Soledad, muy cerca de la ciudad de San Luis Potosí, a 1850 metros de altura, en este singular terruño de sol a plomo y noches muy frescas celan y velan las vides durante años con un solo objetivo: elaborar el vino de mayor calidad que esta tierra puede ofrecer.

Este viñedo se ubica en la hacienda El Jaralito, fue fundada en 2013 y en 2016 presentó su primera producción. Siete años después de su nacimiento, Pozo de Luna, se coloca  formando parte de la nueva generación en el vino mexicano.

Te puede interesar acerca del vino potosino: