Aloja de chaucha es una bebida alcohólica que se elabora fermentando el fruto del algarrobo blanco o negro (Prosopis alba o Prosopis nigra) en Argentina

Aloja de chaucha se prepara tradicionalmente en el noroeste de Argentina y en la región del Chaco argentino. Es una bebida alcohólica que se elabora fermentando el fruto del algarrobo blanco o negro (Prosopis alba o Prosopis nigra).

Se combina una pasta de algarrobos maduros triturados (chauchas de algarrobo) con agua y se deja fermentar en un lugar oscuro durante varios días o más de dos semanas. Este proceso de fermentación le da a la bebida un sabor agradable, un tono parecido al naranja y un contenido alcohólico que aumenta con la fermentación prolongada.

Se recomienda tomarla fría y tradicionalmente se consume durante la ceremonia comunitaria conocida como Fiesta del Chiqui, que se lleva a cabo en los pueblos de las provincias de La Rioja y Catamarca.

Aloja de chaucha

Aloja de chaucha se elabora fermentando el fruto del algarrobo blanco o negro (Prosopis alba o Prosopis nigra).

Actualmente no se vende comercialmente, sin embargo, a menudo está disponible en ciertos quioscos relacionados con el turismo: “A pesar de la continua tradición de beber aloja de chaucha por parte de las comunidades locales, el consumo de esta bebida se ha reducido significativamente, por un lado por su complejo proceso de elaboración, y por otro, porque es desconocida para la mayoría de las generaciones más jóvenes”.

Puede agregársele un poco de azúcar, pero, según los entendidos, esto “desvirtúa el sabor final de la bebida”. Durante el proceso de elaboración, se coloca el recipiente en un ambiente oscuro por un periodo de aproximadamente 4 días, en el que se genera el suficiente grado etílico para convertirla en una bebida de sabor muy agradable.

Aloja de chaucha

El proceso de fermentación le da a la bebida un sabor agradable, un tono parecido al naranja y un contenido alcohólico que aumenta con la fermentación prolongada.

Cuanto más tiempo se deje el preparado mayor es la graduación alcohólica que alcanza, no siendo recomendable dejar por más de dos semanas el preparado, siendo frecuentemente de color anaranjado. Alcanzada la graduación deseada, se extraen las algarrobas y puede conservarse refrigerado.

Es una bebida típica del norte y de la región Chaqueña de Argentina, lugares donde abundan los algarrobos. Hasta los años 1960 era común la venta de aloja en quioscos (despachos callejeros) especiales ubicados en las plazas de ciudades como San Miguel de Tucumán, los quioscos de aloja eran estructuras metálicas que por su forma solían ser llamadas “campanas“. Existen otras variantes de aloja según el ingrediente principal que se utiliza, por ejemplo: aloja de maní, maíz etc.

El Aloja en otras versiones

En Chile, es la aloja de culén. También se usa en la preparación del “ponche de culén”, una bebida espirituosa tradicional que se elabora para celebrar Navidad y año nuevo: palitos frescos y descortezados de culén se hierven en agua, se cuelan, y con el líquido y azúcar se hace un almíbar, al que se añade aguardiente una vez que está frío.

En la localidad de San Pedro de Atacama, Región de Antofagasta, el pueblo indígena lickanantai (atacamas o, atacameños) prepara una bebida alcohólica fermentada a base de agua y frutos de algarrobo criollo (Prosophis alba) que los españoles cuando llegaron a la región, lo llamaron aloja.

Por su parte, en España, se le llama aloja a una bebida que era servida en los corrales de comedias en los siglos XVI y XVII. Estaba compuesta de agua, miel y especias (como canela o pimienta blanca) y era vendida en los alojeros, cuando había función.

La relación con el teatro

La aloja fue, hace 400 años, la bebida típica de los teatros. En ese tiempo, Shakespeare en Inglaterra se ganaba su lugar en la historia y España vivía su época dorada en el teatro, el Siglo de Oro, una de las cimas del arte teatral, con talentos invaluables como Lope de Vega y Calderón de la Barca. Esos días vieron aparecer los primeros teatros públicos y, justo al entrar, se encontraban emplazados los “alojeros”, encargados de vender la aloja y otros alimentos como frutos secos y de temporada.

La aloja

La aloja fue, hace 400 años, la bebida típica de los teatros.

La Aloja fue la bebida sensación del Siglo de Oro (XVI-XVII), sin embargo, fue desapareciendo progresivamente, desplazada por nuevas y “modernas” bebidas. Un escritor, el Doctor Thebussem, decía en 1881: “La moda y el progreso, refinando el paladar de las gentes, han cambiado ya el hipocrás, el hidromel y la aloja, con el ponche, el café y el chocolate”.

Te puede interesar: