Bodegas Fos logra excelencia en sus vinos, gracias a la combinación de la viticultura y enología tradicional conjugada con procesos innovadores

Desde la Rioja Alavesa, los vinos de bodegas Fos han llegado para seducirnos irremediablemente. ¿Su secreto? Una apuesta clara por los vinos de terroir, la exclusividad de una producción reducida reservada solo para unos pocos y con una arquitectura singular integrada firmada por el prestigioso arquitecto Enrique Muga en el magnífico y espectacular paisaje a los pies de la Sierra Cantabria.

La magia de bodegas Fos se plasma en éxitos como su Fos Blanco 2019, recientemente puntuado con 92 Decanter. Lo puedes complementar con dos tintos como Saltaviñas 2018, muy diferente y que resume de los diferentes terroirs de Elciego, o Fos Baranda 2017, Tempranillo con gran capacidad de guarda y 92 Atkin. Y aún cuentas con una opción adicional: Fos Finca Zuriena Cepas Viejas 2018, un blanco con mucha vida por delante y que completa un cuarteto que dará mucho que habla.

Bodegas Fos

En Bodegas Fos, desde la construcción de las nuevas instalaciones, encararon una nueva etapa de trabajo, con la ilusión y la experiencia adquirida desde la fundación en el año 2006.

Rodeada de viñedos viejos, Bodegas Fos combina la viticultura y enología tradicional conjugada con los procesos más innovadores. Los viñedos permiten hacer un recorrido por  todo el camino de la cepa a la copa con un alto nivel de excelencia.

Los nuevos retos

En Bodegas Fos, desde la construcción de las nuevas instalaciones, encararon una nueva etapa de trabajo, con la ilusión y la experiencia adquirida desde la fundación en el año 2006.  Hicieron, en esa etapa, la transición desde la bodega tradicional Palacios Sáez al nuevo proyecto «para poder dar rienda suelta a la pasión de elaborar grandes vinos en uno de los mejores terroirs del mundo, Elciego, que al decir de los primeros bodegueros franceses que llegaron allá por el año 1858 es el Medoc español«.

Por otra parte, y desde el aspecto tecnológico, Bodegas Fos representa el compromiso por lo más nuevo para cumplir con la más honda tradición de la Rioja Alavesa. Vinos como el Fos Baranda o Finca Zuriena ponen en valor los grandes factores diferenciales: viñedos centenarios de Tempranillo y Viura, suelos únicos y su singular enclave para el cultivo de la uva.

bodegas Fos

Este vino de bodegas Fos es el resultado de una vendimia manual en contenedores que son enfriados y conservados a 5º C durante 12 horas.

Fos Baranda

Este vino de bodegas Fos es el resultado de una vendimia manual en contenedores que son enfriados y conservados a 5º C durante 12 horas. Paso por mesa de selección previa a la vinificación. Maceración prefermentativa previa a la fermentación alcohólica. Fermentación maloláctica con bâttonnage manual en barricas de 225 l. y en huevo de hormigón.

NOTAS DE CATA

  • A la vista se presenta limpio y brillante; con un color rojo picota y tonos granates en el ribete. Capa media-alta.
  • En nariz es intenso y complejo. Aparecen recuerdos de fruta roja y negra madura, regaliz, junto con notas de su crianza en barrica, especiados y balsámicos.
  • En boca es sabroso, untuoso. Armonía perfecta entre acidez y alcohol. Paso por boca fresco y amable, gracias a sus taninos maduros y suaves que son agradables y aportan una estructura que le da longitud y vida para un consumo actual y en los próximos años. Final largo.
 bodegas Fos

Este es un vino de bodegas Fos, que ha resultado de una Selección de Viura de más de 60 años de antigüedad.

Finca Zuriena

Este es un vino de bodegas Fos, que ha resultado de una Selección de Viura de más de 60 años de antigüedad. Vendimia manual. Crianza de 5 meses sobre sus lías en huevo de hormigón y posteriormente crianza de 9 meses en barricas de roble francés de 225 l.

NOTAS DE CATA

  • Color amarillo con incrustaciones doradas. Limpio y brillante. La nariz es compleja, pasando primero por balsámicos de la barrica así como matices de pastelería con un poco de aireación aparecen los matices de la variedad así como matices minerales de caliza.
  • Un vino que no para de cambiar tras unos minutos.
  • En boca tiene buena entrada, estructurado, con buena acidez, paso de buen peso con la crianza especiado, untuoso, glicérico y muy largo gracias a una acidez muy equilibrada.